Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 6 DE MAYO DE 2018 abc. es ENFOQUE 5 Artadi y Puigdemont posan para la prensa, ayer, durante la reunión de los miembros de Junts per Catalunya celebrada en Berlín AFP Nueva apuesta por Puigdemont El teatrillo del aire JUAN PABLO COLMENAREJO Como en los seriales radiofónicos de antaño, escritos para el aire, se escucha un rumor de fondo desde Berlín mientras se produce el diálogo entre los personajes. El teatrillo de Puigdemont, en libertad bajo fianza mientras se resuelve su extradición, monta escenas como la de ayer para seguir alimentando el populismo separatista. El prófugo de la justicia apura los plazos porque el vencimiento de su resolución judicial alemana y el de la investidura van en paralelo. Ahora crea un nuevo límite, antes del 14 de mayo y en otro acto ilegal que tendrá que parar el Gobierno vía Tribunal Constitucional. Todo en el aire. En estado gaseoso. Se abre el telón y salen Puigdemont y su saga, diputados que van y vienen por Europa como si fuera gratis el desplazamiento. Una tarde berlinesa está al alcance de cualquiera al que le paguen el viaje. El huido sabe que las encuestas le favorecen. Ganaría a Esquerra otra vez, incrementando la diferencia en el lado separatista, mientras que el constitucionalismo engordaría un poco más a Ciudadanos menguando al PSOE y dejando al PP fuera del juego parlamentario catalán. Pero la mayoría sería para él, otra vez. Hay una docena de diputados irredentos que inclinan la balanza y arrastran a los demás. Nadie se atreve. Mientras tanto, el laboratorio de Madrid hace alquimia con una posibilidad de la que se habla desde incluso antes del golpe de octubre. La suma de Esquerra, socialistas y Podemos para hacer un agujero en el frente independentista, siempre y cuando se rompa Juntos por Cataluña, metiendo a Iceta de vigilante de la linde. Vuelve la operación diálogo desde los nidos de otoño. Casi nadie quiere nuevas elecciones pero al teatrillo de Berlín le vendrían de perlas para seguir estirando la escena hasta el infinito. Esquerra Republicana tiene que decidir cuál es el siguiente paso y con quién lo da. Empiezan a notar el agobio de la jugada del último segundo. El huido, en cambio, disfruta porque se ha hecho un especialista en el límite. Se le nota en la sonrisa no forzada. Que el Parlamento autonómico haya aprobado otra ley ilegal no es más que volver a subir el siguiente peldaño de la misma escalera que hace unos meses. Esquerra con Torrent de tramoyista acompaña todavía, pero sudando frío. Puigdemont no se aparta y quiere mandar a distancia como desde el primer día. Si no fuera por la seriedad de los hechos que juzga el Supremo, la comedia podría ser un éxito en un teatrillo ambulante. Cada día que pasa, la convivencia, la calle en Cataluña, se deteriora porque la fractura supremacista no tiene enmienda. El lazo amarillo se ha hecho piel. ESPAÑA