Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA MARTES, 22 DE MAYO DE 2018 abc. es espana ABC Torra, sobre los presos: Les esperamos Reitera la designación de Rull y Turull como consejeros, y pide al juez su liberación El president visita las cárceles que albergan a líderes secesionistas en su primer acto de fuste LUIS P. ARECHEDERRA ESTREMERA (MADRID) Las únicas bestias que asomaron ayer en los verdes y amarillos campos de Estremera la localidad más al este de la Comunidad de Madrid, de unos 1.200 habitantes fueron un rebaño de ovejas y algunas aves esteparias. Hasta allí se desplazó el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, en la primera parada de su gira por las tres prisiones en las que se encuentran encarcelados de forma preventiva nueve líderes independentistas, investigados por alentar una insurreción violenta para lograr la secesión catalana. Fue el primer acto de fuste tras ser elegido president el pasado jueves de Torra, quien en un escrito publicado en 2012 calificó a los catalanes que deciden comunicarse en castellano de bestias de otro tipo, carroñeras, víboras, hienas, bestias con forma humana contribuyeron a la apariencia pomposa de la jornada. Los encarcelados ambos diputados electos, como Torra, de Junts per Catalunya acudieron al encuentro vestidos con ropa formal y la insignia de consellers según revelaron en la red social Twitter. Ambos se mostraron honrados por la visita del presidente catalán, que calificó como muy emocionante el contacto con los reclusos, a quienes vio fuertes Torra permaneció unas dos horas en Estremera, adonde llegó en una comitiva de tres vehículos, acompañado por su escolta y su equipo de comunicación, entre otras personas. A las puertas de la prisión, ningún signo mostraba el carácter simbólico que Torra trató de imprimir al acto. Solo una treintena de periodistas entre reporteros, fotógrafos y cámaras aguardaban su salida del centro, preocupados por un cielo que por momentos amenazó tormenta. Gruesos camiones de empresas de reciclaje o de gestión de residuos entraban y salían de la cárcel más moderna de Madrid, situada entre prados cercanos al río Tajo. Lo que les pidieron Torra continuó su recorrido en la cárcel de Alcalá, donde visitó a Carme Forcadell y Dolors Bassa, y en Soto del Real, en la que se encontró con Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, en un viaje penitenciario de unos 250 kilómetros. Las dos dirigentes presas le afearon la ausencia de mujeres en su Govern. Simplemente hicieron lo que el pueblo les pidió que hicieran: dejar votar al pueblo de Cataluña dijo el president sobre el rol de los presos en el procés ilegal, sin aclarar si en ese pueblo incluye o no a las bestias Quim Torra y Jaume Clotet se dirigen al centro penitenciario joy, que lo considera inviable. Llarena, el instructor de la causa contra el procés ha denegado las salidas puntuales de los presos, al apreciar riesgo de que se fuguen y reiteren en los delitos. Rull y Turull recogieron el guante y ÁNGEL DE ANTONIO Previsible inhabilitación Torra aprovechó la jornada para escenificar en la forma y en el fondo de sus decisiones que la Generalitat mantiene el órdago al Estado. El líder designado por Carles Puigdemont habló de presos políticos y reiteró el nombramiento como consejeros de Jordi Turull y Josep Rull, dos de los cinco reclusos en Estremera, que se encuentran a las puertas de ser inhabilitados para el ejercicio de cargo público. Con la confirmación de su procesamiento por el delito de rebelión una decisión previsible, en manos de la Sala Penal del Tribunal Supremo ambos serán apartados de la política, un desenlace que se espera en las próxima semanas. Les esperamos manifestó sobre ellos Torra, a la salida de la prisión, donde atendió a los periodistas en una breve declaración, que calificó de institucional y en la que no aceptó preguntas. Los consejeros nombrados me piden especialmente que remarque su voluntad de acceder al cargo reveló el president que también se reunió en la cárcel con Oriol Junqueras, Raül Romeva y Joaquim Forn. Rull y Turull que a día de hoy mantienen sus derechos políticos intactos ya han pedido al juez Pablo Llarena ser liberados antes de mañana, para acceder al pleno previsto para la toma de posesión de los consejeros, cuyo nombramiento ha bloqueado por ahora el Gobierno de Ra- Apariencia Torra trató de otorgar un carácter simbólico a su tour penitenciario, sin ninguna expectación real ANÁLISIS MANUEL MARÍN FALSA LEGITIMIDAD L a visita de Quim Torra a los antiguos consejeros del Gobierno catalán presos no tuvo carácter humanitario. Ni siquiera protocolario. Fue un acto inédito de propaganda victimista para consumo interno del separatismo con una evidente intención provocativa. Definitivamente, Torra no protagoniza una sobreactuación táctica para dar la puntilla a Carles Puigdemont y gobernar con un Ejecutivo sin pronóstico penal complicado. Muy al contrario, desea la perpetuación de un 155 duro y exponerse como la nueva víctima del Estado represivo para tensar sin límite el conflicto en Cataluña. Torra dijo ayer en la visita a las prisiones que los consellers presos quieren acceder al cargo... los estamos esperando Sin embargo, Torra es consciente de la indignidad en la que incurre designando consejeros a dirigentes procesados por rebelión que serán inhabilitados en breve para ejercer cualquier cargo público. Son ya meros peones sacrificados e irrelevantes a los que Torra usa como divertimento para mantener vivo el golpe. Solo hicieron lo que el pueblo les pidió que hicieran añadió Torra con la falsa idea de que repetir mil veces una mentira la convierte en una verdad. Rull, Turull, Junqueras y los demás mártires del proceso independentista no están en la cárcel por la judicialización de un asunto político como repite Torra de modo engañoso y ofensivo para los propios reclusos por el simplismo del argumento. Su encarcelamiento, provisional y sin aún sentencia, es cierto, es la respuesta del Estado de Derecho a quienes vulneran el Código Penal jactándose de ello. Un político no es en sí mismo tampoco un juez, un ministro o un diputado una patente de corso que todo lo legitima en función de la pretendida voluntad del pueblo Si un sector de ese pueblo goza de mayoría, puede aspirar a la despenalización de todo aquello que se le antoje, pero nunca a la desobediencia de aquellas mismas leyes que el mismo pueblo se otorgó para mantener el orden y la legalidad en las sociedades modernas. Por eso no es legítimo delinquir, y por eso en democracia lo único legítimo son las mayorías. Hay una gran falsedad discursiva en todo esto en la que pocos reparan. En el ideario colectivo se dibuja a la justicia como un ente sumiso del poder político, cuando en realidad es la mayor y más digna expresión de la voluntad de un pueblo para evitar el incumplimiento de sus normas. La justicia emana del pueblo, y al pueblo rinde cuentas. Por eso no tiene más fuerza ni legitimidad un ciudadano elegido en las urnas que un juez con plaza en el Supremo. Menos aún, si el primero no se somete a la ley. Es cuestión de legalidad, no de falsa legitimidad.