Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 DEPORTES TODO IRÁ BIEN JUEVES, 12 DE ABRIL DE 2018 abc. es deportes ABC SALVADOR SOSTRES La UEFA expedienta a Guardiola por conducta inapropiada La UEFA anunció ayer la apertura de un expediente disciplinario a Pep Guardiola por conducta inapropiada durante el encuentro de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones. El entrenador del Manchester City fue expulsado por el español Mateu Lahoz en el descanso del partido ante el Liverpool por sus airadas protestas en el camino al túnel de vestuarios para recriminarle su decisión anular un gol a Sané en los instantes finales de la primera mitad. Al término del duelo, el técnico cargó contra el valenciano al afirmar que es un árbitro al que le gusta ser especial Simplemente le dije que había sido gol; fui educado y correcto y no le insulté, pero Mateu Lahoz es un tipo especial. Le gusta ser diferente afirmó Guardiola, que tuvo que ver la segunda parte en la grada. EL INDEPENDENTISMO PIERDE LA CHAMPIONS En sus delirios exculpatorios podrán presumir de fútbol de toque o de juez regional alemán, pero han sido devueltos a su tiniebla aldeana. Si España nos roba, ellos ¿qué nos hacen? E l independentismo se ha quedado sin su altavoz en la Champions y sus lacitos amarillos volverán a ser una ofensa estrictamente regional. El club que más ha silbado el himno de la competición de las competiciones, y el entrenador que de un modo más insistente ha desafiado sus normas de conducta, han sido expulsados de Europa. Hace años que Pep Guardiola por su lado y el Barça por el suyo son una promesa que se desvanece en los momentos decisivos, que es cuando aparece el Madrid y gana. Tal y como el independentismo se pasó años de presumidas manifestaciones para acabar fracasando en el momento de demostrar que era mejor que lo que denunciaba, el Barcelona y Guardiola llevan años presumiendo de la calidad de su fútbol, pero sin que tanta belleza al sol acabe de dar sus frutos. El antieuropeísmo de fondo del independentismo, en su tam- tam tribal, traducido en constantes desprecios a la Champions tanto del Fútbol Club Barcelona como de su extécnico, han acabado con el vacío europeo a la intentona separatista y con los lacitos amarillos expulsados de pura impotencia ¿o también fue culpa de España? de la Liga de Campeones. Hay un paralelismo evidente entre fútbol y política, yo siempre lo he dicho, y el martes tuvo su reflejo en Roma y en Manchester. Guardiola tendría que reflexionar sobre si su ego no tendría que cederle algún espacio a su fútbol, porque tras tantos años de hablar mucho más de sí mismo que de cualquier asunto, ha tenido tiempo para constatar que las Champions no caben en ningún ombligo, ni siquiera el suyo, que es infinito. Los socios del Barça tendrían que darse cuenta de una vez de que lo que últimamente les sucede, siempre por estas fechas, no es una cuestión de resultados, sino de actitud. La actitud que baja del palco al terreno de juego, como quien tira de la cadena. Cuando votas miseria, la miseria se expande. La mediocridad es de entrada mucho más barata que el talento, pero a la larga se acaba pagando mucho más cara. Rosell, Bartomeu, etcétera. Vuelven las grietas del nuñismo más perdedor y más rancio. El independentismo se quedó el martes sin Champions tal como en octubre se quedó sin Unión Europea. En sus delirios exculpatorios podrán presumir de fútbol de toque rápido o de juez regional alemán, pero han sido derrotados, expulsados de La Civilización, mandados de vuelta a su tiniebla aldeana. Si España nos roba, ellos ¿qué nos hacen?