Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA El final de la banda terrorista DOMINGO, 6 DE MAYO DE 2018 abc. es espana ABC Entrevista La izquierda abertzale busca un disparate como el de Cataluña Alfonso Alonso, ante el Congreso de los Diputados Alfonso Alonso Presidente del PP vasco ISABEL PERMUY El exministro de Rajoy advierte de que el PNV no quiere cerrar la puerta a una posible colaboración con la izquierda radical ADRIÁN MATEOS BILBAO Las víctimas son lo más importante La disolución de ETA abre la puerta a un inédito e impredecible escenario político en la Comunidad Autónoma vasca. Sin embargo, Alfonso Alonso asegura que ahora no es momento de pensar en las consecuencias que la desaparición de la banda pueda tener en clave electoral: Las víctimas son hoy lo más importante, y ellas no se presentan a las elecciones ni realizan cálculos electorales subraya el mandatario popular. Los partidos constitucionalistas del País Vasco han recuperado el lazo azul para conmemorar el fin de la barbarie etarra. Se trata, en palabras de Alfonso Alonso (Vitoria, 1967) de un símbolo de aquella resistencia cívica que consiguió doblegar a la banda. Al igual que muchos de sus compañeros, el presidente del PP autonómico conoció de primera mano el alcance de la crueldad de los terroristas, cuyo fracaso califica de histórico Sin embargo, el exministro de Sanidad es consciente de que los herederos ideológicos de la organización todavía representan una amenaza para el Estado. ¿Esta es la derrota de ETA que el PP vasco quería? -Lo que se ha producido es la constatación de una derrota que tuvo lugar hace tiempo, porque la capacidad operativa de ETA fue desmantelada por la Guardia Civil. También por la fortaleza del Estado de Derecho, que la dejó sin oxígeno. Por esta razón, la banda no tenía ahora más remedio que ratificar su fracaso. Tengo derecho a sentir que está derrotada a pesar de la ignominia y la vergüenza que suponen la manera con la que quiere escribir su final. ¿Se fía del anuncio de los terroristas? -Realmente no tienen capacidad operativa, pero hay que leer lo que dicen y comprender que si ETA duró tanto es porque dispuso de apoyo social y político en el País Vasco. La izquierda abertzale dio soporte a la organización y continúa ahí, aunque para ella ahora mismo la marca ETA es un lastre, un obstáculo para sus objetivos políticos. En todo caso, al final la banda desaparece justificando su historia, reivindicándose con un discurso vomitivo y emplazando a que sea la izquierda abertzale la que recoja su testigo. -El anuncio de ETA pone fin a cerca de seis décadas de terror tanto en el País Vasco como en el resto de España ¿Qué saca usted en limpio del proceso de liquidación? -Lo principal es que ETA no ha podido vender su versión de los hechos. Ha fracasado, y a cambio solo ha ob- tenido el desprecio de la sociedad española y de una mayoría de la población vasca que aborrece su pasado criminal. -Algunos colectivos, sin embargo, no están satisfechos con la justificación y el perdón selectivo de ETA. -La gente tiene derecho a sentirse profundamente indignada. El jueves escuchamos a un asesino como Josu Ternera, procesado por delitos de lesa humanidad y huido de la justicia, poner voz a un último comunicado que hace que a todo el mundo se le revuelva el estómago. Pero España ha sido más fuerte que el terror, y la sociedad puede reivindicarse como protagonista en la derrota de ETA. ¿Qué escenario cree que se abrirá ahora en el País Vasco? -La izquierda abertzale va a intentar blanquearse sin haber condenado el pasado criminal de ETA ni ninguno de los asesinatos que cometió. Durante este proceso, buscará atrapar a otras fuerzas políticas para impulsar un disparate similar al de Cataluña. Por ello es fundamental la construcción de un relato veraz que, sobre todo, esté basado en el ejemplo de dignidad de las víctimas del terrorismo. El País Vasco y Navarra siguen teniendo una bre-