Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 24 DE JUNIO DE 2018 abc. es conocer SOCIEDAD 43 Cuartel de Pozoblanco del guardia civil de La Manada Á. CARMONA El abogado Agustín Martínez, ayer en la casa familiar de Prenda lle Por eso lamentaron el revuelo mediático que ha generado el caso y dijeron confiar en que con el tiempo termine pasando. ABC Las amistades peligrosas del grupo del Prenda ABC MADRID Lo he visto crecer Sobre el delito por el que se ha condenado a los cinco jóvenes, las opiniones fueron dispares. Unos aludieron a las malas compañías como la razón de este tropiezo en el camino Otra de las vecinas recordó que Joselito siempre ha sido un niño muy normal y dijo no entender cómo ha podido hacer lo que ha hecho Antes de cerrar la puerta despachó a la prensa con un yo qué te voy a decir de él si lo he visto crecer Era un chaval normal Más tranquila transcurrió la mañana en los domicilios del resto de los miembros del grupo, que permanecieron atrincherados en sus viviendas. Ninguno de los vecinos que quisieron hablar con ABC dijo haberlos visto e incluso compartieron el deseo de que ojalá no me los tenga que cruzar El rechazo quedó patente entre los que no tienen una relación directa con las familias. Distinto es cuando hay una convivencia diaria, como la de Juan, vecino del Cerro del Águila, que coincide con el padre de Alfonso Cabezuelo, propietario de un taller mecánico en el barrio. Admitió que está destrozado y lamentan todo lo ocurrido. Sobre Cabezuelo, dijo, era un chaval normal, con un trabajo fijo, con su novia y ha tenido que vender la casa para pagar los gastos del juicio Con normalidad transcurrió también la mañana en la peluquería en la que trabajaba Jesús Escudero, en Triana. Lleva varios años contratado, pero no ha hecho demasiada vida en el barrio aseguró la dependienta de uno de los negocios cercanos. Carteles con su foto se pegaron el viernes junto a la de sus amigos en la entrada de la calle San Jacinto, esquina con López de Gomara, pero ayer ya habían sido arrancados, apenas quedaba el recorte de uno de ellos sin más referencias. En el entorno, el Mundial era mucho más tema de conversación que la libertad de La Manada. Tres coches acudieron el viernes a recoger a tres de los miembros de La Manada que salían de la prisión de Pamplona. Uno de ellos lo ocupaba un joven que cuenta con numerosos antecedentes penales y el otro lo conducía un joven de la localidad navarra de Cadreita. Este es el coche que realizó una salida temeraria por la carretera de acceso al centro penitenciario de Pamplona con la finalidad de asustar a los periodistas que esperaban la salida. Los dos conductores forman parte del nuevo grupo de amigos que han forjado en Pamplona el grupo del Prenda mientras han estado en prisión. Uno de ellos cuenta con numerosos antecedentes policiales y penales. Todos ellos relacionados con actos violentos, desde un delito de lesiones has- ta un delito de violencia en el ámbito familiar. Tras su salida de prisión, después de recorrer varias carreteras de los alrededores de Pamplona sin rumbo fijo con la intención de despistar a los periodistas, todos emprendieron rumbo hacia Sevilla. Aunque antes de partir hacia su ciudad natal cenaron en Cadreita, la localidad de uno de los conductores. Allí tampoco fueron bien recibidos. Cuando los vecinos de la localidad navarra se enteraron de que los integrantes de La Manada cenaban en su pueblo, muchos de ellos se aproximaron a la casa para mostrar su repulsa, lo que provocó momentos de tensión que obligaron a reclamar la presencia de la Policía Foral, según se refleja en algunas redes sociales. Entrada ya la noche, todos ellos abandonaron Navarra camino de Sevilla.