Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 ABCdelVERANO CULTURA MARTES, 24 DE JULIO DE 2018 abc. es estilo ABC Joan Punyet Miró Se muestra muy satisfecho con la gran acogida que está teniendo la exposición de su abuelo en el Centro Botín Generosidad La alcaldesa de Santander destaca la generosidad de los herederos del artista con la ciudad De izquierda a derecha, Fátima Sánchez, Joan Punyet Miró y Gema Igual junto a una escultura de Miró EFE La familia Miró cede cuatro esculturas del artista a Santander Las piezas han sido depositadas por cinco años renovables en el Centro Botín, que actualmente dedica una gran exposición al artista, y en los Jardines de Pereda ABC SANTANDER Los herederos de Joan Miró, representados por Joan Punyet Miró, nieto del artista y cabeza visible de la Sucesión Miró, han decidido realizar una cesión temporal a Santander por cinco años renovables de cuatro esculturas del artista que actualmente se exhiben en la exposición Joan Miró: Esculturas 1928- 1982 que permanecerá abierta al público en el Centro Botín hasta el 2 de septiembre. De esta manera, la familia de Miró pretende cumplir en Santander con el deseo del artista de que sus obras de gran formato se muestren en lugares públicos y sean accesibles a todo el mundo. Así lo manifestó ayer en rueda de prensa Joan Punyet Miró, quien se muestra muy satisfecho con la gran acogida que está teniendo la exposición de su abuelo en el Centro Botín. También participaron en este acto la directora ejecutiva del Centro Botín, Fátima Sanchez, y la alcaldesa de Santander, Gema Igual, quienes hicieron público su agradecimiento a los herederos de Joan Miró por este gesto de incalculable valor. Así, Sánchez se mostró encantada porque podremos se- guir disfrutando en Santander, tanto en el espacio expositivo del Centro Botín como en los Jardines de Pereda, de estas cuatro magníficas obras de Joan Miró, un gesto de absoluta generosidad de los herederos del artista con esta ciudad Un museo al aire libre Por su parte, la alcaldesa destacó que los Jardines de Pereda se están convirtiendo así en un verdadero museo al aire libre Tres de las obras cedidas han sido realizadas con objetos encontrados, una práctica habitual del ar- tista y uno de sus signos distintivos, mientras la cuarta restante es uno de los muchos homenajes que Miró le dedicó a la mujer. Todas ellas proceden de Palma de Mallorca. Femme Monument (1970) y Souvenir de la Tour Eiffel (1977) han sido cedidas al Centro Botín y se exhibirán en la galería E de la primera planta, que se convertirá en un espacio dedicado al artista. Femme Monument (cuyo origen es una pastilla de jabón de las que utilizaba Miró para limpiar pinceles) es una de las primeras esculturas que el artista hizo en la Fonderia Artística Bonvicini de Verona, donde creó piezas, especialmente, de gran formato, pulidas y de superficies lisas. La segunda es una obra de tres metros de altura concebida con objetos inicialmente sin validez artística, pero que para Miró desprendían una cierta magia o una positiva energía. Originalmente una lámpara de mimbre, se apoya sobre cuatro patas: la pantalla ha sido sustituida por la figura de un cabezudo, concretamente la de Groucho Marx. Por su parte, Tête (Tête sur socle) de 1978, y Femme (Femme debout) de 1969, son las obras monumentales que recibirá el Ayuntamiento de Santander y que se ubicarán en los Jardines de Pereda. Esta última es una figura maciza, imponente. Su origen está en una pequeña escultura de 1949 de solo 31 centímetros de altura. Como en otras ocasiones, Miró volvió a ella agrandándola hasta casi dos metros. Destaca el bronce patinado en negro, pulido, de la pieza. Hallan en un trastero seis obras de Willem de Kooning ABC Una de las obras de Willem de Kooning que han sido halladas ABC El año pasado, el marchante de arte David Killen adquirió por 15.000 dólares el contenido de un trastero en Nueva Jersey, cuyo interior albergaba 200 obras del estudio de Orrin Riley, un restaurador de arte que falleció en 1986. En declaraciones a The New York Post Killen afirma que no esperaba encontrar nada extraordinario, pero todo cambió cuando descubrió unas cajas grandes en las que ponía Kooning El fallecido Riley trabajó en el departamento de restauración del Museo Guggenheim y después montó su propia empresa, en la que restauró varias obras de Willem de Kooning. Los responsables de la subasta pensaron que las seis obras etiquetadas con el nombre del pintor eran copias. De hecho, la Fundación De Kooning no las ha autentificado, aunque Killen contrató a un experto, que trabajó para Riley, y según el cual no hay duda de que son obras originales de De Kooning. Sus lienzos alcanzan precios astronómicos en el mercado. Otra de las obras halladas podría ser de Paul Klee. Killen ha anunciado que mostrará al público las obras en su galería de Chelsea. Serán vendidas este otoño. Estoy listo para formar parte del club del millón de dólares dice el feliz marchante.