Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 INTERNACIONAL LUNES, 23 DE JULIO DE 2018 abc. es internacional ABC La catedral de Managua acoge El templo abre sus puertas a las mujeres ante la amenaza de las turbas sandinistas Los manifestantes desafían el miedo y vuelven a las calles en contra de Daniel Ortega MERCEDES GALLEGO ENVIADA ESPECIAL A MANAGUA H acía días que los paramilitares rafagueaban por las noches a las mujeres que velaban la suerte de sus hijos y esposos a las puertas del tenebroso centro de detenciones El Chipote, decididos a hacerlas desistir de su búsqueda. Ellas aguantaron firmes bajo el sol, la lluvia y las balas hasta que el sábado llegó la noticia de que el Frente Sandinista había convocado a sus turbas para sacarlas a palos. Fue entonces cuando se abrió el cielo, o al menos las puertas de la catedral. El modus operandi ya lo conocían: la Policía rodea la zona para que nadie pueda salir y las turbas entran armadas con bates, piedras y cadenas. La encerrona es salvaje, de eso dieron fe las cabezas abiertas de los estudiantes que hasta perdieron ojos en los primeros días de las protestas. Esta vez cuando llegaron sólo se encontraron con unas cuantas familias que se habían negado a marcharse. El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) aprovechó la cobertura mañanera del camión de basura para llegar hasta las mujeres y convencerlas de que salieran con ellos para evitar la paliza. Recogieron las sillas plegables y las colchonetas en las que algunas llevaban varias semanas durmiendo a la intemperie y aceptaron, como los revolucionarios de hace 39 años, que una retirada a tiempo es una victoria. Pasar de la cárcel a la casa de Dios ayudó a suavizar la amargura. Lo que intenta el Gobierno es crear una única verdad, la de que todos los que están ahí presos son delincuentes y terroristas explicaba Tamara Dávila, que coordinó este repliegue de madres. Su presencia delataba que no lo son indicaba. En las calles los manifestantes desafiaron la represión del régimen para salir a protestar, mofándose de las etiquetas gubernamentales con la zalamería nicaragüense. ¿Miedo nosotros? ¡Si somos terroristas, cómo vamos a tener miedo? se reía Esther López. ¡Vivan los vandálicos! A me- Manifestantes de la oposición nicaragüense participan en la marcha Masaya florecerá en Managua AFP