Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ENFOQUE DOMINGO, 6 DE MAYO DE 2018 abc. es ABC semana La foto de la JAIME GARCÍA Crisis en la Comunidad de Madrid De sillas y sillones LUIS DEL VAL Hay sillas vacías que son una provocación, como la que le pone don Juan Tenorio al Comendador; sillas que nos llenan de melancolía, al recordar quién se sentaba en ella en Navidad; o esa silla de paja que, en un humilde cuarto, usaba León Felipe cuando vivió cerca de Pastrana, y que dio lugar a uno de sus más bellos poemas. Esta es una silla doblemente vacía, porque ni la ocupó quien parecía que iba a ocuparla Cristina Cifuentes ni la ocupa ese presidente en funciones, del que el personal no recuerda todavía su nombre. En apariencia, se trata de una silla que separa más que une, y quienes la flanquean parecen saberlo. Las dos centinelas de la silla vacía tienen muchas cosas en común: ambas son inteligentes, abogadas del Estado, amables, educadas, militan en el mismo partido, y se ven todos los viernes en el Consejo de Ministros. Aunque una es más joven que la otra, están en esa edad mediana, que en el siglo XXI suele ser la zona más espléndida de las personas en todos los aspectos, eso que solemos denominar plenitud. Pero puede que la silla sólo sea un anuncio de algo más importante: un sillón. No es lo mismo una silla que un sillón, como no es lo mismo un cubo de agua que una piscina, o un pueblo que una ciudad. En muchas ocasiones de la vida lo cuantitativo trasmuta lo cualitativo. Si lo que aparentemente separa no es sólo la silla, sino un hipotético sillón, sería necesario saber si estamos hablando de un sillón autonómico o de otro de mayor envergadura. Porque si nos referimos a sillas podríamos recordar el juego de las sillas: un grupo de personas dan vueltas alrededor de unas sillas, mientras suena la música. En el momento en que cesa el sonido, de la manera más rápida, se sientan en la silla más cercana. Pero hay una persona más que sillas. Y esa persona, que no consigue sentarse, queda eliminada, y se pasa a la fase siguiente, donde vuelve a repetirse la peripecia. Pero no hace falta una singular perspicacia para darse cuenta de que eso es mucho más difícil hacerlo con sillones, porque no abundan tanto, son pesados, y difíciles de mover. Se trataría, entonces, de otra dimensión, en la que los legos en materia de sociología política no nos atrevemos a manejar suposiciones o hipótesis, porque las presunciones y las sospechas pueden ser muchas, pero sillones, la verdad es que no hay tantos. También es probable que la conjetura del sillón sea falsa y sólo estemos ante lo que se ve: una simple silla vacía que, eso sí, parece impedir cualquier comentario entre sus vecinas, aunque sea algo tan cotidiano y corriente como un intercambio de opinión sobre cremas antienvejecimiento... Dos de Mayo en Sol Imagen tomada en la Real Casa de Correos durante los actos del Dos de Mayo. De izquierda a derecha, Paloma Adrados, Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal, Concepción Dancausa, Manuela Carmena y Pedro Sánchez