Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 4 DE MAYO DE 2018 abc. es internacional INTERNACIONAL 29 Impeachment una posibilidad real pero lejana La posibilidad de un impeachment a Trump no es descartable, pero está lejana. La mayoría republicana en el Congreso ha cerrado filas con el presidente en el único asunto que podría abrir esa puerta. El primer informe sobre la llamada trama rusa y los vínculos de su campaña con Putin, en la Cámara de RepreB. CLINTON sentantes, ha exculpado a Trump. Sólo la aparición de evidencias de obstrucción a la Justicia, que investiga el fiscal especial, podría provocar un giro. Otra cosa es que en las elecciones de medio mandato, en noviembre, los demócratas recuperen la mayoría. La comparación con el caso de Bill Clinton es débil. Al expresidente demócrata se le abrió un impeachment por perjurio y obstrucción a la Justicia, a raíz de las denuncias de acoso sexual de la funcionaria de Arkansas Paula Jones. Aunque Trump ha mentido en el caso de Stormy Daniels, no lo ha hecho bajo juramento. EE. UU. busca evitar una guerra comercial total con China Una delegación liderada por el secretario del Tesoro está en Pekín para alcanzar acuerdos JAVIER ANSORENA CORRESPONSAL EN NUEVA YORK to muy genérico del acuerdo El abogado de la actriz porno, Michael Avenatti, aseguró estar atónito y enmudecido después de escuchar el cambio de versión de Trump. A su juicio, se trata de otro ejemplo de que Trump y Cohen han mentido a la sociedad americana Crecido por ello, Avenatti se mostró convencido que ahora es mucho más fuerte nuestra causa y nuestro intento de derrocar al presidente capa al control de otros poderes. Se hizo famoso por su trabajo contra el impeachment a Bill Clinton y formó parte del equipo jurídico de George W. Bush que respondió a una catarata de investigaciones desde el legislativo. La sensación en la Casa Blanca es que se avecinan tiempos duros y más si en noviembre los republicanos pierden la Cámara de Representantes. Es el momento de cavar trincheras, negarlo todo y dificultar que la investigación llegue a conclusiones claras. Una carrera contra el tiempo en la que el imperio de la ley y las garantías judiciales, que con tanta frecuencia desprecia Trump, se convierten en su último refugio. La tensión entre EE. UU. y China ha escalado en los últimos meses, después de que el presidente Trump anunciara nuevos aranceles al acero y al aluminio que provocaron un intercambio de ataques comerciales, cada vez de mayor intensidad. Esta misma semana, The Wall Street Journal aseguraba que la Administración Trump se planteaba impedir a compañías chinas la venta de equipamiento de telecomunicaciones en su país. También se ha constatado que China ha dejado de comprar soja a los productores estadounidenses. El ambiente previo a las negociaciones no invitan al optimismo sobre acuerdos de fondo. La intención de EE. UU. es tratar de exigir las máximas concesiones de Pekín con la amenaza de más sanciones y más agresivas, y bajo la idea de que quien más tiene que perder es China. Pero Pekín ha dado muestras de que no caerá en la intimidación. Un alto cargo aseguró a Reuters de que en el caso de una guerra comercial, nosotros tenemos mucha más capacidad de soportar sus consecuencias que EE. UU. Los dos principales temas en las negociaciones son el déficit comercial entre ambos países y la transferencia tecnológica. Trump ha hecho del déficit con China, que está en los 375.000 millones de dólares, una de sus obsesiones. Ha exigido que se reduzca en 100.000 millones, algo que Pekín ha rechazado. Más complicado es el asunto del avance tecnológico de China. Trump ha denunciado que está basado en el uso fraudulento de propiedad intelectual estadounidense. Pero para el gigante asiático, dar pasos atrás en este sentido es impensable: para Xi Jinping el impulso del programa Hecho en China 2025 que pretende convertir al país en una potencia en diez sectores tecnológicos, es una prioridad absoluta. Otro inconveniente para EE. UU. serán las propias disensiones en el equipo económico de Trump. Se mezclan El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, a su llegada a Pekín REUTERS Inminente liberación en Pyongyang El exalcalde de Nueva York y asesor de Trump, Rudolph Giuliani, anunció la inminente liberación de tres estadounidenses de origen coreano, detenidos durante los últimos dos años, acusados de diversos delitos contra el Estado y el Gobierno de Corea del Norte. TONY KIM Conocido con el nombre de Kim Sang- duk, fue detenido hace aproximadamente un año en el aeropuerto de Pyongyang. Tras dar clases en la Universidad de Ciencia y Tecnología durante algunos años, fue acusado por las autoridades norcoreanas de participar en actividades para derrocar al Gobierno de Corea del Norte, sin detallar estos presuntos delitos. KIM HAK SONG Detenido en mayo de 2017, trabajaba en una granja de carácter experimental dedicada a la investigación y el desarrollo agrario, perteneciente a la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pyongyang. Se trata de la única institución académica universitaria privada, fue fundada en 2010 con donaciones de grupos cristianos. Se le acusó de actividades contra el Estado. KIM DONG CHUL Ciudadano estadounidense aunque nacido en Corea del Sur, fue condenado por espionaje a diez años de prisión con trabajos forzosos en 2016. Después de vivir unos años en Virginia, se trasladó a Rason, una ciudad que es zona económica especial, en la frontera entre Corea del Norte y Rusia. Antes de ser detenido, gestionaba allí una empresa hotelera. perfiles republicanos clásicos favorables al comercio libre como el propio secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, o el director del Consejo Económico Nacional, Larry Kudlow, con proteccionistas vehementes como el representante comercial de EE. UU. Robert Lighthizer, o el director del Consejo Nacional de Comercio, Peter Navarro. Todo apunta a que lo mejor que pueden dar las negociaciones es un compromiso para seguir el diálogo y promesas para contener las hostilidades. Ni siquiera Trump estaba convencido del resultado de las negociaciones: en Twitter aseguró que, en cualquier caso, siempre tendremos una buena (gran) relación con Xi.