Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 23 DE JULIO DE 2018 abc. es economia ECONOMÍA 33 EL QUINTO EN DISCORDIA POR JOSÉ RAMÓN ITURRIAGA Los impuestos y la batalla del relato siquiera con los nuevos objetivos de déficit. La suma de todos los impuestos en España son El Gobierno, con el presidente a algo más de 200.000 millones la cabeza, continuó la semana de euros, de los cuales apenas pasada con la matraca de los más de 20.000 corresponden al impuestos. En la comparecenimpuesto de sociedades, que es cia en el Congreso de la semana prácticamente el doble de lo pasada no dijo nada que no que quieren gastar de más. supiéramos, pero sí confirmó Por tanto, más allá de las cuál será la canción que suene dificultades que pudieran tener durante resto del mandato: para aprobarlo y los evidentes ellos son muy buenos y van a problemas de carácter técnico gastar más, solo faltaba, porque que no son pocos que supona socialistas no les drían las reforgana nadie. Y los mas fiscales malos pagan la planteadas, los fiesta: bancos, números no compañías salen. Sencillatecnológicas y mente, no es grandes corporaposible recaudar ciones creo que el doble en el este fue el eufeimpuesto de mismo que utilizó Sociedades. Sánchez, pero Lógicamente, reconozco no van a jugar esta encontrar las baza electoral y fuerzas para les puede releerlo y buscarpermitir ganar la JAIME GARCIA lo son los que, de Pedro Sánchez batalla del acuerdo al relato. Nosotros argumentario del PSOE, van a hemos querido aumentar el soportar las indispensables gasto social a costa de los malos subidas de impuestos. El sin tocar los impuestos a las planteamiento es facilón y personas físicas, por supuesto, rezuma populismo, pero que ahí hay poco rédito electopermite que el PSOE levante el ral y el PP y Ciudadanos lo han discurso a los amigos de impedido No es algo muy Podemos. sofisticado, pero probablemenEl problema es que los te sí sea útil para los intereses números no salen. Haciendo de presidente cuyo primer acto una cuenta muy sencilla se de campaña fue la moción de puede llegar a la conclusión de censura. Y van a seguir con esta que con las medidas anunciamilonga hasta el día que das no llegan a lo que se han votemos, cuando quiera que comprometido a gastar, ni suceda. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump REUTERS La doctrina Trump Como apuntaba la semana pasada Gideon Rachman en su columna semanal en el Financial Times el hecho de que el presidente americano esté abandonando las líneas maestras de la política exterior estadounidense desde Kennedy libre comercio y democracia no se debe a un trastorno mental sino a lo que se podría llamar la doctrina Trump. Esta forma tan peculiar de hacer las cosas se sustenta en cuatro principios. Primero, la economía está por encima de todo. Y es el interés económico exclusivamente lo que lo determina todo. Segundo, no entiende el valor de las instituciones y sólo considera interlocutores a los países soberanos. Y todo lo anterior desde una ausencia clamorosa de valores, los cuales desprecia. En su opinión son síntoma de debilidad. Enfrenta la cultura en su acepción más básica, entendida como raza, con los valores. Así las cosas, entiende el mundo como zonas de influen- cia y le parece natural que Rusia, China y ellos mismos impongan su visión del mundo en sus respectivas áreas. Es un enfoque sencillo, radical y profundamente equivocado. La única ventaja es que este planteamiento tan simplista se ha topado pronto con sus propias limitaciones. El planteamiento está ya haciendo aguas porque la premisa sobre la que se construye todo resulta falsa. De hecho, la economía americana seguramente ha sido la que más se ha beneficiado del libre comercio y de la democracia en el mundo. Probablemente el presidente Trump seguirá tuiteando y amagando, pero no va a llegar más lejos. Los adultos de la habitación se están encargando de explicarle que la que puede salir muy trasquilada de una guerra comercial es la propia economía americana. Y más allá del uso electoralista que pueda hacer de las distintas amenazas, no hay duda de que no puede ir contra su único ídolo: el dinero. EL INMOBILIARIO SUMA Y SIGUE Con la venta de Sabadell de su cartera inmobiliaria, los bancos españoles han liquidado su exposición al ladrillo con operaciones que limpian sus balances V uelvo sobre el tema y siento repetirme más que las sardinas en lata, pero creo que, desde la óptica de los mercados, la cantidad de operaciones que están llevando a cabo los fondos de inversión oportunistas en España es la mejor demostración de la distorsión tan grande que hay en los precios de los activos españoles. La semana pasada arrancaba con el anuncio de uno de los inversores más grandes del mundo, Brookfield va a invertir en España entre 10.000 y 20.000 millones de euros. Quere- mos aumentar la inversión en España por su enorme potencial El miércoles, otro de los sospechosos habituales, Blackstone, anunciaba la de todos los activos logísticos de la socimi Lar. El precio que en este caso ha estado dispuesto a pagar el inversor americano que no se caracteriza por ser una hermanita de la caridad está por encima de los precios de tasación y ha supuesto un retorno extraordinario para la inmobiliaria española. Por último, al final de la semana el Sabadell anunciaba la venta de su cartera inmobiliaria a otro de los grandes fondos de capital riesgo americano que se está poniendo tiznado en España (Cerberus) Con esta venta, los bancos españoles han liquidado su exposición al ladrillo y, lo que es más importante, las ventas no han supuesto consumo de capital, lo que demuestra que las valoraciones de las carteras de los bancos son correctas. Así, tras diez años provisionando, hoy las entidades bancarias son capaces de liquidar sus carteras a precio de hedge fund sin que les supongan ninguna merma de capital. La mejor prueba de que los balances de los bancos han quedado limpios. La actividad frenética de estos grandes inversores en España constituye una muy buena muestra del potencial que hay ahora mismo en muchos de los activos españoles. Podemos comentarlo y también podemos participar.