Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 4 DE MAYO DE 2018 abc. es economia ECONOMÍA 35 El Banco de España teme que se reavive la crisis catalana y alerta de sus riesgos La situación en Cataluña aún puede pasar factura si se reavivan las tensiones al formar Govern, pese a que la situación se haya estabilizado. No se puede descartar que un eventual aumento de la incertidumbre pudiera tener efectos económicos adversos señaló ayer el Banco de España en su informe de estabilidad financiera. Ello podría tener repercusiones sobre las condiciones de financiación en los mercados de capitales y sobre el conjunto de la economía española indica. Más allá de Cataluña, el gran riesgo recae en un recrudecimiento del proteccionismo que dé lugar a una guerra comercial, tensiones geopolíticas o correcciones abruptas en los precios de los mercados mundiales. Eso podría endurecer las condiciones de financiación. IGNACIO MARCOGARDOQUI QUE LO ARREGLE EL SIGUIENTE E 4.083 millones, y este año los gobiernos autonómicos calculan que van a tener que pagar 4.385 millones de euros. Cataluña, líder en deudas Durante este año, la Generalitat catalana vuelve a ser el gobierno regional que más dinero tiene que pedir prestado. Y, dada su crítica situación financiera, quien se lo tendrá que fiar es el Estado, tal y como viene ocurriendo desde hace años. Según las estimaciones presupuestarias de la Administración catalana, la Generalitat necesita un mínimo de 5.397 millones de euros para poder capear todos los desembolsos a los que debe hacer frente este año. Entre ellos, casi 5.200 millones en vencimientos de deuda pública que asumió en el pasado. El Gobierno valenciano, por su parte, prevé pedir prestados un mínimo de 5.239 millones de euros. Calcula que aumentará su deuda pública neta en casi 600 millones durante este año. En la lista de gobiernos autonómicos con mayores necesidades financieras para el presente ejercicio, la Junta de Andalucía ocupa la tercera posición. Su presupuesto inicial indica que necesita recibir prestados 4.980 millones de euros para cuadrar sus cuentas de 2018. Y, entre la nueva deuda que asumirá y la que cancelará por amortizaciones (vencimientos) la Junta de Andalucía ya da por hecho que incrementará su endeudamiento neto en más de 900 millones de euros durante este ejercicio. l comisario europeo Pierre Moscovici empezó con lo bueno y certificó sus buenas previsiones para España en dos cuestiones claves como son la continuación del crecimiento del PIB y la creación de empleo. En la primera asignatura y aún con registros menores, somos los líderes destacados de la clase. En la segunda también vamos bien, pero aquí tenemos mucha materia atrasada, ya que nos disputamos con los griegos las mayores tasas de paro del euro. Vamos a crecer, pero partimos de una base raquítica para mostrarnos orgullosos. Después pasó a las críticas, que, como todos podíamos esperar, se centraron en el déficit. Aunque es notorio que las últimas decisiones del Gobierno en el gasto no han gustado nada en Bruselas, Moscovici ejercitó la cortesía diplomática y se limitó a instar a hacer progresos en el control de las cuentas públicas. Aquí no es que vayamos mal, es que somos el último de la fila, el único país que sigue sometido al procedimiento de vigilancia por no haber conseguido bajar el déficit del 3 Hace meses que el Gobierno ha dejado esta asignatura para septiembre, cuando pasen las elecciones. Por ahora todo son aumentos en la distribución de pan y alargamiento del horario del circo. Los funcionarios y los pensionistas ganarán más y a las rentas bajas les dejarán más dinero en los bolsillos. ¿Compensará todo esto la nueva tasa al mundo digital? Veremos, pero no será fácil y lo más probable es que sea imposible. Pero el PP no está para florituras, ni para nuevos disgustos y ha decidido que su política en los meses que restan de legislatura quede a cargo de las calles indignadas. Las reformas económicas necesarias para sostener y prolongar el crecimiento se posponen porque todas son impopulares y o eliminan situaciones de privilegio. El protagonismo lo tendrán las peticiones ciudadanas y si cruje el déficit, pues nos tapamos los oídos y arreglado. Así que tan solo nos queda confiar en que nada extraño descarrile el crecimiento o agote el empleo, que las cuentas públicas ya las arreglará el siguiente, o el siguiente del siguiente. El comisario europeo de asuntos económicos, Pierre Moscovici REUTERS Bruselas cree que España aún puede dar buenas sorpresas No trata en su informe la subida del 1,6 de las pensiones para 2018 y 2019, pero pide esfuerzos para que el gasto no se desboque ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL EN BRUSELAS La Comisión Europea contempla con simpatía el impuesto que va a establecer el Gobierno de Mariano Rajoy para tasar las actividades de las tecnológicas, pero advierte de que es necesario que controle el déficit estructural, que es lo que se ha modificado con el aumento de las pensiones acordado a última hora por presiones del Partido Nacionalista Vasco y que aún no se incluye en sus cálculos. El comisario de Economía, Pierre Moscovici, ya ha hablado de esto con el nuevo ministro, Román Escolano, en la reunión informal de Sofía en lo que ha definido como un intercambio positivo de información lo que quiere decir que el ministro le ha convencido de que la economía española seguirá creciendo. Y que aún puede dar sorpresas positivas El responsable europeo explicó que Escolano me aseguró que seguirá políticas fiscales creíbles. Recuerdo que la previsión es que el déficit este año será del 2,6 y que bajará al 1,9 en 2019, sobre todo debido a las sustanciales tasas de crecimiento. Pero por supuesto, deben hacerse esfuerzos para que el gasto no se desboque. Vincular de forma permanente las pensiones al IPC se considera una decisión delicada porque significa que el control del déficit público pierde uno de sus principales interruptores. Pero por ahora los datos son buenos y el comisario francés no está preocupado en absoluto por la desviación de dos décimas que se producirá este año respecto a los objetivos fijados, dado que pese a todo cerrará por debajo del 3 del PIB, en el 2,6 según sus previsiones, y la economía española pasará a la rama preventiva del pacto de estabilidad. ¿Cómo podría estar preocupado Moscovici teniendo en cuenta que la economía española seguirá creciendo a un buen ritmo, un 2,9 es decir, tres décimas más que la última previsión de sus servicios? El crecimiento se desacelerará ligeramente, pero seguirá fuerte en el 2,9 en 2019. Aunque nunca se sabe con España, nos ha dado sorpresas en el pasado, generalmente positivas La última de estas sorpresas ha sido el anuncio de la implantación del impuesto a los beneficios de las multinacionales tecnológicas, que es un viejo sueño de la Comisión Europea que no logra implantar porque necesitaría una imposible unanimidad de los países miembros. Moscovici dijo, como es natural, que habría preferido que se hubiera logrado esa perspectiva europea, pero puesto que no la tiene, cree que la decisión del Gobierno muestra la determinación de España para liderar. España es un firme defensor de nuestra propuesta. Y por tanto creo que facilita el camino para el impuesto digital europeo Y, aunque no lo ha dicho, se supone que de cómo le vaya a España aplicando este nuevo impuesto en la selva de elusiones fiscales que se está convirtiendo el mundo, seguramente también aprenderán la Comisión y los demás países.