Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 24 DE JUNIO DE 2018 abc. es espana ESPAÑA 25 Sin réplica a la posmodernidad simpática Quintanilla: La derecha no ha dispuesto de una propuesta capaz de abordar la ineludible restricción presupuestaria no forzada por el liberalismo antipático, sino por la posmodernidad simpática La trampa del moralismo indignado Vivimos tiempos peligrosos en los que las lentas conquistas de la civilización occidental parecen insuficientes y superficiales. El moralismo indignado de hoy no entiende la grandeza de todo lo conseguido dulación y una gradación de prioridades razonable para un mundo imperfecto. En esa incómoda lucha contra la deslegitimación de todo, la derecha tendrá siempre enfrente a los demagogos dible restricción presupuestaria forzada, no por los excesos del liberalismo antipático, sino por los de la posmodernidad simpática. Nada con lo que ayudar a que la vida social esquivara el miedo, la anomia y la corrupción, precisamente porque disponer de esa propuesta se consideraba ahora algo inapropiado, antiguo o carca Se abandonó el liberalismo añade. Según Quintanilla, el partido ha perdido en estos años muchos votos y muchas referencias muy reconocibles. Es un partido mucho más débil y desunido, simplemente porque no es posible mantener unido al centroderecha español ni a ninguno alrededor del nuevo liberalismo paradójico, que contradice sus pulsiones más elementales y sus experiencias más exitosas. Y es un partido más extremista en la percepción pública contrario, la renovación tendría que ser absoluta. El conservadurismo está dejando de ser una opción de conformismo más o menos acrítico o tradicional para convertirse en una opción más consciente e inteligente. Así, la derecha debe huir, si se me permite la expresión, de parecer un club del Barrio de Salamanca. La base social a la que podrían representar hoy es más amplia y transversal que la que ocupan ahora, pero a una parte de España le separan del PP una barrera estética y un escepticismo respecto a su mecanismo de selección de élites Para Graiño, vivimos tiempos peligrosos en los que las lentas conquistas de la civilización occidental parecen insuficientes y superficiales. El moralismo de hoy, que se refleja en la indignación de la calle y las redes, no entiende la grandeza y al mismo tiempo la fragilidad de lo que hemos conseguido hasta ahora. Estamos ante una suerte de inconsciencia civilizacional que hace que mucha gente esté dispuesta a destruir los mecanismos con los que hemos protegido nuestra convivencia. El centro- derecha tiene hoy a este respecto una misión urgente: proporcionar perspectiva histórica, defender las mediaciones políticas frente a la inmediatez moralista, proponer una mo- REIVINDICACIÓN DEL ESPÍRITU LIBERAL Y CONSERVADOR Miguel Ángel Quintanilla, doctor en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense, cree que buena parte del error cometido por la derecha y el PP parten de su congreso de Valencia. Allí sostiene se asimiló que la imagen del PP crispador era cierta. Y se asimiló también que esa imagen le impedía ganar, porque le penalizaba especialmente en Cataluña y en el País Vasco. El congreso de Valencia obedeció a esta convicción de que se quería un partido sin liberales y sin conservadores. Es decir, sin dos de las tres patas sobre las que se sostenía el PP Quintanilla cree que la crisis económica influyó también en la dispersión ideológica de la derecha, pese a la paradoja de que le sirvió para lograr una mayoría absoluta en 2011. Llegada la crisis y obtenido por ello el Gobierno opina no se disponía de una propuesta capaz de abordar la inelu- proponiendo una actualización de la relación entre el Estado y los ciudadanos. Debería ser ambicioso y reflejar esto en un nuevo lenguaje político: el bienestar debe volver a ser, en primer lugar, una responsabilidad individual; el Estado ampara, protege y promociona, pero no puede actuar como un perpetuo padre protector que priva a los individuos de las consecuencias de sus decisiones Es necesario añade armar ideológicamente la crítica pública de un Estado enormemente endeudado, con el que las generaciones venideras estarán condenadas a la desprotección Para Álvarez Tardío, el pragmatismo y el sentido de la realidad son factores primordiales de una renovación ideológica del centro- derecha. No deben confundirse con el reino de la tecnocracia y el desprecio de las ideas. El sentido de la realidad se refiere a una posición radicalmente contraria a la ingeniería social que motiva y mueve a las izquierdas, y que tantas veces contagia a la derecha de raíz democristiana VISIÓN PARA LA CREACIÓN DE UN PROYECTO NACIONAL ATRACTIVO Florentino Portero, fundador del Grupo de Estudios Estratégicos y director del Grado de Relaciones Internacionales de la Universidad Francisco de Vitoria, apela a recuperar los principios propios de un partido liberal- conservador y acomodarlos a la sociedad actual Así, opina que sobre esos cimientos se establece una visión de un proyecto, de un proyecto nacional atractivo en el que realmente se reconocen millones de españoles. Se trata de afrontar el futuro desde unas señas de identidad bien definidas y arraigadas en la Historia. Esa visión de la que hablo supone describir retos y amenazas, asumirlos y plantear una estrategia para afrontarlos NUEVO LENGUAJE POLÍTICO Y PRAGMATISMO Manuel Álvarez Tardío, profesor titular de Historia del Pensamiento Político de la Universidad Rey Juan Carlos, apela a una nueva relación entre el Estado y los ciudadanos con un nuevo lenguaje político en la derecha. El centro- derecha argumenta tiene la oportunidad de explotar la grave crisis que atraviesa la socialdemocracia, GUILLERMO GRAIÑO PROFESOR DE TEORÍA POLÍTICA DE UFV MANUEL ÁLVAREZ TARDÍO PROFESOR DE PENSAMIENTO POLÍTICO DE LA URJC MIGUEL ÁNGEL QUINTANILLA DOCTOR EN POLÍTICAS Y SOCIOLOGÍA DE LA UCM En la lucha contra la deslegitimación de todo, la derecha siempre tendrá enfrente a demagogos. Ese es su desafío Es necesario armar ideológicamente la crítica pública de un Estado enormemente endeudado Se abandonó un eje del liberalismo por miedo a que la derecha pareciera antigua y carca