Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 4 DE MAYO DE 2018 abc. es cultura CULTURA 49 Icono del periodismo moderno ANÁLISIS La reportera Alma Guillermoprieto JON LEE ANDERSON lma Guillermoprieto es una colega a la que siempre he admirado muchísimo. Ella reúne una serie de cualidades que la hacen un icono del periodismo moderno, incluso mas allá de su ámbito escogido, la realidad latinoamericana. Es una persona de mucha valentía y conciencia social, además de poseer una pluma literaria envidiable. Su constancia en el hemisferio y consagración con sus temas abarca ya cuatro décadas, y su abanico de historias memorables incluye la masacre de El Mozote, en El Salvador, el levantamiento zapatista en Chiapas, la guerra civil en Colombia, los feminicidios de Ciudad Juárez y el culto a la personalidad de Hugo Chávez en Venezuela. Hay mucho más, por supuesto. Una periodista de la talla de Alma Guillermoprieto lleva más que una libreta de apuntes a un escenario social o político; lleva una sabiduría y una sensibilidad lograda y un empeño demostrado de ser siempre original y honesta en su mi- A rada, de adentrarse en culturas ajenas a la suya y ponerlas sobre el tapete. Ya sea el mundo de las comparsas de samba en las favelas en Río de Janeiro o los santos populares que surgen entre las comunidades vinculadas al narcotráfico en México, Alma ha estado ahí, buscando una comprensión propia para poderlo explicar a un mundo más allá. Vale agregar que Alma es, por su condición de mujer, un referente casi único para dos generaciones de mujeres mas jóvenes, que han encontrado fuerza e inspiración en su ejemplo para ser periodistas e intérpretes de las realidades que unen y separan a los latinoamericanos de los norteamericanos, así como de hombres y mujeres o cualquier otra de las fronteras de identidad. La mirada de Alma Guillermoprieto es aguda, pero comprensiva, siempre justa. Aplaudo la decisión de darle el premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades. Son pocos los colegas cuyas trayectorias son tan merecedoras de reconocimiento como la de Alma Guillermoprieto. JON LEE ANDERSON ES PERIODISTA EFE carse al mundo, se recobrara su prestigio recuerda. Aquella aventura en la Fundación de Márquez, en la que comenzó a impartir talleres de periodismo, se ha revelado con el paso del tiempo como una de sus pasiones, además de una forma de tomarle el pulso al periodismo más joven. Lo veo muy valiente. A día de hoy, que una persona se decida a ser reportero o reportera, en las condiciones eco- nómicas que existen en este momento, me parece heroico. Me parece que refleja un gran idealismo afirma antes de lamentar la situación actual del sector. Creo que necesita enormemente de apoyos. Y necesita de un modelo económico para poder sobrevivir. Los periodistas, hoy en día, son jóvenes. Y son jóvenes en parte porque con los sueldos actuales es difícil llegar a la madurez en el oficio remata. construyendo sus distintas piezas periodísticas, que al mismo tiempo, decíamos, son literarias. Tanto su libro La Habana en un espejo como sus piezas sobre el conflicto colombiano o sus reportajes sobre los distintos episodios de la realidad mexicana son esenciales para entender la convulsa realidad que vivimos. Durante toda su época en The Guardian (años setenta) luego en The Washington Post (años ochenta) y ahora sobre todo en The New York Review of Books ha logrado alumbrar trabajos de una calidad excepcional. En esta época donde parece que la no ficción gana prestigio, el pre- mio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades reconoce a una cronista fuertemente ligada a la tradición literaria. Se habían dado algunos premios literarios a periodistas: el Cervantes a Elena Poniatowska en 2013 y el Nobel a Svetlana Aleksiévich en 2015. Sin embargo, este es un caso distinto. Se trata de un galardón de comunicación a una periodista profundamente literaria, que se mueve en un terreno de encuentro entre estos dos géneros. Este reconocimiento da una buena muestra de la fortaleza de la no ficción en América Latina. JORGE VOLPI ES ESCRITOR