Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE MARTES, 24 DE ABRIL DE 2018 abc. es ABC El abogado y los familiares de las cuatro personas que, por sentencia judicial, han de ser exhumadas del osario del Valle de los Caídos REUTERS Exhumación en el Valle de los Caídos Una aguja en un pajar Los peritos del Instituto Torroja de Ciencias de la Construcción, perteneciente al Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) comenzaron ayer los trabajos preliminares de exhumación en el Valle de los Caídos de los restos mortales de los hermanos Lapeña, fusilados por el bando nacional, y de dos agricultores que cayeron por las balas del bando republicano. Los cuatro están en el osario de la cripta de la basílica, junto a otras 33.000 personas (12.000 de ellas sin identificar) cuyos restos fueron alojados allí en su día. Los trabajos que ayer comenzaron se centran en elaborar un informe técnico sobre la situación y forma de acceder a los restos. Más tarde habría que identificarlos, tarea compleja, y contar con el permiso de todos y cada uno de los descen- dientes de los muertos que, por miles, reposan allí, y cuyos restos están presuntamente mezclados, para poder exhumarlos. Además de buscar una aguja en un pajar, la forma de extraerla resulta una misión casi imposible. Patrimonio no permitió ayer el paso de las familias (los lunes cierra el monumento) que se personaron en la entrada de las instalaciones para ser testigos de los trabajos y que mostraron su contrariedad por la decisión de los gestores administrativos del lugar. No es un buen momento; están haciendo sus labores afirmó un portavoz de Patrimonio, decisión que criticó el abogado de las familias, porque se trata de un día histórico que comparó con la exhumación de los presuntos restos de Miguel de Cervantes, que se realizó en 2015. La diferencia es que en aquel enterramiento había dieciséis cuerpos, más el del genio de Alcalá, y en el Valle, más de 33.000. ESPAÑA