Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 24 DE ABRIL DE 2018 abc. es conocer SOCIEDAD 39 10.000 médicos y 15.000 farmacias prescriben y venden homeopatía en España, según las cifras de Boiron, uno de los laboratorios líderes en estos productos Composición Los productos deberán indicar la composición detallada de sus componentes activos En el envase EE. UU. obliga a los fabricantes a poner esta leyenda: No hay evidencias de que funcionen Los edulcorantes engordan y aumentan el riesgo de diabetes Algunas alternativas al azúcar provocan daños en las paredes de los vasos sanguíneos R. IBARRA MADRID millones de españoles son consumidores de estos productos, según el Libro Blanco de la Homeopatía en España. funcionan. En esta encuesta, quienes defienden los tratamientos avalados por el método científico también se muestran a favor de la homeopatía. Muchos están confundidos porque los productos se venden en farmacias, con prospecto y hasta tienen la recomendación del médico. En países como Francia y el Reino Unido la confusión es mayor porque la homeopatía tiene financiación pública, algo que no ocurre en nuestro país. En Estados Unidos se ha decidido poner coto con una medida fácil, que no ha tenido eco en la orden ministerial española. La FDA, la agencia norteamericana del medicamento, no la prohíbe, pero obliga a sus fabricantes a incorporar una leyenda que deja claras las reglas del juego: No hay evidencias científicas de que funcionen Con esta medida, las autoridades sanitarias estadounidenses dejan libertad a los convencidos de la homeopatía, pero convierten su consumo en un acto de fe. 14 millones de euros Es el dinero que facturó la homeopatía en 2011, según datos del sector 60 la orden ministerial que ahora darán luz verde los consejeros de Salud. Pero finalmente no cuajó. La regulación de Sanidad llega en los momentos más bajos de esta pseudoterapia, aunque más de la mitad de los españoles dice que confía mucho o bastante en la homeopatía, según la encuesta de Fecyt, con la que el Gobierno periódicamente pulsa el nivel de conocimiento científico de los ciudadanos. En el último barómetro del CIS de febrero también se preguntó por primera vez por pseudoterapias como la homeopatía y el reiki. Las respuestas reflejaron las dudas y el desconocimiento de la población para saber discernir entre los tratamientos médicos y las falsas terapias. Los entrevistados dicen conocer las llamadas terapias alternativas, aunque en realidad no saben lo que son ni cómo Contra la tos, el cáncer... Los productos homeopáticos se basan en el principio de curar sin dañar según Samuel Hahnemann, su creador hace 200 años. Son preparados de una sustancia que se diluye en repetidas ocasiones en alcohol o agua destilada. Esa dilución aumenta su seguridad sin perjudicar su eficacia porque el agua supuestamente almacenaría las propiedades curativas pese a estar sometido a cientos de diluciones, dicen sus defensores. Con este principio, se trata desde la tos hasta el cáncer. A algunas instituciones científicas no les preocupa solamente que sean tratamientos inútiles, sino que se conviertan en un riesgo para la salud de los ciudadanos porque los pacientes pueden alejarse por su culpa de tratamientos farmacológicos apoyados en la evidencia científica, como advertía un informe de la Real Academia Nacional de Farmacia. En el Libro Blanco de Boiron, uno de los grandes laboratorios homeopáticos sin embargo se presentan 142 ensayos clínicos, 23 revisiones sistemáticas y cinco metaanálisis sobre la terapia homeopática con conclusiones favorables. Aunque estas cifras se quedan escasas si se tienen en cuenta que estos productos llevan en el mercado 200 años. Los productos light y zero como las bebidas dietéticas también aumentan el riesgo de obesidad y diabetes. Así lo muestra un estudio del Colegio Médico de Wisconsin y de la Universidad Marquette en Milwaukee (EE. UU. en el que se identifican los mecanismos por los que los edulcorantes artificiales elevan el riesgo de estas Consumo moderado enfermedades metabólicas. Según Hoffmann, la investigación reSegún Brian Hoffmann, director de vela que si el consumo es moderado, la investigación, a pesar de la adición el organismo cuenta con una maquide estos edulcorantes artificiales no ca- naria para manejar el azúcar. Pero, en lóricos a nuestra dieta diacaso de que el sistema se ria, todavía hay un ausobrecargue durante un Los efectos mento drástico de la inlargo periodo, esta maLos sustitutivos cidencia de obesidad y quinaria se viene abajo. diabetes. Nuestro traba- cambian la forma También hemos visto que en la que jo muestra que tanto el la sustitución de estos el organismo azúcar como los edulcoazúcares por edulcoranrantes artificiales provo- procesa las grasas tes artificiales no calórican efectos negativos asoy obtiene energía cos conlleva cambios neciados a la obesidad y la gativos en el metabolisdiabetes, si bien a través mo energético y de las de mecanismos muy diferentes grasas Las primeras investigaciones sobre Tras observar unos efectos similalos edulcorantes alertaban de algunos res en cultivos celulares humanos, los efectos nocivos, pero las evidencias más investigadores concluyen que la susrecientes sugerían que no suponen ries- titución del azúcar puede provocar go para la salud. Para arrojar luz al de- cambios asociados a la obesidad y la bate, los autores han analizado ahora diabetes, lo que sugiere que cambiar todos los cambios bioquímicos que se los refrescos normales por los dietéproducen en el organismo y ticos podría ser un caso de saltar también se han fijado en de la sartén para caer en las brael efecto de los azúcasas Entonces, ¿qué es peor, res y sus sustitutos azúcar o edulcorantes? Sesobre las paredes de gún los investigadores, los los vasos sanguíresultados aún no dan neos. una respuesta clara. Los autores utilizaron un modelo animal ratas al que atiborraron con una dieta altamente rica en azúcares glucosa y fructosa o con dos de los edulcorantes artificiales más comunes aspartamo y acesulfamo- k durante tres semanas. Después tomaron muestras sanguíneas. Los resultados sugieren que los edulcorantes artificiales cambian la forma en la que el organismo procesa las grasas y consigue su energía. El acesulfamo- k, edulcorante muy común en los refrescos dietéticos se acumula en la sangre y, superado cierto umbral, provoca un daño en las células que forman las paredes de los vasos sanguíneos. La investigación comparó el aspartamo con los efectos del azúcar