Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE VIERNES, 20 DE JULIO DE 2018 abc. es ABC Pedro Cavadas empuja la silla de ruedas de Wilmer Arias, antes de la rueda de prensa que tuvo ayer lugar en el Hospital de Manises MIKEL PONCE Cavadas une a un hombre partido en dos Esto está chupado Durante años, los médicos de su país y de Estados Unidos aseguraron al guatemalteco Wilmer Arias que su caso no tenía cura. Herido de bala cuando jugaba con nueve años cerca de la casa de sus abuelos, su estado de salud fue agravándose hasta que, en 2015, tuvo que dejar su trabajo y sus estudios. En el momento de mayor angustia, Arias solo podía permanecer tumbado boca abajo en su cama. Tras dos años desahuciado por los médicos y con fuertes dolores, apareció de la nada el valenciano Pedro Cavadas y pronunció la versión moderna del levántate y anda: Esto está chupado Lo cierto es que el camino iba a ser largo. El doctor milagro sometió a Arias en el Hospital de Manises (Valencia) a dos complejas operaciones: una primera para limpiar la herida y otra para unir la columna. En esta segunda intervención microquirúrgica se utilizó el hueso del peroné y piel de las extremidades inferiores para poder juntar los restos de la pelvis a la columna. El resultado es que se pudo unir a una persona partida en dos y que hoy el joven de 28 años puede volver a sentarse en una silla de ruedas sin sentir dolor. El doctor me ha dado una segunda oportunidad para seguir con vida contó ayer Arias, que se prepara para regresar a su país y recuperar su vida. Poder bañarse en la mar será una de las primeras cosas que haga gracias a la magia de Cavadas. SOCIEDAD