Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN TIEMPO RECOBRADO MARTES, 22 DE MAYO DE 2018 abc. es opinion ABC PEDRO GARCÍA CUARTANGO A los cuatro vientos Alaya, en ABC Dinero negro ¡ABSALÓN, ABSALÓN! Iglesias puede tirar por la borda su carrera por un chalé en Galapagar El eco de una entrevista demoledora Las presiones políticas que la juez Mercedes Alaya denunció ayer en ABC, donde acusó directamente a Susana Díaz, tuvieron un amplio eco, y no solo en los medios, sino en la política y la judicatura, agitadas por las confesiones y quejas de quien comenzó a instruir el caso de los ERE de la Junta andaluza. La gravedad de las revelaciones de Alaya, que también salpican al PP e incluso al CGPJ, obligan a aclarar, con luz y taquígrafos, todo lo que sucedió alrededor del despacho de la juez sevillana. Demasiado grave para caer en el olvido. Rusia lava y centrifuga en la City londinense La renovación del visado británico del magnate ruso Roman Abramovich, que el pasado sábado ni siquiera pudo ver desde el palco el partido de su equipo, el Chelsea, no es más que la punta del iceberg de la crisis que enfrenta a Londres y Moscú, reactivada por el caso Skripal. Utilizada como una anténtica lavadora para el dinero negro de los empresarios que sostienen a Putin, la City londinense está en el punto de mira del Parlamento británico. Consentida por políticos de uno y otro signo, esta monumental operación de blanqueo ha pasado a ser una cuestión de Estado para el Reino Unido. Para Rusia lo era desde hace tiempo. P OR los misterios inescrutables de la mente, tras escuchar hace unos días las explicaciones de Irene Montero ante los periodistas, me vino a la cabeza la imagen de Rosa Coldfield cuando le dice a Quentin Compson en una calurosa tarde de verano en Mississippi, en la penumbra con los postigos cerrados: Vi el precio que tuvo que pagar por esa casa y ese orgullo Haría falta el talento de William Faulkner para profundizar en esta reedición moderna de la tragedia del Ciento de Sutpen que acabó con toda la dinastía y arruinó el patrimonio familiar que tanto sudor y lágrimas le costó edificar al patriarca. Pablo Iglesias no es Thomas Sutpen ni Galapagar es el condado de Yoknapatawpha ni Irene Montero es Elena Coldfield ni sus vástagos están condenados a una maldición inscrita en el destino. No, aquí el drama se troca en simple farsa porque las tierras de la Sierra del Guadarrama tienen un carácter mucho más apacible que el profundo sur americano, traumatizado por una guerra fratricida. El paralelismo con la leyenda faulkneriana reside en el proceso de autodestrucción, mezcla de temeridad y ambición, que le lleva a comportarse como Thomas Sutpen. Como el amo de la plantación en el relato, el líder de Podemos desprecia el juicio de los hombres justos, tacha de habladurías todo lo que le incomoda y exige la sumisión de quienes le temen. Lo mismo que Sutpen labra su desgracia en el afán de levantar la casa sobre la que fundará una saga, Iglesias ha sembrado su ruina al hacer lo que tantas veces había criticado. Esa inconsciencia de su conducta retrata el doble rasero que le empuja a ignorar la realidad y cometer los mismos errores. Sí, haría falta todo un Faulkner para narrar la historia de una obsesión que le lleva a Iglesias a dar una patada a todo lo que había defendido y que incluso exige el aval de los suyos para justificarse, como si las acciones vergonzosas pudieran borrarse en la miserable contabilidad de la aprobación del prójimo. El escritor sureño tituló su novela como una cita de la Biblia: ¡Absalón, Absalón! Son las palabras de recriminación que le dirige el rey David a su tercer hijo, que asesina al hombre que ha violado a su hermana. Finalmente es perdonado, pero fracasa en su intento de acceder al trono, en el que se sentará su hermano Salomón. Puede que también Iglesias haya perdido el cetro y la corona porque lo que se ha dejado en este asunto es la credibilidad. Ningún líder político puede aspirar a ejercer la autoridad en una organización si carece de esa condición necesaria para ser respetado. Absalón perdió sus derechos sucesorios por vengar el honor de su hermana, pero Iglesias puede tirar por la borda su carrera por un chalé en Galapagar, que tiene mucho menos glamour que una mansión entre los campos de algodón y los cantos de los esclavos en el grandioso sur de Lo que el viento se llevó. CARTAS AL DIRECTOR El odio a España de Quim Torra La Generalitat está ya en manos de un tal Quim Torra, personaje hasta hoy desconocido. Y peligroso. Su furiosa hispanofobia, expresada en formato digital y en letra impresa, muestra que el odio a España y el insulto a los españoles constituye el meollo de su ideología. Su discurso delirante expone los perjuicios de los cruces con la raza española y las mutaciones del ADN propio de los autóctonos Los separatistas catalanes han elegido al presidente más racista y xenófobo posible, un nacionalista de pura cepa, defensor de las ideas que llevaron a fundar en 1922 el partido racista Estat Català. De hecho, se declara entusiasta admirador de uno de sus fundadores, un tal Cardona, un pistolero que dejó escrito que un cráneo de Ávila no será nunca como uno de la plana de Vic y que impulsó la insurrección armada para combatir la ocupación castellana Este maestro de Torra era, por cierto, ferviente admirador de Sabino Arana, fundador del PNV y tan racista y xenófobo como él. Hoy en Cataluña se muestra, sin careta ni pasteleos, la verdadera cara del nacionalismo, con un presidente que no solo no ha acatado la Constitución, sino que ha declarado su intención La política en el fútbol Cuando se habla de fútbol, todos pensamos en un juego donde son partícipes veintitrés personas, once jugadores por equipo y un árbitro. Ahora bien, ¿hemos olvidado esta definición de fútbol? El ejemplo más claro de este tema lo tenemos con el Barça y sus seguidores. Muchas son las personas que creen que ser del Barça significa ser independentista y que todos los seguidores del club comparten esta política. Lo que muchos no entienden es que no se tiene que mezclar fútbol con política; por supuesto que habrá gente independentista que sea culé, igual que habrá gente independentista seguidora del Español o de cualquier otro equipo. Con esto quiero decir que ya está bien de mezclar política con fútbol. Los amantes de este deporte no tenemos por qué pagar los problemas políticos de nuestro país. Cada cosa tiene su tiempo, su momento y, sobre todo, su lugar. Queremos seguir disfrutando de este deporte dejando de lado nuestros pensamientos o ideales políticos. LAURA MASMITJÁ BARCELONA Esteladas en el Nou Camp O. D. POZO de acabar con ella. Algo impensable en países de nuestro entorno. Semejante sujeto no pasaría de ser una réplica grotesca del nacionalismo de antaño, pero, a diferencia de sus predecesores, Torra dispone hoy de un presupuesto de más de 30.000 millones de euros, de una poderosa máquina de propaganda y un cuerpo armado de 17.000 mozos de escuadra. Y si el Estado español no neutraliza pronto sus planes, estaremos asumiendo un grave riesgo. MANUEL SIERRA MADRID Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas.