Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 DEPORTES La decimotercera La película del partido Min. 25 Min. 28 DOMINGO, 27 DE MAYO DE 2018 abc. es deportes ABC Una final intensa Min. 50 (1- 0) Min. 54 (1- 1) El acoso del Liverpool El Real Madrid estuvo ahogado los primeros 25 minutos debido a la alta presión del Liverpool. Alexander- Arnold pudo hacer el primero, pero un magnífico Keylor Navas evitó el tanto de los reds Las lesiones Salah para el Liverpool en el minuto 28 y Carvajal para el Real Madrid en el 34, abandonaron el campo entre lágrimas debido a dos lesiones, a sabiendas además de que podían perderse el Mundial. Gol de Benzema Milagro en el Olímpico de Kiev. Error del cancerbero del Liverpool, que intentando jugar con la defensa perdió el balón ante Benzema, que con solo estirar la pierna mandó el balón a la red. Empate del Liverpool Los reds ponían las tablas en el marcador en un córner mal defendido del Real Madrid. Lovren intervió un centro de Milner, dejando la pelota a merced de Mané, que empujó el balón a gol. Carvajal, lesionado AFP Bale, MVP de la final y desafío al club Decisivo con dos goles, lanzó un reto: Tengo que jugar más. Quizá me quede o quizá no RUBÉN CAÑIZARES ENVIADO ESPECIAL A KIEV Eran las 18.30 horas, cuando Zidane reunió a toda su plantilla en uno de los majestuoso salones del Hotel Ópera. Allí, la decisión más difícil de su corta y exitosa carrera como entrenador: elegir entre Karim Benzema o Gareth Bale, otrora titulares indiscutibles cuando la BBC era un tridente innegociable. Aquello formó parte de un Real Madrid más joven y veloz, donde la rapidez de los tres de arriba era una apisonadora para cualquier rival. Pero los años pasan, también para los futbolistas de élite, y francés, Histórico tanto galés y portugués perdieron ese segundo que le hacía lleMarcelo, zozobra genuina, puso gar antes que ningún otro deun balón con la derecha desde fensor. Llegaron también el pico del área. El centro las lesiones, y en númeno cogió demasiado vueRemate de oro ro importante en el caso Es primer gol de lo, pero Bale se las ingede Bale, a la vez que Isco nió para hacer magia. chilena y es el emergía como ese cuarDesde el punto de penalmejor que he to centrocampista que le ti, y de espaldas a la pormetido en mi daba el equilibrio necetería, sacó un remate acrocarrera sario a un Madrid partibático que se embocó en do con la BBC. Y ahí mula escuadra de Karius. Carió la titularidad de Gareth en el equi- rrera al banderín de córner, piscina y po blanco. Suplente en la final de piña del resto de sus compañeros. Cardiff, y también banquillo en Kiev: La escena triunfal se repitió en el Respeto la decisión de Zidane, pero minuto 83. Bale, libre de marca, reciestoy muy decepcionado por no haber bió un balón a 35 metros de la portesido titular, creo que lo merecía ría. El galés se giró, oteó el horizonte, La elección del francés dejó muy to- vio a Karius en su mundo y soltó un cado a Bale, esperanzado con su sprint trallazo con el empeine que el portefinal de temporada, cinco goles en cua- ro alemán hizo bueno con sus manos tro partidos. Necesito jugar una se- de mantequilla. El disparo, potente mana sí y otra también y eso no ha pa- pero centrado, parecía sencillo, pero sado, por unas cosas u otras. Estuve el destino ya había elegido a Bale como cinco o seis semanas lesionado al prin- el jugador de la final, el futbolista que cipio pero ahora estoy bien. Ahora me le dio la Decimotercera al Real Madrid, tengo que sentar este verano con mi con un lunar postrero rebelde, egoísagente y pensar en mi futuro. Quizá ta e innecesario. me quede en el Real Madrid o quizá no advirtió el galés, en un mensaje que sonó a desafío al club. Y es que no era la noche para ajustar cuentas personales. A Bale, el Dios del fútbol le tenía destinado el MVP de la final, aunque solo disfrutara de ella durante treinta minutos. Con empate a uno en el marcador y el partido roto, Zidane confió en él, eliminando el cuarto centrocampista (sentó a Isco) para proponer un partido de golpes. Todo o nada. Y salió todo: Ha marcado la diferencia, sin duda, pero yo no puedo prometerle minutos siempre a ningún jugador confesó Zidane. Salió Gareth con rabia, enchufado, con ganas de reivindicarse. Y exactamente dos minutos tardó en fundir su musculatura contra la hierba para celebrar uno de los goles más bellos de la historia de las finales de la Champions: Nunca había marcado de chilena. Es el gol más bonito de mi carrera El tanto de Bale que pasará a la historia de las finales de la Champions