Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 3 DE MAYO DE 2018 abc. es cultura CULTURA 51 Su vida, llevada al cine: un antibiopic protagonizado por Ethan Hawke Cuando, a principios de 1997, aparecieron las memorias de Chet Baker, As Though I Had Wings Hollywood empezó a frotarse las manos ante la posibilidad de rodar un biopic del enésimo juguete roto de la industria estadounidense. Explotadas convenientemente mediante la etiqueta de póstumas aquellas páginas fueron devoradas por toda la meca del cine, actores incluidos. De hecho, en su momento se rumoreó que Brad Pitt, Leonardo DiCaprio y Johnny Depp estaban en la primera línea de salida para protagonizar la hipotética película, bien dispuestos a batallar por el que muchos considerarían el papel de su vida. Dos años después, se estrenó El talento de Mr. Ripley basada en la novela de Patricia Highsmith, y, sin pretenderlo, Matt Damon se convirtió en un candidato más que serio para meterse en la piel de Baker, después de su increíble interpretación de My Funny Valentine en el filme de Anthony Minghella. Finalmente fue Ethan Hawke quien se llevó el gato al agua: hace apenas un año, se estrenó en España Born to be blue el antibiopic de Robert Budreau, centrado en la década de los 60. El músico y cantante, con su inseparable trompeta tantos que sí lo hicieron, se obsesionó con él. Pasó tres meses viajando en tren por Europa, siguiendo su pista: visitó los sitios en los que vivió, los lugares en lo que tocó incluida la cárcel de Lucca, en Italia, donde pasó más de un año a principios de los 60 cumpliendo condena por drogas Hizo trescientas entrevistas; habló con su madre, con su segunda y su tercera esposas, con sus amantes, con sus amigos del Ejército y con los músicos más importantes de su vida. Casi todos querían hablar de Chet. La mayoría seguían fascinados con él. Los músicos estaban deslumbrados por su talento. A algunas personas les horrorizaba cómo se comportaba, cómo descuidaba a sus hijos o se aprovechaba de sus amigos, que se podrían haber apartado, pero eligieron quedarse. Son personas que percibieron su dolor, Chet las conmovió profundamente Teniendo en cuenta las enormes complicaciones de su vida, marcada por un padre alcohólico y una madre obsesionada con él, desde su infancia en Oklahoma hasta su llegada a California, donde se convirtió en la nueva estrella del cool jazz, Gavin asegura que él, en sí mismo, no era muy complicado Quería tocar y colocarse. Llevaba un dolor profundo en su interior que intentaba aliviar. Las drogas le permitían cerrar la puerta al mundo y vivir dentro de su música De hecho, al final de su vida, consumía seis gramos de heroína al día, además de la cocaína, el alcohol, el hachís, los barbitúricos y la codeína que usaba como complemento habitual. En 1986, durante una gira por Ethan Hawke, en el biopic de Baker Japón, país famoso por sus estrictas leyes antidroga, tuvo que aguantar a base de metadona y coñac. Aquellos conciertos fueron los mejores de sus últimos años y de regreso a casa, en el aeropuerto, un músico de la banda que le acompañaba intentó convencerle de las virtudes de tocar limpio. Sí, estoy deseando llegar a París y colocarme respondió. Belleza y sordidez Y, sin embargo, el mismo hombre que vivía la sórdida vida de un drogadicto estaba consagrado a crear belleza. No era un virtuoso de la trompeta, ni quería serlo. Su arte era instintivo. Sus solos son piezas perfectas de arquitectura. La sonoridad es dulce y bien lograda. Tenía buen gusto para las canciones y jamás tocó una nota que no fuese necesaria Tocaba en todos sitios, a todas horas. Incluso en prisión. En 1966, después de perder varios dientes en un atraco relacionado con las drogas, se pasó varios años aprendiendo a tocar con dentadura postiza. Nunca paró, hasta el final. Vivió para tocar y para colocarse. Una cosa dependía de la otra Por eso, cuando la cantante Ruth Young, que fue su pareja entre 1973 y 1982 llegó a pasar droga en la frontera por él y una vez le ayudó a sacar un cadáver de su piso y a deshacerse de él escucha que destruyó su talento y echó a perder su carrera, responde: ¿Cómo se atreven a decir que podría haber hecho más? ¿Alguno de ellos ha grabado cien discos? De toda su discografía, Gavin considera que The Last Great Concert grabado en Hannover (Alemania) dos semanas antes de morir, es la interpretación de su vida Quizás intuyese que era su despedida. Toca con una orquesta y con un grupo pequeño, y la emoción es enormemente profunda. Me parte el corazón En cuanto a canciones, My Funny Valentine escrita por Richard Rodgers y Lorenz Hart en 1937, fue su obra maestra Él la hizo famosa cuando grabó su legendaria primera versión vocal en 1954. Hoy, siguen imitándole Lo mejor del mejor En opinión de Gavin, The Last Great Concert (sobre estas líneas, cubierta del disco) que Chet Baker grabó dos semanas antes de morir, es la interpretación de su vida la canción My Funny Valentine (arriba) fue su obra maestra Las drogas Quería tocar y colocarse. Llevaba un dolor profundo en su interior que intentaba aliviar Estilo musical No era un virtuoso de la trompeta, ni quería serlo. Su arte era instintivo. Sus solos son piezas perfectas ABC