Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 6 DE MAYO DE 2018 abc. es estilo GENTESTILO TV 99 de la TV que siempre estaba ahí Profesional ante todo ANÁLISIS FERNANDO NAVARRETE ó el plató Geller visit talista Uri TVE men tórica para tiembre, el a noche his El 6 de sep un ísimo en de Direct Íñigo en 1974 con el entonces Prín cipe Don Juan Carlos en el programa Aq uí España ún no me creo que Íñigo haya desaparecido. Para mí ha sido el mejor comunicador con el que he trabajado. A nivel personal ha tenido unas características muy especiales: mucha gente pensó que era muy estirado, pero en realidad era tímido, demasiado sencillo. Eso sí, se transformaba en el momento en que tenía que hablar a cámara. Ambos aprendimos al mismo tiempo lo que era un programa en directo que entonces no existía en Estudio abierto que dio a conocer la UHF (La 2) Y luego fuimos a La 1. Por Directísimo o fantástico pasaron desde premios Nobel hasta estrellas como Rita Hayworth. El que no venía no era nadie. Tenía muy buena voz, y ese bigote. Muchas señoras querían ser las madres de Íñigo. A Tras su etapa en TVE, José María Íñigo pasó por Telecinco, donde incluso presentó Superviv ientes ece o, Íñigo apar chivo privad ión de su ar En esta foto nde comenzó su formac ndres, do en Lo Historia de la música y la TV ANÁLISIS JOSÉ RAMÓN PARDO era Iván Zulueta. Presentaban Íñigo y la americana Judy Stephen. No volvería José María Íñigo a hacer un programa tan vanguardista y rompedor. De 1970 es la primera etapa de Estudio Abierto de 1975, Directísimo de 1976, Martes noche... Fiesta (cambió de nombre al cambiar de día) y de 1978, Fantástico Todo lo que Íñigo hizo se siguió haciendo después en la televisión. Entrevistas a estrellas de Hollywood o españolas, actuaciones musicales y gente rara. No se les llamaba frikis, pero lo eran. En el Mundo insólito de Estudio abierto había un tío que rompía botijos con la cabeza. El mismo artefacto, con el nombre ¿Y usted qué sabe hacer? se repitió en Fantástico contenedor dominical. Y ahí estaba El conseguidor (Julio Riscal disfrazado con capa roja y un sombrero con flores hacía realidad los deseos de los niños) Pero peor era el doctor Rosado. Aconsejaba apagar colillas en la base del cráneo para prevenir ahogamientos. El doctor acabó huyendo. A Íñigo, que ha publicado 52 libros, le pasa en la televisión lo mismo que a Charlton Heston en el cine. Hay mo- Pepa Fernández PERIODISTA Para mí era imprescindible. Trabajando hasta el último día. Así le gustaría que le recordasen, con ese bigotazo y un micro delante Manuel Campo Vidal PRESIDENTE DE LA ACADEMIA DE TV Icono de presentadores, desmontaba con sensatez cualquier crisis profesional Mariano Rajoy PRESIDENTE DEL GOBIERNO Era un gran locutor y comunicador inconfundible, de dilatada experiencia y estilo propio; un maestro para muchos mentos en los programas del presentador y en las películas del actor que forman parte de nuestra infancia. Hay momentos Heston y momentos Íñigo. Uri Geller, el pendiente de Lola Flores, la primera actuación de Miguel Bosé, Libertad Leblanc pidiendo a Telefónica que le instalara un teléfono a la vez que se le salía una teta. También esa jornada electoral (15 de junio del 77) en que Esta noche... Fiesta duró cinco horas. Veinticinco artistas y Martín Villa porque se incluyó la intervención del ministro de la Gobernación. En 2006 se fue a la República Dominicana a copresentar Supervientes (Telecinco) con Jesús Vázquez y tiró el peluquín. Perdió 24 kilos en tres meses y medio. Volvió a TVE para sustituir a Uribarri en Eurovisión. Como Íñigo era una estrellaza en los 70 (desapareció del mapa de TVE con los socialistas) Pedro Lazaga le ofreció Terapia al desnudo (1975) La película es horrorosa, pero el beso entre Íñigo y Carmen Sevilla es otro momento para el recuerdo. Tanto como el de Charlton Heston y Kim Hunter, aunque Sevilla fuera más guapa que la mona. J osé María Íñigo tuvo el valor de marcharse a Inglaterra muy joven y regresó con su bigote, vestido a lo inglés, cuando aquí todavía llevábamos corbatita estrecha. Conocía a todos los músicos británicos personalmente. Una vez aquí, supo reinventarse, cogió Estudio abierto y lo modernizó, convirtiéndose en una figura. Eurovisión es casi anecdótico en toda su carrera, pero como todo lo que hizo lo hizo con una profesionalidad exquisita, con prudencia y talento. Incluso el viernes, decía que quería hacer No es un día cualquiera (RNE) desde el hospital. Íñigo será inolvidable, porque siempre que se cuente la historia de la música o la televisión aparecerán imágenes y palabras suyas. Ha dejado horas y horas de profesionalidad.