Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA El golpe del 1- O La Justicia PARAÍSOS JUDICIALES EN LA UE VIERNES, 20 DE JULIO DE 2018 abc. es espana ABC Alemania Bélgica Una extralimitación flagrante Desde el primer momento tuvo claro que no entregaría a Puigdemont por el delito de rebelión y lo llegó a decir en varias ocasiones sin llegar a analizar siquiera la ingente documentación aportada por el juez del Tribunal Supremo y los fiscales españoles y alemanes. Lejos de limitarse a constatar si el delito de rebelión tiene un equivalente en la legislación penal del país (doble incriminación) los magistrados entraron a valorar los hechos, a discutir si hubo o no violencia e incluso a analizar la participación de Puigdemont en los hechos en base a su propia declaración negándola. Objeciones formales inasumibles Llarena también se detiene en la negativa de Bélgica a tramitar la euroorden en los términos en la que fue concebida, como herramienta de cooperación internacional. En este caso no fue una extralimitación a la hora de valorar la entrega de Comin, Serret y Puig, sino un defecto de forma lo que llevó a las autoridades belgas a ni siquiera entrar en el fondo de la cuestión. Bélgica sostiene que es necesaria una orden nacional de detención; para Llarena, el auto de procesamiento que acompaña a la euroorden es suficiente. Sus objeciones formales son inasumibles dice el juez español. El TS certifica la muerte de la euroorden y las retira todas Llarena rechaza la entrega de Puigdemont solo por malversación y acusa a Alemania de haberse extralimitado NATI VILLANUEVA MADRID Veinte años sin pisar España El proceso sigue adelante en España El juicio a los procesados por el 1- O que sí están a disposición de la justicia (18) sigue adelante conforme a lo previsto. Nueve de ellos fueron procesados por rebelión. En total fueron 25 los encausados a los que Llarena propuso sentar en el banquillo. Siete huyeron, entre ellos el expresidente Puigdemont, y se libraron las respectivas órdenes de detención internacional. Desde ayer ya no están vigentes. Otra posibilidad para eludir la acción de la justicia sería volver a España con el delito ya prescrito, lo que en el caso de la rebelión se sitúa en un horizonte de 20 años. Una dentellada a la capacidad jurisdiccional española y una limitación intolerable a nuestra soberanía nacional Así califican en el Tribunal Supremo la decisión del tribunal regional de Schleswig- Holstein de no entregar al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont por rebelión el más grave de los delitos por los que era reclamado y sí hacerlo por malversación. Para la Sala Penal del Alto Tribunal español, la decisión de Alemania ha puesto de manifiesto que la euroorden ha muerto un mensaje que el juez Pablo Llarena quiso mandar ayer a la comunidad internacional con la retirada de todas las cursadas en Europa (Alemania, Bélgica, Reino Unido y Suiza) por el 1- O. El magistrado que ha instruido durante los últimos meses el intento de golpe de Estado del independentismo catalán dictó ayer un durísimo auto en el que, además de argumentar por qué no acepta la entrega del expresidente procesado por rebelión, reprocha a Alemania la falta de cooperación en el marco de una herramienta basada precisamente en la confianza mutua entre los Estados miembros. Pero Alemania, advierten en el Supremo, es sólo la punta del iceberg de una situación que se reproduce desde hace meses por acción o por omisión en los distintos países a los que ha acudido España para pedir su colaboración ante el intento de secesión promovido por el anterior Ejecutivo autonó- La Fiscalía, una pieza clave En todo momento ha ido de la mano del juez Llarena y ha colaborado activamente en la tramitación de la euroorden y en la aportación de información a las fiscalías vecinas. Ayer mismo, en el escrito en el que se opuso a la libertad de los presos procesados, avaló la actuación de Llarena al denunciar también la indebida intromisión del tribunal regional alemán: valoró aspectos que correspondían al Tribunal Supremo. Sin poder pisar suelo español La orden de detención nacional e ingreso en prisión sigue activa. Esto significa que ninguno de los siete huidos (Puigdemont, Lluis Puig, Toni Comin, Meritxell Serret, Clara Ponsatí, Marta Rovira y Anna Gabriel) puede poner un pie en España sin ser detenidos y juzgados por su participación en el 1- O. Una nueva victoria El independentismo vendió la retirada de las euroórdenes como una absolución judicial. Para el presidente de la Generalitat, Quim Torra, es una nueva victoria Para Puigdemont, un gesto que demuestra la debilidad inmensa de la causa judicial El expresident tiene previsto volver a su casa de Waterloo (Bélgica) para poner en marcha el Consejo de la República, una de las estructuras en el exterior con las que pretende seguir tutelando la política catalana e internacionalizando el procés mico. Así, siendo la euroorden cursada a todos los países la misma, su tramitación se ha encontrado con obstáculos distintos: el país que no se ha extralimitado (como ha hecho Alemania) ha visto defectos de forma que otros no han visto en la tramitación (Bélgica) y el que no ha hecho ni una cosa ni la otra ha ido retrasando sine die la vista para estudiar la entrega (Reino Unido) Y todo pasando por un país, Suiza, que ni siquiera ha confirmado que la procesada reclamada, Marta Rovira, se encuentra residiendo allí. El denominador común de todos estos países ha sido la falta de colaboración flagrante No en vano, y salvo en el caso de Alemania, son los paraísos judiciales que los propios huidos escogieron de antemano para Carles Puigdemont