Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 24 DE JUNIO DE 2018 abc. es cultura CULTURA 51 Gala con el sombrero- zapato de Elsa Schiaparelli inspirado en un diseño de Salvador Dalí. André Caillet, 1938 Gala, las virtudes que se suelen atribuir al hombre: la disciplina, el control del dinero, la que discutía con los marchantes Que yo sepa, a Dalí le visitaban muchas jóvenes y nunca se comentó. Igual es otra forma de machismo se lamenta De Diego Los surrealistas fueron pequeñoburgueses, fruto de su tiempo. ¿Les daba miedo en tanto mujer fuerte? Seguro. Siempre supo lo que quería Y, hablando de los surrealistas, cuenta Óscar Tusquets: Un día mi primera mujer, Beatriz de Moura, le preguntó a Gala: ¿No ha pensado escribir sus memorias? ¿Mis memorias? No tienen ningún interés. Mi vida ha estado dedicada a Salvador y no tengo nada que explicar Le dijimos: Pero una musa de los surrealistas como usted... A lo que comentó: Los surrealistas, ¡todos pederastas como la conciencia! Gran carga erótica Arriba, Gala con su hija Cécile, fruto de su matrimonio con Paul Éluard Los hombres veían en Gala una gran carga erótica en todos los sentidos, no solo sexual. Una mujer que atraía tamEra una mujer muy intuitiva. Supo ver bién por su cultura y su conocimiento. que con Dalí podía producirse la con- Gala supo ver la cosmovisión de Éluard, sumación de su propio mito Ernst y Dalí, lo innovadores que eran, Aborda Monika Zgustova en su libro su personalidad. Pero ella les influyó los traumas que siempre le persiguie- muchísimo. No era simplemente una ron: Desde niña era tísica, tuvo miedo musa, era mucho más advierte Monttoda su vida a morir de tuberculosis. Y, se Aguer. ¿Vampirizó a Éluard, Ernst y como vio los estragos de la Revolución Dalí? No, para nada dice Zgustova rusa en sus amigos, tenía miedo a per- Todo lo contrario. Era ella la que les daba derlo todo. Se puso a buscar dinero, de su propia energía. Necesitaba siempre forma incluso un poco dudosa, hacien- a un hombre a su lado a quien darle todo do demasiadas copias de las litografías su cariño. Su hija, Cécile, sobraba Gala de Dalí Eso habría que estudiarlo, no fue la mejor creación de Gala añade está contrastado del todo advierte Estrella de Diego. Montse Aguer. Para Zgustova, Gala siem ¿Se sacrificó como mujer y como arpre se sintió como una intista? No. Puso su creatrusa: No encajó en el cotividad al servicio de los Montse Aguer legio, ni con los surrealishombres que tenía a su Gala supo ver tas, tampoco con el padre lado dice Monika Zgusy la hermana de Dalí; ni que con Dalí podía tova. La exposición del producirse la con el padre de Paul MNAC, afirma Montse consumación de Aguer, habla de las difeÉluard... Ni siquiera con su propia familia Tenía rentes Galas. Era una persu propio mito terror a quedar arruinasonalidad con muchos da y a envejecer (se hizo Oscar Tusquets frentes. Una mujer culta, unas cuantas operaciones libre, abierta, muy atraí Decidió Gala estéticas y vestía como da por el mundo artístico que aquel chico una niña) añade Tuse intelectual. Una de las de Figueras tan quets. Por ello, dice, se ropocas mujeres aceptadas sugestivo, original por el grupo surrealista. deaba de jóvenes. ¿Fue víctima de la mi- y salvaje Dalí iba Fue escritora, editora, ora ser su obra soginia de su época? Sí, denaba y corregía los texpero no le preocupaba tos de Dalí... Tiene escasa nada. Hacía lo que quería explica Zgus- obra escrita, pero muy interesante tova De ella se han dicho muchas besPara retratar al personaje cuenta Óstialidades machistas. No se soporta que car Tusquets un episodio muy cruel, que una mujer mayor vaya con chicos de 40 bien podría ser una performance suaños menos. A Gala le interesaba mu- rrealista: Hubo un incendio en Cap de cho el sexo y los chicos jóvenes con los Creus. Gala y Dalí encontraron una caque se acostaba eran su elixir de juven- mada de conejitos abandonados y se los tud. Debió ser terrible ver a su herma- llevaron a casa. Los tenían en un cesto no acariciándola por la noche. A partir en la repisa de la cocina. Una noche se de entonces cogió el gusto por los amo- cayeron y murieron todos menos uno. res secretos. Cuando conoce a Dalí, su Lo adoraban, incluso comía en la mesa sexualidad ambigua sería un reto para con ellos. Al final del verano tenían que ella. A Dalí le gustó porque era muy fe- irse a París y Nueva York. ¿Qué hacer menina pero también tenía algo de efe- con el conejito? Gala se negó a que lo bo En este sentido comenta Tusquets cuidara el servicio. Nos lo vamos a coque Gala hizo lo que quiso en la vida: mer dijo. Se vistieron de gala y lo hiya de mayor tuvo amantes jovencitos y cieron. Dalí me lo contaba treinta años atractivos. Lo que habitualmente se atri- después muy afectado ¿Es cierto que buye a las virtudes de la mujer lo tenía Gala le hizo jurar sobre la Biblia a AmanSalvador: imaginativo, creativo, desor- da Lear que se casaría con Dalí cuando ganizado, no tenía ni idea del dinero. Y ella muriera? Sí, es verdad Abajo, Salvador Dalí y Gala trabajando en el proyecto Sueño de Venus Eric Schaal, 1939 sugestivo, original y salvaje iba a ser su obra. Y consagró su vida a crear esa obra. Él estuvo dispuesto. Reconoció que, sin Gala, hubiera sido simplemente un personaje loco. Gala tenía celos de todos los que rodeábamos a Dalí, mujeres y hombres. Nos maltrataba. Yo llegaba a Portlligat a ver a Salvador y Gala me decía en francés (se negaba a hablar en cualquier otro idioma) ¿Qué regalo traes hoy? No sabía que había que traer algo le respondía. ¿Cómo que no? Y empezaba a pegarme aquella viejecita con un lacito en el pelo delante de Sal- vador, que se partía de risa. Pero, cuando nos sentábamos y hablábamos, era una persona inteligentísima Su momento ha llegado Montse Aguer, directora de los Museos Dalí, cree que Gala era consciente de que se construiría una leyenda a su alrededor. Había una parte de misterio que le gustaba. Ella potenció estar oculta tras la fama y la personalidad de Dalí. Era libre, no se esforzaba por agradar a los otros. No le interesaba. Decía que ya llegaría su momento. Y ya ha llegado.