Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN MONTECASSINO PUEBLA DOMINGO, 6 DE MAYO DE 2018 abc. es opinion ABC HERMANN PUTSCHBERG EN EL HOTEL PALACE De cómo se fragua en Madrid el derrocamiento de una Merkel nonagenaria MAGINEN que este fin de semana, mientras Carles Puigdemont recibe a sus golpistas en Berlín, se celebrara en el Hotel Palace de Madrid una convención del Partido del Socialismo Germano, gran formación nacionalsocialista alemana, surgida de la fusión del viejo partido nazi con la ultraizquierda del Bloque Negro, cuyos estatutos establecen como principal objetivo la destrucción de la República Federal de Alemania y la creación de una amplia federación nacionalsocialista en los estados federados del este y del sur. Con demandas territoriales también para un poder totalitario hitleriano en regiones de Polonia, Chequia, Eslovaquia, Austria y Hungría. Imaginen que esa convención ha sido convocada oficial y públicamente por el líder del PSG, Karl Putschberg, que está en busca y captura en Alemania acusado de alta traición (Hochverrat) Imaginen que España es un aliado leal de Alemania en la OTAN, en la UE y en decenas de organizaciones de cooperación política, económica, policial, judicial y criminal. Putschberg se ha instalado en Madrid. Y el gobierno español, después de recibir la solicitud de entrega de este peligroso delincuente que supone una amenaza directa, permanente e inminente para la seguridad, integridad y convivencia pacífica en Alemania, decide que ni tanto ni tan calvo. Y deja la decisión en manos de un juez de Leganés. Este juez, aficionado a la historia, se plantea que, con lo enfadados que están en Berlín con Putschberg y conociendo la historia de Alemania del siglo pasado, esos son capaces de darle matarile. Sabe el juez que no hay peor fascista que el antifascista. Pero además, Putschberg ha empezado a salir en revistas y acude a tertulias con su español primitivo, pero simpático. La prensa española ya especula sobre los beneficios, desaparecida la UE, de que haya no una ni dos sino varias Alemanias y enfrentadas entre sí. Con la acusación de Hochverrat, Putschberg es prófugo por un delito castigado con la mayor pena existente en Alemania, prevista en el artículo 81 del código penal. Quien se proponga con violencia o amenaza de violencia modificar la integridad de la República Federal de Alemania o cambiar el Orden constitucional basado en la Ley Fundamental de la República Federal de Alemania será castigado con una pena de privación de libertad de por vida (lebenslang cadena perpetua) o con una pena de privación de libertad no inferior a diez años El final del cuento lo dejo a libre elección del lector. Putschberg podría ser entregado en contra de la opinión del juez de Leganés. Sacado a rastras del Palace y entregado a Berlín. Y Alemania y España podrían renovarse con gobiernos capaces que defiendan los intereses comunes de las dos casas de Carlos I. Pero Putschberg también podría finalmente orquestar con éxito desde el Palace el derrocamiento de Angela Merkel, ya nonagenaria, ciega y sorda, en su décima legislatura de gobierno del partido llamado GrosseKoalition, único partido parlamentario en Alemania desde la conversión de la socialdemocracia en religión de Estado. I PROVERBIOS MORALES JON JUARISTI BURGOS Este es el tinglado de la antigua farsa... E L presidente del PNV, Andoni Ortúzar, se ha quedado con las ganas de preguntar a ETA para qué han servido sesenta años de terrorismo. Como parece que ETA se ha esfumado, se lo intentaré explicar yo mismo en el dialecto nacionalista vasco, a ver si me entiende. La larga lucha de ETA ha servido para impedir que Euskadi se transforme en Burgos. ETA nació para eso. Para evitar la metamorfosis de los vascos en maquetos. Para que los vascos no se levantaran un día, como el Gregorio Samsa de Kafka, convertidos en insectos, o sea, en españoles normales y sin privilegios. ETA nació en los años sesenta del siglo pasado para devolver el régimen franquista a los buenos años de la posguerra, cuando toda España lo pasaba mal, pero las regiones industriales mucho menos mal que las agrarias, porque el ahorro español se invertía en ellas, en las provincias derrotadas, a las que afluían en masa inmigrantes de las provincias vencedoras, con la misión secreta según todos los indicios de imponer en ellas el castellano de Burgos y destruir así las identidades vasca y catalana. Cuando el régimen franquista, con sus planes de desarrollo, comenzó a propiciar la diversificación territorial de las inversiones, los nacionalistas vascos dieron la voz de alarma sobre la inminente extinción del pueblo vasco por una combinación franquista de genocidio lingüístico y estrangulamiento económico. Para evitar que Euskadi se convirtiera en Burgos había que matar militares, guar- dias civiles, policías, políticos franquistas, maestros nacionales e inmigrantes reacios a aplaudir esas muertes. Gracias a los chicarrones del norte que se ocuparon de esa tarea, Euskadi no se convirtió en Burgos durante los últimos quince años del franquismo. Para eso sirvió ETA bajo el franquismo, burukide Ortúzar. No pudo parar el desarrollo de Burgos, pero tampoco dejó que Euskadi se hundiera a su nivel. Tras la muerte de Franco, la persistencia de ETA en sus prácticas habituales sirvió para asegurar que nunca Euskadi descendería al de las demás comunidades autónomas, excepción hecha de Navarra, parte histórica irrenunciable de lo que Urkullu llama nación foral o sea, el pueblo vasco. ETA sirvió para que los partidarios de la igualdad entre los españoles abandonaran el Oasis Foral reconstruido. ETA sirvió para que el nacionalismo vasco se quedara sin oposición en Euskadi y Navarra, por canguelo, aburrimiento o mimetismo, y sobre todo, por la necesidad de asimilarse al canon mínimo de vasquidad exigido por el nacionalismo. Dicho de otro modo, por la obligación de proclamarse partidos de Euskadi (de la nación foral ETA sirvió para que el Estado desapareciera de las tierras vascas y se limitase a seguir invirtiendo en estas mucho más de lo que de ellas recibía y recibe. Y ahora, tras su mutis por el foro, ETA ha servido para que los españoles vuelvan a amar tiernamente a los nacionalistas vascos, salvo algún despistado que sigue acusando a Urkullu de querer destruir España. Qué error, qué inmenso error. Urkullu podría replicarle algo parecido a lo que el Cantinflas de Por mis pistolas contesta a aquel policía de aduanas yanqui que le pregunta si quiere entrar en Estados Unidos para derrocar al gobierno: No me sea sonso, joven... Si les derrocásemos a ustedes, ¿quién nos iba a dar la lana? El nacionalismo vasco necesita una España próspera que se deje extorsionar. Por eso le preocupa el independentismo catalán, que amenaza cargarse a la gallina de los huevos de oro. Para eso ha servido ETA a los nacionalistas vascos en su conjunto, señor Ortúzar. Se lo he explicado en la jerga común de los abertzales, de los de Bildu y de los de Sabin- Etxea. ¿Quiere que se lo traduzca al eusquera?