Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 SOCIEDAD DOMINGO, 24 DE JUNIO DE 2018 abc. es conocer ABC Omar Yaghi Podemos conseguir miles y miles de litros de agua del aire del desierto La química reticular Hemos creado un mundo de nuevos materiales, hechos a medida, con capacidades ilimitadas Omar Yaghi, en la sede de la Fundación BBVA, donde obtuvo el premio Fronteras del Conocimiento RAMÓN LADRA QUÍMICO, UNIVERSIDAD DE CALIFORNIA Este pionero diseña los MOF unas moléculas revolucionarias hechas a medida, para luchar contra la escasez de agua y el cambio climático GONZALO LÓPEZ SÁNCHEZ MADRID El objeto de deseo de Arabia Saudí Tiene el aspecto de un simple polvo grisáceo, pero puede hacer realidad un sueño: el de obtener miles de litros de agua del aire del desierto. Es uno de los MOF (entramados metalorgánicos) creados por el equipo de Omar Yaghi. Son moléculas con forma de red diseñadas a medida y con gran capacidad de absorción. Por la noche, captan el vapor y, por el día, lo liberan en forma de agua. Son baratas, ya se han probado en el desierto de Arizona y han despertado el interés en Arabia Saudí. Omar Yaghi (nacido el 9 de febrero de 1965 en Omán, Jordania) es químico en la Universidad de California en Berkeley y un pionero en el campo de la química reticular, una disciplina parecida a una química lego que se encarga de diseñar a medida moléculas muy estables para desempeñar todo tipo de funciones. Su trabajo en los llamados MOF, entramados de moléculas orgánicas y metales, le ha llevado a diseñar materiales capaces de absorber dióxido de carbono en chimeneas y de obtener agua del aire en los desiertos. Recientemente, sus éxitos le llevaron a Madrid para recibir el premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento. ¿Qué problemas quiere resolver con su trabajo? -Hemos contribuido a inventar un mundo de nuevos materiales: los metal- organic frameworks o MOF (algo así como entramados metal- orgánicos) Tienen capacidades ilimitadas. Son materiales y estructuras químicas que diseñamos para que sean muy estables y duraderos y para usarlos en muchas aplicaciones: como absorber dióxido de carbono, atrapar agua del ambiente o liberar fármacos. -Mi objetivo es doble: por una parte fortalecer el progreso en investigación de MOF. Y, por otra, potenciar los sectores y las actividades para aplicarlos. ¿Qué aplicación le interesa más? -La de captar agua de la atmósfera en los desiertos para poder emplearla en casa o en la agricultura. Es la que más me inspira y emociona. El agua es vida, y un tercio de la población mundial sufre la escasez de agua. Hasta ahora, nunca se ha logrado algo así, no hay precedentes. Creo que esta es la gran virtud de estos materiales. ¿Cuánta agua pueden conseguir? -Por cada mil mililitros de MOF se pueden extraer 200 mililitros de agua (un vaso) cada día. Podemos acelerar el proceso si colocamos un ventilador, alimentado con paneles solares o con baterías. Esta tecnología tiene un gran potencial. Podemos conseguir miles y miles de litros del aire del desierto. ¿Cómo explicaría lo que es un MOF? -Es un entramado formado por ladrillos que contienen unidades metálicas y unidades orgánicas (hechas de cadenas de átomos de carbono) Este entramado forma un espacio donde podemos atrapar otras moléculas o donde podemos colocar átomos que faciliten reacciones químicas. Podemos crear un número infinito de variaciones. Es como un Lego químico. A simple vista, sin embargo, los MOF pueden tener el aspecto de un polvo. ¿Se trabaja mucho en este campo? -Hay más de mil investigadores en todo el mundo trabajando en química reticular. Y en todas partes, incluso en países en vías de desarrollo. Ya hay al menos 70.000 MOF creados. Y va a haber muchísimos más, porque las posibilidades son infinitas y se pueden usar para resolver muchos problemas. ¿Cuándo disfrutaremos de las primeras aplicaciones? -Ya hay aplicaciones comercializadas. Una está en una empresa de Chicago y tiene que ver con la absorción de gases tóxicos en una fábrica. La otra se emplea para almacenar gas y liberarlo lentamente y conservar la fruta y la verdura. Poco a poco habrá más. ¿Qué hay de la captura de CO 2, el gas del calentamiento global? -Esta idea ya funciona en el laboratorio, pero todavía no estamos preparados para sacarla al mercado. Nuestro objetivo es atrapar este gas antes de que se libere a la atmósfera, en las chimeneas de centrales eléctricas, y transformarlo en productos de alto valor. Ya trabajamos en producir con él combustible, como metanol, y monóxido de carbono (CO) que sirve para fabricar productos químicos. -Han diseñado un MOF para tanques de combustible. ¿No es así? -Hay uno muy próximo a su uso comercial en los automóviles que funcionan con gas natural. Recuerde que estos coches son mucho más limpios que los que funcionan con gasóleo o gasolina. Y gracias al MOF, podemos almacenar tres veces más gas natural en un tanque. Esto ocurre porque la estructura del MOF ayuda a estabilizar y organizar el gas. ¿Cuáles son sus esperanzas de ayudar a evitar el cambio climático o la escasez de agua en el futuro? -Ya lo estamos haciendo, hemos resuelto el reto científico y la recaptación de carbono es una realidad. Además ya podemos obtener agua líquida del aire del desierto. ¡Ya estamos en el futuro! Ese es el poder de esta química, en la que hemos conseguido controlar la materia a nivel atómico. Es un grandísimo avance. ¿Qué nos deparará el futuro? -Creo que en el futuro vamos a poder hacer fibras para la ropa en la que las fibras se adapten al entorno. También estoy muy ilusionado porque podemos funcionalizar los poros y crear, por ejemplo, ADN sintético. -Parece bastante optimista. -Soy optimista porque cuando ponemos nuestra atención en algo, logramos hacer grandes cosas. El problema es que nos centramos demasiado en cosas superficiales que no tienen que ver nada con nuestros valores centrales. En parte porque las redes sociales y los medios nos bombardean con una basura que nos distancia de los problemas reales. Pero debemos comprender que es necesario invertir en nuestro futuro y plantearnos cómo está progresando nuestra civilización.