Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 27.5.2018 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 37.404 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Teléfono de atención 901 334 554. Centralita ABC 91 339 90 00. EL BATALLÓN DE LOS PERPLEJOS Por Álvaro Martínez HARVEY WEINSTEIN PRODUCTOR DE CINE El depredador del millón de dólares... de fianza E ABC Feria de San Isidro. Los tendidos de Las Ventas llenos hasta la bandera durante la feria. A la izquierda, la alcaldesa, Manuela Carmena 700.000 contra la secta Inútilmente, Carmena quiere hacer desaparecer los toros de Madrid. Cada lleno en Las Ventas, un disgusto en Cibeles No hay una sola palabra de los toros en los 68 folios de la programación oficial del Ayuntamiento mientras que los huertos urbanos, por ejemplo, ocupan hasta dos páginas enteras, anunciando entre decenas de actos un formidable Taller familiar de estampado con frutas y verduras o de Introducción al vermicompostaje ¿Qué microscópica minucia representan los toros frente al vermicompostaje, ese detritus gusanero? Pues veámoslo. Además de un arraigo histórico imbatible, el ciclo isidril tiene un impacto económico de casi 75 millones de euros en la ciudad, una bendición... Un 30 de los asistentes a las corridas vienen de fuera de Madrid, lo que empuja el turismo y genera ingresos muy estimables a la ciudad: la venta de entradas y los derechos de televisión procuran 26 millones, los hoteles ven aumentados sus ingresos en 16,5 millones más, en los restaurantes y bares los aficionados se dejan 24,5 millones más, otros tres millones en transporte público... Pero no, el sectarismo carmenita y sus sensatísimos concejales les hace borrar del mapa lo que a ellos no les gusta o no toleran. Viven todos en una ciudad imaginaria en la que el coche, por ejemplo, es el gran enemigo. Esta pulsión eco- ruralista les lleva por ejemplo a llenar de semáforos el paseo de Extremadura con el fin de que haya más atascos y aquello sea un infierno. Y a celebrar, por tanto, que los embotellamientos aumente allí un 360 Cifras oficiales. Han leído bien, un 360 por ciento. Lo cierto es que si el objetivo es ahuyentar a los automovilistas sería menos contaminante poner dos francotiradores disparando a cada lado de la calle. Sin toros, sin coches, con un mar de desérticos carriles- bici... A veces este batallón se imagina a Carmena pasándolas canutas cruzando por Atocha con la cesta de mimbre en un brazo, como Paco Martínez Soria en La ciudad no es para mí E L jueves se llenó Las Ventas para ver a El Juli y Ginés Marín. El viernes también estuvieron de bote en bote los tendidos para ver a Juan Bautista, Talavante y López Simón bajo un tormentón que asustaría a Noé pero aún cayendo agua a manta de Dios muchos aguantaron hasta el final. Es probable que cuando termine la Feria de San Isidro hayan pasado por allí cerca de 700.000 espectadores. ¿Se imaginan que hubiera partido en el Bernabéu o el Metropolitano 34 días seguidos? Ni lo intenten, eso jamás ha ocurrido. Vemos que la isidrada suscita este año mucho interés, como lo generó el año pasado, y hace diez, y hace veinticinco y hace cincuenta. Hablamos del acontecimiento taurino más importante del mundo que lleva camino de su 75 aniversario, una longevidad que lo ha encumbrado a un lugar preferencial entre las señas de identidad de Madrid en primavera. Así las cosas, esté batallón todavía se rasca el cráneo sin dar crédito a que el Ayuntamiento de Carmena no haya incluido ni un mínimo reclamo de la Feria en las 68 páginas del programa oficial de las Fiesta de San Isidro. Nada, cero, para los populistas los toros no existen, es como si todo ese gentío que a las siete de la tarde baja por la calle de Alcalá hacia la plaza se esfumase misteriosamente al llegar a Las Ventas del Espíritu Santo. De repente, todos desaparecen y dos horas más tarde los 24.000 vuelven a aparecer calle arriba. ntre los libros que se llevó a comisaría por si su arresto se prolongaba, Harvey Weinstein (Nueva York, 1952) eligió uno de Elia Kazan, otro figurón de Hollywood ligado a la caza de brujas del senador McCarthy, para quien todo un genio del cine como el director de La ley del silencio ejerció de desenmascarador de presuntos comunistas ligados al mundo del celuloide. Fue el único mensaje que emitió el productor neoyorquino, santo y seña del star system del cine antes de entrar en un calabozo de Tribeca del que saldría horas después tras pagar a tocateja una fianza de un millón de dólares. Benjamín Barfman, su abogado, va a tener que esmerarse en el juicio para dejar en una mera campaña de persecución contra su cliente, y echar la culpa a los males del sistema el aluvión de denuncias que desde octubre a aquí le señalan como un brutal depredador sexual. Mi defendido no inventó el casting de sofá afirmó el letrado. Puede, pero aún así parece que se esmeró bastante en el procedimiento si tenemos en cuenta la extensísima lista de mujeres denunciantes, que crece por días pues se calcula que la cacería venérea de Weinstein se cobró entre 70 y 96 víctimas desde mediados de los noventa hasta nuestros días. Sus películas acumulan 81 estatuillas de Oscar y ha sido citado en una treintena de discursos de agradecimiento en la gala en la que se entregan los premios, de la misma manera que en su día fue condecorado como Caballero de la Legión de Honor y pasó a formar parte de la Orden del Imperio Británico. Hablamos del hombre más poderoso de Hollywood, un triunfador sin matices al que todos alababan, multimillonario casado un par de veces y padre de cinco hijos que ahora desciende a los infiernos dejando muy mal herido el prestigio de la industria del cine. Desde hace meses hay decenas de estrellas (algunas españolas) a las que no les da el dedo a la hora de borrar la huella de sus múltiples fotos posando sonrientes con el cazador. Por cierto, ya se está haciendo una película con su terrible historia. Hollywood no se para ni ante las bestias. AFP Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Milagro, m. Normalidad inexplicable.