Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA La pugna por Génova VIERNES, 20 DE JULIO DE 2018 abc. es espana ABC Análisis Mucho compromisario no dice la verdad Nadie apuesta porque algunos cálculos factibles apuntan a una diferencia entre los candidatos de apenas un centenar de votos MANUEL MARÍN Las frases de los candidatos Pablo Casado Cataluña Vamos a cambiar algunas cosas, la operación diálogo es un fracaso. Esto pasa porque no aplicamos el 155 como había que aplicarlo Mujer presidenta Es una ofensa para la mujer decir que una debe presidir el PP Nos estamos equivocando a la hora de hablar de señoras y señores Aborto El aborto no es un derecho. No hay nada más progresista que defender la vida. Considero que estoy a favor de la cultura de la vida Impuestos Apuesta por una revolución fiscal con rebajas en los impuestos y en el IRPF, y la supresión de sucesiones, donaciones y patrimonio Partido Popular Son las políticas de Soraya las que nos han mandado a la oposición. ¿Por qué vamos a hacer lo mismo cuando estamos bajando en las encuestas? Educación Vamos a defender la libertad educativa y recuperar las evaluaciones de la LOMCE. Además tenemos que ser muy firmes contra las políticas de adoctrinamiento Sáenz de Santamaría Cataluña Lo que toca ahora es firmeza, lo que toca es la defensa del Estado y llevar al Gobierno a Cataluña, y no sacarlo Mujer presidenta Tampoco creo en la diferenciación por género, creo que debe haber una presidente pero no por su género, sino por su capacidad Partido Popular Hemos perdido tres millones de votos por la corrupción. Todos en el partido dimos la cara pero los responsables son los corruptos Educación La educación concertada ha funcionado siempre muy bien y creo que hay que mantenerla y apoyarla, no es un problema de recursos Aborto El aborto es siempre un fracaso de todos. Este es un debate en el que se mezclan muchas cosas y muchas opiniones Impuestos Somos un partido que baja los impuestos cuando tenemos margen y podemos garantizar el Estado del bienestar Hoy comienza el congreso del PP más relevante en décadas para dirimir la sucesión de Mariano Rajoy y modelar un futuro de partido que será muy diferente en función de quién lo gane. La única certeza es que ya quedará muy poco del PP diseñado por Rajoy durante catorce años, y que con Pablo Casado retomaría una senda liberal y neoconservadora, frente a la tesis centrista- liberal y posibilista que adoptaría con Soraya Sáenz de Santamaría. Y todo ello, bajo un manto de absoluta incertidumbre sobre lo que pueda ocurrir con el reparto definitivo de los votos de los 3.082 compromisarios que votarán mañana al mediodía. Nadie apuesta porque algunos cálculos factibles apuntan a una diferencia entre ambos candidatos de apenas un centenar votos. Además, esa incertidumbre crece en la medida en que aún se calculan entre 300 y 400 compromisarios indecisos y silenciosos que no optarán hasta última hora, después de observar las negociaciones in situ durante el Congreso y de haber escuchado a Mariano Rajoy. Los compromisarios mentirosos Los recuentos oficiosos de compromisarios afines a las dos candidaturas son una entelequia. Primero, porque no cuadra que Casado y Sáenz de Santamaría se atribuyan más del 60 por ciento. Y segundo, porque los controles estrictos del censo, las presiones de dirigentes con capacidad de influencia sobre los delegados, la fortaleza invisible del aparato, y las pugnas de egos hacen que todo el proceso sea incierto. Sabemos a ciencia cierta que hay compromisarios que dicen a quien les pregunta lo que quieren oír. Y sabemos que los hay que no dicen la verdad. Y sabemos que los hay obedientes con ánimo de votar casi en bloque en su provincia, y sabemos que hay quien no ha abierto la boca por miedo Por eso, a priori, no pueden ser válidas ni las cuentas de la vieja que, según Santamaría, hace Casado; ni la presunción del triunfo claro de Santamaría que se atribuye su equipo, cuando no cesa de ofrecer un pacto por la unidad antes de la votación como síntoma de inseguridad como arguyen los colaboradores de Casa- do. Objetivamente, el PP vivirá la épica de una votación a ciegas en la que es imposible calcular qué compromisario anónimo ha mentido. Sin solución para una lista de unidad Llegados a este punto de crudeza en el enfrentamiento entre los dos can- didatos, con vídeos y acusaciones destructivas de por medio, nada apunta a un acuerdo de última hora para cerrar una lista de unidad. El PP se ha abierto a sí mismo en canal con unas primarias mixtas que, más allá de ser un instrumento de democracia interna frente a la imposición de los clásicos dedazos han fracturado al par- tido desorientando al militante y confundiendo al votante. Había muertos, fantasmas y odios en los armarios del PP. Más parece hoy que Rajoy o José María Aznar hayan sido un lastre para el partido, y no los presidentes que lo condujeron a amplias mayorías absolutas. La herida estaba a medio suturar y oculta bajo un esparadrapo. Pero