Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 ABCdelVERANO EN PORTADA LUNES, 23 DE JULIO DE 2018 abc. es estilo ABC Admiro a Picasso como Ferran Adrià se mide con el artista malagueño con motivo de la muestra La Cocina de Picasso que puede verse hasta el 30 de septiembre en Barcelona. Arte y gastronomía frente a frente y en una conversación repleta de contradicciones ANA LUISA ISLAS BARCELONA Ferran Adrià posa en la cafetería del Museo Picasso, en Barcelona L especial cuando tiene que presentar una nueva exposición. Los artistas as contradicciones están pre- también se cansan de hablar de ello. sentes en la vida de los artis- ¿Qué pensaría Picasso si viera su listas y los genios. La vida de Pi- ta de la compra en un museo? Seguracasso estuvo llena de ellas. mente se daría media vuelta. El debaFue un gran artista y, sin em- te de qué es arte y qué debe estar (o bargo, no puede decirse lo mismo de no) en un museo no es nuevo. Y aquí su desempeño como padre o esposo. Adrià no se corta. Si soy artista o no, Ferran Adrià no tiene hijos y poco co- ¿qué diferencia hay? ¿Cuál es el connocemos de su vida en pareja, pero cepto de artista? ¿Qué hace a alguien conversar con él es una contradicción un artista? En el mundo de la restauen sí misma. Para empezar, no se tra- ración, la mayoría de la gente lo que ta de una conversación, sino de un mo- hace es montar una empresa, aunque nólogo en el que, si se tiene suerte, el sea pequeñita, para ganar dinero, y cocinero permite alguna que otra in- después puede tener o no un compotervención. Durante el soliloquio, él nente artístico. Un artista de verdad mismo puede describir algo y, acto sequiere expresarse conguido, contradecirse, tinúa. Steve Jobs fue sin caer en la cuenun artistazo. La gente ta. Al hacerle notar dirá que no lo fue porla situación, Adrià sique tenía una empresa, pero, gue adelante, como si ¿y los caminos que abrió? Para nada. Acompaña su intervenmí, un artista de verdad es el ción con dibujos que garabaque abre caminos sigue. ¿En tea en un papel y que pueden ser qué quedamos? tan incomprensibles como su Yo soy creativo, en El Bulli discurso. Es lo que tienen los éramos creativos. Hacíamos genios. vanguardia, que es un nivel Eso sí, para él, ni genio superior, no me escondo. ni artista, aunque a nivel Pero de ahí a llamarlo mundial se le reconozca arte puntualiza. ¡Ahocomo tal. En el caso de Pira! Lo importante no es casso, su genialidad y nasi hacíamos arte o no, turaleza artística es insino qué podemos aprennegable: basta con darse der de la cocina en el mununa vuelta por el museo que do del arte y del mundo del lleva su nombre y ver lo que haarte en la cocina. En el mundo cía con la espina de un lenguado hay poquísimas personas que seo con dos escurridores de pasta. En pan quiénes son Richard Hamilton el caso de Adrià, que lleva más de diez y Michel Bras, poquísimas. Casi no exposiciones en distinhay cocineros que sepan, Pasión tos museos, el tema no aunque sea un poco, de culinaria está tan claro. Él insiste arte subraya. La Sepia que en llamarse creativo, pese Paradojas culinarias dibujó en 1914 a que al hacerlo utilice los mismos elementos Si Adrià es prolijo en conda buena cuenta de una pasión que usa para describir a tradicciones, el arte tamalimentada en un artista; a Picasso, en bién tiene lo suyo. Para este caso. Alguien que tabernas y cafetines muestra, basta observar los abre caminos apunta. bodegones y lienzos de Pi Lo que hacen los artistas y los crea- casso, pintando langostas en épocas tivos importantes es abrir camino, pre- de penurias. Si tenemos en cuenta que guntarse qué es el arte; ya no crear las langostas no tenían el valor que tieobras de arte, sino preguntarse qué es nen ahora, el tema cambia. Otra parael arte añade después de varias idas doja culinaria es que gracias a la mili y venidas. Al parecer, los caminos son Ferran Adrià llegó al Bulli. Si no huimportantes. Admiro mucho de Pi- biera estado en la cocina de Capitanía casso su profesionalidad, su búsque- General, no estaríamos hoy aquí senda continua de que hay algo más, esta tencia. Mucha de la vanguardia tecnoobsesión que tenía de reinventarse. lógica surge de la investigación miliNosotros en El Bulli teníamos una con- tar. Al parecer, la vanguardia culinatinua búsqueda comenta. ria también. Ojalá no fuera así dice. Con todo, e incluso cuando parece Pero así fue. Picasso, por su parte, eluque el chef se presta a la comparación, dió el servicio militar en 1902 gracias a Adrià este tema le cansa. Y, sin em- al pago de 2.000 pesetas. bargo, siempre le toca hablar de él, en La discordancia no termina ahí. Hay La exposición De la lista de la compra al Bulli Desde finales de mayo y hasta el próximo 30 de septiembre, el Museo Picasso de la calle Montcada alberga una de las exposiciones más importantes del artista malagueño de los últimos tiempos. La cocina tira, y Picasso aún más: su museo es el más visitado de Barcelona desde hace un par de años. Si a la ecuación se suma a Ferran Adrià, el resultado es un no va a más Las filas de una de las calles más concurridas del barrio del Born son interminables. El director del museo y co- comisario de la muestra, Emmanuel Guigon, lleva varios años trabajando en esta exposición y su labor para lograr la colaboración entre museos es digna de admiración. Para esta exposición, ha traído obras de Picasso desde museos de Madrid, París, Sttutgart, Múnich y Nueva York, así como de varias colecciones privadas. También se ha utilizado, por supuesto, material del propio museo, como sus cerámicas. Es también gracias a él por lo que Adrià participa con una intervención en la Sala Mauri, nuevo espacio del museo dedicado al arte contemporáneo e inaugurado el año pasado. En él, Adrià explora su concepción sobre qué es la cocina, su camino creativo, así como la evolución culinaria de El Bulli, pero también de la