Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 SOCIEDAD Delitos sexuales Decisiones polémicas DOMINGO, 6 DE MAYO DE 2018 abc. es conocer ABC JOSÉ FRANCISCO SERRANO OCEJA LO QUE ESCONDE LA MANADA La pornografía se ha convertido en la principal educadora sexual de miles de adolescentes El tribunal de La Manada impuso solo 5 años de prisión al violador de una menor El condenado no fue a la cárcel al aceptar su expulsión de España durante diez años JAVIER CHICOTE MADRID L a sentencia del caso de La Manada ha desatado un clamor social, y una no menor polémica, con el que algunas realidades de Iglesia se han sentido interpeladas. Ahí está, por ejemplo, el mensaje de solidaridad con la víctima de las Carmelitas Descalzas de Hondarribia o el poema, también dedicado a la víctima, de las Clarisas de Villaviciosa. Lo dicho hasta aquí no es un recurso retórico. No olvidemos, como afirma el Padre Otilio Rodríguez, que Santa Teresa de Jesús escribió una de las más bellas apologías de la mujer, y su papel en la Iglesia, en su libro Camino de Perfección Texto, por cierto, que tachó el dominico P. García de Toledo, tal y como se demuestra en el manuscrito de Valladolid. Solidaridad feminista general, también en la Iglesia, que convendría se extendiera al caso de las jóvenes que son víctimas de la trata de mujeres, con unos verdugos que se amparan detrás de un negocio Y hablando de voces solidarias, hasta el presente se echa en falta algunas otras con discernimientos de fondo y forma, clarificaciones morales y no ocurrencias. Pero poco se han puesto sobre la mesa algunas cuestiones que están en el trasfondo de esa barbarie, y que tienen que ver con evidentes carencias y contradicciones de la educación moral en España. Sin afán de precisión, ahí están el consumo excesivo de alcohol entre los jóvenes, y no tan jóvenes; la necesidad del vértigo y del riesgo en la forma de participar en la fiesta o la banalización de las relaciones sexuales. También podemos añadir la normalización de conductas depravadas, tal y como se manifiesta en la trivialización de los mensajes de los miembros del grupo. O, por seguir en esta lógica, la cuestión de los efectos de la pornografía, que se ha convertido en la principal educadora sexual de miles de adolescentes. Si nadie duda de las relaciones entre pornografía, machismo y conductas violentas hacia la mujer, que se convierte en mero objeto sexual en un proceso de deshumanización y de cosificación, ¿por qué se producen determinados silencios en momentos de necesaria clarificación pública? El informe policial sobre la filtración, en poder del juez La Unidad de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional ha remitido un informe a la autoridad judicial con toda la información que ha recopilado sobre los datos e imágenes privadas que se han publicado (y compartido por decenas de usuarios) sobre la víctima de La Manada Así lo comunicó ayer en un tuit la Policía Nacional: Nuestra Unidad de Ciberdelincuencia ha recopilado todo y remitido informe a la autoridad judicial dice. La Policía pide que, por respeto a la joven C. madrileña de 20 años, no se comparta más información sobre ella. La noche de autos, sobre las 0.30 horas del 10 de agosto de 2014, Virgilio, de 21 años de edad y nacionalidad rumana, conoció a Gregoria, una chica de 16 años, en el bar Landa Berri de la localidad navarra de Leitza. Según los hechos probados, Virgilio se acercó a Gregoria (los nombres, ficticios, son los que usa el Consejo General del Poder Judicial para no desvelar las identidades) y entabló conversación con ella. Transcurridos unos minutos, le propuso apartarse a un lugar separado en el jardín del establecimiento, colindante con la trasera de una vivienda. La víctima aceptó y en un primer momento accedió voluntariamente a besarse y abrazarse con el procesado de forma similar comenzó el caso de La Manada cuando la víctima se besó con uno de los condenados, Ángel Boza. Pero Virgilio no solo quería más, sino que estaba convencido de lograr su propósito mediante el uso de la fuerza, si fuera necesario. Propuso a Gregoria mantener relaciones sexuales, a lo que la menor de edad se negó rotundamente La sentencia no deja lugar a dudas sobre la agresión sexual que se produjo en ese jardín de Leitza: A pesar de esta negativa, el procesado, con intención libidinosa, se bajó los pan- Protesta por la sentencia de La Manada en Pamplona, el pasado 26 de abril Instrucción número 1 de Pamplona, que acordó el ingreso del acusado en prisión preventiva más de tres meses después, el 28 de noviembre de 2014. La entonces presunta violación llegó a juicio el 12 de febrero de 2016 en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra, integrada por los magistrados José Francisco Cobo, Ricardo Javier González y Raquel Fernandino, el mismo tribunal que en noviembre de 2017 juzgaría el caso más mediático que recuerdan los juzgados de Navarra, el de La Manada sobre los sucesos ocurridos en los sanfermines de 2016. Los cinco sevillanos, como Virgilio, también lograron su propósito, pero, según la sentencia, sin necesidad de usar la fuerza física. Solo cuatro días después del juicio al que se enfrentó Virgilio, los tres ma- talones, haciendo lo mismo con las mallas y las bragas de la víctima, penetrando vaginalmente en ella, a pesar de la constante oposición de la víctima, que no podía moverse y comenzó a gritar, hecho que el procesado le recriminó tapándole la boca para evitar que se oyeran los gritos Al violador no le bastó y, acto seguido, obligó a la víctima a realizarle una felación sujetándole fuertemente la cabeza Virgilio fue detenido nueve días después y apenas pasó 24 horas en los calabozos. El caso lo investigó el Juzgado de En libertad el pastor detenido por la muerte de Leticia El crimen de Zamora da un giro y el hijo pasa a ser el sospechoso ALBERTO FERRERAS ZAMORA La investigación de la muerte de una joven en Castrogonzalo (Zamora) a la que mataron en un paraje tras salir a dar un paseo, dio ayer por la tarde un vuelco importante al quedar en libertad el primer detenido por el suceso un pastor y apuntar los indicios a que el sospechoso es ahora el hijo de éste, que incriminó a su propio padre. Tal y como estaba previsto, el Juz- gado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Benavente tomó ayer declaración al que era el principal sospechoso, un pastor de unos sesenta años que había pasado la noche en el cuartel de la Guardia Civil. En un giro inesperado tras los primeros indicios de la investigación, se acordó que quedara en libertad sin cargos y se determinó el archivo de la causa y la inhibición del caso en favor del Juzgado de Menores de Za-