Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL DOMINGO, 27 DE MAYO DE 2018 abc. es internacional ABC Reunión sorpresa entre las dos Coreas para salvar la cumbre con Trump Moon Jae- in intenta convencer a Kim de que vaya a Singapur el 12 de junio PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL EN PEKÍN Claves de la reunión Encuentro con Trump Horas después de que Corea del Norte destruyera su silo nuclear de Punggye- ri, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, canceló por sorpresa la cumbre con Kim Jong- un prevista para el 12 de junio en Singapur. Nueva sorpresa en Corea. Dos días después de que Donald Trump cancelara su cumbre con Kim Jong- un prevista para el 12 de junio en Singapur, el presidente surcoreano, Moon Jae- in, se reunió ayer con el joven dictador en la frontera que separa a sus dos países en el Paralelo 38. Con este encuentro no programado, Moon intenta salvar la cumbre con Trump, quien ahora no descarta celebrarla y ha reabierto el diálogo con el régimen comunista de Pyongyang. Según informó la agencia surcoreana de noticias Yonhap, Moon y Kim se reunieron durante dos horas en Tongil- gak, el lado norte de la frontera del Paralelo 38 en Panmujom. Hace justo un mes, ambos protagonizaron una cumbre histórica que simbolizó la distensión entre las dos Coreas, tras años de constante tensión militar por los ensayos nucleares y de misiles del dictador Kim Jong- un. Dando una vez más buena muestra de su sintonía, Moon y Kim se abrazaron sonrientes tras reunirse, lo que devuelve la esperanza a la celebración de la cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte en Singapur. Hoy domingo, el presidente surcoreano informa en una rueda de prensa del contenido de su encuentro. La carta a Pyongyang En su carta a Kim Jong- un, Trump argumentó la ira y hostilidad del régimen de Pyongyang en su cruce de acusaciones durante la negociación. Curiosamente, Corea del Norte reaccionó con cautela a la suspensión y siguió abogando por el diálogo. Cambio de actitud Donald Trump se muestra ahora abierto a mantener la cumbre, ya sea en la fecha inicial del 12 de junio o algunos días después. Por sorpresa, el presidente surcoreano, Moon Jae- in, se reunió ayer con Kim Jong- un para salvar la cumbre. Los líderes coreanos se reúnen en la zona desmilitarizada en Singapur el próximo 12 de junio. Pero el cruce de acusaciones durante su negociación, que está resultando especialmente dura, llevó a Trump a cancelar la cumbre el jueves, justo después de que Corea del Norte destruyera el silo nuclear. En el fondo, la clave del desacuerdo está en la desnuclearización a la libia que la Casa Blanca propone, que consiste en la renuncia a sus armas atómicas a cambio de ayuda económica. Visto lo que le ocurrió a Gadafi, quien se desprendió de su arsenal y años después fue linchado hasta moREUTERS Cumbre en Singapur Trump canceló el encuentro después de que Corea del Norte hubiera destruido su silo nuclear El deshielo entre Coreas Con esta reunión por sorpresa, Moon Jae- in vuelve a destacarse como el principal impulsor del deshielo con Corea del Norte. Desde que llegó al poder hace un año, se ha esforzado al máximo para retomar el diálogo con el régimen de Kim Jong- un, logrando un acercamiento materializado en los Juegos Olímpicos de Invierno celebrados en febrero en PyeongChang. Desde entonces, el Norte y el Sur han vivido un idilio coronado finalmente por la cumbre que sus dos dirigentes protagonizaron el pasado 27 de abril, donde se comprometieron a la desnuclearización completa de la península coreana y a estrechar sus relaciones económicas. Para ello, resulta vital la implicación de EE. UU. cuyo presidente había accedido a encontrarse con Kim Jong- un El presidente dice que si hay cumbre será probablemente el 12 de junio J. ANSORENA El vaivén de convocatorias, cancelaciones y reconsideraciones en la cumbre entre Kim Jongun y Donald Trump no para. El encuentro de ayer entre el dictador norcoreano y el presidente de Corea del Sur, Moon Jaein, venía calentado por los mensajes de Trump en la víspera. Tras cancelar de forma abrupta la cita esta semana, tuvo palabras amables con Pyongyang y llegó a no descartar que ocurriera en la fecha prevista al principio, el 12 de junio. Por la noche fue más allá: aseguró en Twitter que había negociaciones muy productivas con Corea del Norte para volver a convocar la cumbre El presidente de EE. UU. añadió que si ocurre la reunión seguirá probablemente en la misma fecha, el 12 de junio. Y si es necesario, se extenderá durante más tiempo rir por la turbamulta en la Primera Árabe eso es lo último que haría Kim Jong- un. Para el anacrónico régimen estalinista de Pyongyang, que precisamente lleva décadas buscando la bomba atómica con el fin de sobrevivir, que le pongan a Libia como ejemplo a seguir debe de ser como mencionar la soga en casa del ahorcado. A Kim Jong- un y sus viejos generales debieron de ponérseles los pelos como escarpias cuando oyeron la propuesta de desnuclearización en boca del nuevo consejero de Seguridad Nacional, John Bolton. Para más inri, al halcón Bolton se la tienen jurada en Pyongyang porque formaba parte de la Administración Bush cuando George W. Bush incluyó a Corea del Norte en el Eje del Mal Por eso, no es nada probable que Pyongyang esté dispuesto a deshacerse del arsenal nuclear que tanto tiempo y dinero le ha costado conseguir. Una cosa es dinamitar su silo nuclear, que ya tiene más que amortizado, y otra muy distinta es entregar las bombas que blindan al régimen. A tenor de los expertos, lo que el Norte quiere es mantener sus armas atómicas, pero está dispuesta a congelar sus ensayos nucleares y de misiles y a volver al Tratado de No Proliferación, a cambio del levantamiento de las sanciones que asfixian su economía y de la normalización de relaciones con Washington.