Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 INTERNACIONAL DOMINGO, 6 DE MAYO DE 2018 abc. es internacional ABC Un juez critica a Mueller: Solo busca derrocar a Trump T. S. Ellis, magistrado federal de Virginia, cree que el fiscal va más allá de la trama rusa MANUEL ERICE CORRESPONSAL EN WASHINGTON La procelosa investigación de la trama rusa que lidera Robert Mueller ha topado por primera con un juez federal. El magistrado de Virginia T. S. Ellis propinó un tirón de orejas a los miembros del equipo del fiscal especial al reprocharles que sus acusaciones contra Paul Manafort, exdirector de la campaña electoral de Trump, tengan como único objetivo derrocar al presidente: A ustedes no les importa el fraude bancario de Manafort; a ustedes lo que les importa es la información que Manafort puede facilitarles sobre el señor Trump e impulsar la investigación contra él para un impeachment o lo que sea En la primera objeción seria de los tribunales a la actuación de Mueller, que indaga en la llamada trama rusa y la posible conspiración del equipo electoral de Trump con el Gobierno de Putin, el juez Ellis aprovechó una vista en la Corte de Virginia para plantear un cuestionamiento en toda regla de los métodos de Mueller: No veo relación entre este procesamiento y lo que se ha autorizado a investi- gar al consejo especial criticó el magistrado. Paul Manafort, quien dirigió la campaña presidencial del entonces candidato republicano entre los meses de junio y agosto de 2016, es uno de los seis estadounidenses acusados formalmente por Mueller hasta ahora y el único que no ha reconocido su culpabilidad. A pesar de su vínculo con Trump y su equipo, las acusaciones formales presentadas contra Manafort no tienen relación directa con el proceso electoral, sino con actividades presuntamente fraudulentas realizadas en la década de 2000 en Ucrania con empresarios prorrusos. El fiscal especial y exdirector del FBI Robert Mueller AFP Hechos de hace diez años El principal de los cargos es el de fraude bancario. Es la razón por la que el juez Ellis sugiere que Mueller podría haberse excedido en su potestad. En su argumentación, el magistrado preguntó a sus ayudantes por qué no habían dejado esa investigación en manos de agentes federales, algo que han hecho en el caso de Michael Cohen, exabogado de Trump, que está siendo investigado en Nueva York por el pago de 130.000 dólares para comprar el silencio de la actriz porno Stormy Daniels, examante del hoy presidente. El juez admitió la legitimidad de intentar que el acusado se convierta en testigo y termine cantando pero se mostró contrariado con que los hechos que se investiguen aquí sean de hace más de diez años, muy lejanos de la Trump plantea cerrar EE. UU. a los extranjeros Donald Trump arremetió ayer contra las leyes migratorias de su país, calificándolas de lo más ridículo que ha visto, y sugirió que para solucionarlo quizá haya que cerrar la nación a la llegada de extranjeros. En un acto celebrado en Cleveland (Ohio) el presidente abordó este asunto, que le obsesiona, y dijo que las personas que llegan a EE. UU. ilegalmente se aprovechan de sus políticas migratorias. campaña y de la posible conspiración electoral Al término de su serie de reproches, el juez federal Ellis, quien fuera nombrado por Ronald Reagan en 1989, reclamó al equipo de Mueller una copia del informe por el cual el fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, impulsor del consejo especial, habilitaba al órgano investigador para proseguir con la investigación a Manafort. La enmienda presentada por el juez Ellis contra Mueller fue aprovechada por Trump para arremeter contra su investigación, que volvió a tachar de caza de brujas En su última comparecencia pública, el presidente norteamericano mostró su respeto por el juez, al que valoró como muy especial y calificó a Manafort de buena persona HORIZONTE RAMÓN PÉREZ- MAURA PIDIENDO CUENTAS AL MONAGUILLO El delito lo podía estar cometiendo la actriz que le chantajeaba. Pero Donald Trump no dijo la verdad. Eso es lo grave verdad. Y parece como si a estas alturas alguno se creyera que eligiendo a Donald Trump estaba enviando al Despacho Oval a un monaguillo puro y limpio. Más bien parece que no era el caso. Aquí habrá que ver no tanto si Trump ha mentido como si no ha dicho toda la verdad y parece evidente que no lo hizo. Pero eso no es delito y es lo que sus abogados encabezados por el gran Rudolph Giulianiestán intentando demostrar. ¿Recuerdan el último intento de impeachment destitución de un presidente- Fue contra Bill Clinton. Él dijo que no había mantenido relaciones sexuales con Monika Lewinsky. Y el gran asunto de fondo fue decidir si había men- A hora resulta que el gran pecado de Trump fueron sus escarceos con prostitutas. Cuando se dedican tanto a escarbar en ese lamentable comportamiento debe de ser porque no tienen nada mejor con lo que acabar con su Presidencia. Buscan desesperadamente demostrar que Trump mintió sobre el asunto. Y puede que lo hiciera, pero no parece que bajo juramento. En todo caso, lo más probable es que no dijo toda la tido o no en función de lo que él consideraba que eran relaciones sexuales en el que pasó a ser conocido como el Despacho Oral Porque está muy bien sacar a relucir la vida privada nunca secreta de Trump. Pero es que hubo otros presidentes que hacían cosas mucho peores que contratar a una prostituta. Y lo hacían en el mismísimo Despacho Oval. Pero gentes como Clinton tienen un escudo protector anti medios de comunicación sin fecha de caducidad. En todo caso, y en los tiempos de moralidad francamente laxa en que vivimos, parece difícilmente sostenible mantener que lo que Trump hiciera, antes de ser presidente, con una actriz pornográfica de reconocido currículo, puede tener conexión con su actividad presente como presidente de los Estados Unidos. Cuando le eligieron, los norteamericanos sabían perfectamente cuál era la moral sexual de Trump. Y se puso de manifiesto reiteradamente con vídeos y grabaciones indiscretas de sus opi- niones sobre esa materia y sus comentarios sexistas sobre mujeres a las que él consideraba de muy buen ver. La peor parte de este escándalo para Trump es que desde la llegada de Giuliani ha dado una nueva versión de los hechos que es contradictoria con la que dio originalmente. Primero dijo que jamás había pagado a Stormy Daniels y después ha admitido que reembolsó de su bolsillo a su anterior abogado por los pagos que él había hecho para que ella se estuviese callada. Y la pregunta es ¿Por qué no dijo esto mismo desde el primer minuto? No había ningún delito en ello. De hecho el delito lo podía estar cometiendo la actriz que le chantajeaba. Pero Trump no dijo la verdad. Eso es lo grave. Y si la opinión pública comprende que Trump le miente, pronto pueden dudar de su palabra con razón cuando tenga que rendir cuentas sobre una grave crisis nacional no una cuestión de bajos fondos como es el caso presente.