Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN POSTALES VIERNES, 20 DE JULIO DE 2018 abc. es opinion ABC JOSÉ MARÍA CARRASCAL A los cuatro vientos Rosa María Mateo Consejo de Política Fiscal AZNAR VERSUS RAJOY Rajoy ve la política como el arte de lo posible mientras Aznar va a por todas, sin respetar limitaciones de ningún tipo Operación RTVE, segunda edición Se retiró como presentadora en Antena 3, pero Rosa María Mateo quiere reverdecer los laureles que la convirtieron en musa de la Transición para una izquierda que ahora la recupera como administradora única de RTVE. Esa es su apuesta, casera y de confianza. Puntal del felipismo televisivo y propagandista indisimulada del PSOE en tiempos de campaña electoral, la veterana periodista entra al trapo de la operación de control de la emisora pública. La misma musa para otra transición. Barra libre, que hay elecciones La relajación de los objetivos de déficit no solo va a permitir a las comunidades darse un buen respiro financiero durante los meses que restan hasta las elecciones autonómicas y municipales. El Estado está que lo tira y Hacienda invita a una ronda a través del FLA. También los ayuntamientos con problemas van a encontrar ayuda en el departamento que dirige María Jesús Montero. El sacrificio y los esfuerzos de los contribuyentes durante los años de ajuste y recorte han quedado atrás. La crisis ha terminado oficialmente. Toca gastar para volver a empezar. L A pugna que vamos a ver mañana en el congreso del PP para decidir su próximo líder no es entre los contendientes oficiales, Santamaría y Casado. Es entre Aznar y Rajoy, los líderes anteriores, que vienen forcejeando desde hace tiempo, el uno sin rebozo, el otro renuentemente, como hace todo. Soraya y Pablo, que han servido a ambos, no hacen más que representarlos, y recibir los golpes, claro, pero al hacerlo voluntariamente, no les duelen. Otra cosa son los golpes que reciba el partido. Que Aznar eligió a Rajoy para sucederle, por ser el más leal, sacrificado, trabajador miembro de su equipo, creyendo que continuaría dirigiendo el PP y el país a través de él, es algo que sólo negarán sus más fieles seguidores. Que al comprobar que no era así comenzó a hacerle la guerra, subrepticia primero, abierta luego, está a la vista. Conservadores y funcionarios ambos, su carácter no puede ser más distinto. Aznar lo ve todo a través del prisma personal, como realización de su ego, de ahí que considera la cumbre de las Azores y haber sido invitado al rancho de Bush cimas de su carrera. Mientras Rajoy oculta su ego y toma la política como una tarea burocrática, en la que hay que solucionar los problemas uno tras otro. Sacar España del abismo económico en que la encontró fue su prioridad, subordinando todo lo demás a ello. Lo consiguió, pero a costa de que los nacionalistas se le subieran literalmente a las barbas. Una vez que lo había conseguido y visto que todo se volvía contra él, no tuvo el menor inconveniente en volver a su Registraduría de la Propiedad. ¿Se imaginan ustedes a Aznar volviendo a ser Inspector de Hacienda? Lo que hizo fue multiplicar sus actividades en la política nacional e internacional. Aunque su mayor diferencia tal vez sea que Rajoy ve la política como el arte de lo posible contentándose en los casos límite con lo menos malo mientras Aznar va a por todas, sin respetar limitaciones de ningún tipo. En eso se le ve el castellano- vasco (su apellido lo es) mientras a Rajoy se le ve el gallego a la legua. Mañana librarán su mayor pulso a través de segundos, que reivindican sus respectivas herencias, ante un PP sumido en el desconcierto. De que salga roto o unido dependerá su futuro y, en buena parte, el de España, un país que se cree de izquierdas y es conservador sin saberlo, mejor dicho, sin saber qué es el conservadurismo moderno. Si lo supiera, esta pelea no hubiese tenido lugar, porque en el centro- derecha caben los aznares y los rajoys, sin necesidad de excluirse, como están haciendo. Aznar, fiel a su conducta, ha mostrado sus preferencias. Rajoy, en su línea de dejar que las cosas encuentren su acomodo natural, ha preferido mantenerse al margen. Pero tiene una deuda con su partido: explicar por qué tiró la toalla de forma tan súbita e inesperada. Precisamente cuando la otra gran crisis española, la territorial, llega a su clímax, al momento crucial. Que se lo explicase sería una buena despedida. CARTAS AL DIRECTOR Matrículas gratuitas para los que dan votos Escribo la presente tras leer que la Junta de Andalucía va a pagar la matrícula universitaria a los estudiantes andaluces. Esto me provoca indignación ya que desde el pasado curso escolar se retiraron las ayudas a las guarderías por carecer de recursos, según alegaba dicho organismo. No puedo callar más cuando soy mujer, madre, trabajadora y con estudios superiores, que, por cierto, pagué con mi propio bolsillo. Lo que resulta incoherente es que bajo la bandera de la igualdad, la conciliación familiar, la protección al menor, el permiso igual de maternidad paternidad y de las proposiciones del grupo socialista para que la educación preinfantil fuera obligatoria y gratuita, ahora retiren todas las ayudas para la escolarización en centros infantiles para poder costear, entre otras cosas, los estudios superiores de muchachos adultos con derecho a votar y a trabajar. He de hacer hincapié en que llevar a un niño a una guardería, además de ser bueno para su desarrollo, es una necesidad para que sus padres puedan trabajar (a pesar de los problemas de horarios calendarios... que también hay que solventar gracias a esa magnífica conciliación familiar antes mencionada) con cuatro meses vayan a un centro para que les den las atenciones que nos gustaría darles los padres por no sacrificar nuestra carrera profesional, nuestra realización y, al fin y al cabo, su futuro y el nuestro, pero sí sacrificando la economía familiar para poder costear el centro infantil (en torno a 300 euros el concertado y 500 el privado por si no consigues plaza... ese es otro tema que da para otra carta) y el tiempo de disfrute de ellos. ANA GASCÓN SEVILLA Carta a Pedro Sánchez Demostrado está que las prisas son malas consejeras. Tengo setenta y seis años y nunca he vivido una situación como la de ahora, que todo se considera urgente. Y a las pruebas me remito: sus primeras prisas fueron las de llegar cuanto antes a La Moncloa, y en su entrecejo, echar a Rajoy. Al final lo logró, pero de manera poco ortodoxa. Sin pasar por las urnas y con solo ochenta y cuatro diputados. Otra: la ministra de Educación, Isabel Celaá, anuncia la derogación, ya mismo, de varios artículos de la actual Lomce, especialmente los que se refieren a la enseñanza concertada y la autonomía de los centros, afirmando que puede estar o no estar en el sistema educativo para reconocer a continuación y a regañadientes que la inmensa Sonia Gaya, consejera de Educación de la Junta andaluza EFE Realizar estudios superiores es una opción de cualquier persona adulta que ya ha cursado una Educación Obligatoria y un Bachiller gratuito y que pueden costearse, si no tienen derecho a beca, trabajando a tiempo parcial, por horas o a tiempo completo, compaginándolo con sus estudios como hemos hecho muchas generaciones, que, por cierto, viene estupendo para madurar y conocer el mundo fuera de las faldas de mamá. Sí, esas faldas que hemos tenido que arremangarnos para que nuestros niños