Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL JUEVES, 3 DE MAYO DE 2018 abc. es internacional ABC Trump ficha al abogado que salvó a Bill Clinton del impeachment El inminente interrogatorio del fiscal especial obliga al presidente a reforzar su equipo MANUEL ERICE CORRESPONSAL EN WASHINGTON El equipo de abogados de Donald Trump no se detiene en su frenética actividad. Tras la reciente incorporación de Rudolph Giuliani como portavoz ante el fiscal especial, Robert Mueller, que implicó la marcha del letrado John Dowd, ayer se consumó el relevo en el puesto de abogado principal del presidente de Ty Cobb. El hasta ahora titular dejará paso a Emmet T. Flood. Es el cambio más relevante producido en el equipo de letrados de Trump dentro de la investigación de la llamada trama rusa, ya que Flood fue uno de los abogados que defendió a Bill Clinton del impeachment Un proceso que fracasó finalmente al no contar con suficientes votos en el Senado. El cambio obedece al inminente interrogatorio de Trump a cargo de Mueller, lo que obliga al presidente a reforzarse ante las posibles repercusiones que pueda tener su declaración en las pesquisas emprendidas por el exdirector del FBI. Mientras un proceso de impeachment juicio político a cargo del Congreso, se ve lejano en la actualidad, al menos mientras no cambie la actual mayoría republicana y los demócratas tomen el control, las decisiones que pueda adoptar Mueller en el futuro más cercano son una incógnita. Respondiendo a esta línea de interpretación, el abogado principal saliente, Ty Cobb, en declaraciones que confirmaban su marcha de la Casa Blanca, aseguraba que muchos pensarán que vamos a la guerra Cobb intentó enviar un mensaje de tranquilidad, pero el hecho es que su salida y la llegada de Flood obedecen precisamente a que la investigación afronta un nuevo momento de decisiones críticas. Peso pesado en Washington Emmet T. Flood, que mantuvo una entrevista hace algunas semanas con Trump, es un peso pesado en el mundo político en Washington. Formó parte del equipo de abogados que defendió a Clinton en su proceso político, y participó estrechamente junto con el titular del equipo, Vernon Jordan Jr. en los preparativos de la declaración del presidente. El prestigio de Flood creció posteriormente durante la etapa de George W. Bush, cuando ejerció de fiscal especial encargado de supervisar el despido de siete fiscales federales. También fue el abogado privado del vicepresidente Dick Cheney. La llegada de Flood tiene lugar en medio de la tensión entre los equipos de Mueller y Trump. Transcurridos dos meses desde que ambos empezaran a negociar el interrogatorio, Mueller ha dado muestras de perder la paciencia. En una reunión con el entonces abogado de Trump para este EFE El nuevo As del presidente Trump refuerza su defensa con Emmet T. Flood, abogado que ya colaboró con Bill Clinton y George W. Bush ABC asunto, John Dowd, el fiscal especial le informó de que podía recurrir a una citación judicial ante el gran jurado si el presidente se negaba a responder a sus preguntas. El aviso de Mueller tuvo lugar después de que el letrado de Trump dejara caer la idea de que el presidente no está obligado a hablar con los investigadores federales: Esto no es un juego, estamos hablando del presidente de los Estados Unidos EL INFORME CERTIFICABA LA FORTALEZA FÍSICA DEL MAGNATE El exdoctor de Trump reconoce que este le dictó su ficha médica M. ERICE WASHINGTON Las afirmaciones parecían escritas por el médico de Superman: Su fortaleza física y su resistencia son extraordinarias. Puedo asegurar, inequívocamente, que el señor Trump, si es elegido, será el candidato a presidente más sano de la historia La carta que suscribió entonces Harold Borstein, doctor de cabecera del magnate durante más de treinta años, no iba acompañada de análisis clínico alguno. Lo que se desconocía entonces es que ese rocambolesco quiebro a la verdad científica no iba a ser sino una de las muchas tretas que mostrarían a un controvertido personaje que terminaría desembarcando en la Casa Blanca. Era el otoño de 2015. Dos años y medio después, el doctor Borstein se ha lanzado a los medios a confesar su culpa. El polémico galeno, que en la sesentena presume de haber mantenido firme el cabello de Trump con el mismo crecepelo (Propecia) que ha salvado el suyo, cuenta cómo el entonces aspirante a triunfar en política le dictó el texto que tenía que firmar al pie de la letra. En un relato que ya no sorprende, dada la demostrada poca afición de Trump a conciliar el sueño, asegura: Apareció en mi casa a las cua- irrumpieron en su consulta, un guartro de la mañana y me dijo lo que tenía daespaldas del presidente, Keith Schique hacer El ascendente de Trump ller, junto con un abogado de la Trump sobre el doctor era notable, teniendo Organization, Alan Garten, y una teren cuenta que también su padre, Jacob cera persona que no reconoció. Los tres Borstein, había ejercido como su mé- exigieron y se llevaron en mano todo el dico de cabecera. historial médico de Trump. Me La extravagante historia se sentí violado, atemorizado y reactivó en febrero de 2017, triste confiesa el doctor. cuando tres personas irrumBorstein se lo habría capieron en la consulta de llado todo si no hubiera caíBorstein y se llevaron el hisdo en desgracia el médico de torial médico de Trump. El la Casa Blanca, Ronny magnate había tomado poJackson, acusado de excesos H. BORSTEIN sesión del Despacho Oval el con el alcohol y las recetas mes anterior, y no era cuesde ansiolíticos. Fue una cetión de mantener toda esa información lebración para mí reconoce, sabedor en manos ajenas. Y menos después de de que fue él quien ordenó el rescate que Borstein contara orgulloso a la ca- del historial de Trump, como ha recodena de televisión NBC su milagrosa nocido la Casa Blanca. Aunque en su labor con la cabellera de Trump. Según versión oficial niega que fuera una reexplica ahora el doctor, días después dada como denuncia Borstein.