Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 12 DE ABRIL DE 2018 abc. es economia ECONOMÍA 33 Estrategia española Cuatro proyectos de tren a la vista Tras las licitación de los metros de Riad y La Meca, en los que participan FCC e Isolux Corsán respectivamente, los grupos españoles de infraestructuras aspiran a cuatro nuevos proyectos ferroviarios: el proyecto Landbridge, que conecta Yeda y Riad; la red ferroviaria entre Yeda y Jizán y la línea entre Abha y Jizán, y el megaproyecto del tren del Golfo. Presencia en foros comerciales Fomento ha diseñado en su Plan de Internacionalización del Transporte y las Infraestructuras la presencia y celebración de empresas españolas en varios foros. En concreto, este mismo mes Renfe, Adif e Ineco participarán en la feria anual del sector en Arabia Saudi. Además, el Gobierno prevé organizar dos foros de este tipo: uno en Riad y otro en Madrid. Arabia, uno de los Privatización países prioritarios de 27 aeropuertos Los planes de inversión de Arabia Saudí figuran entre los mercados prioritarios definidos por el Gobierno en su plan de internacionalización de las infraestructuras junto a Canadá, Estados Unidos, México, Colombia, Perú, el Reino Unido, Noruega, Suecia, Emiratos Árabes y Australia. Los planes de la autoridad de aviación civil de Arabia Saudí tiene contemplan privatizar un total de 27 aeropuertos ahora de propiedad pública. El país ya ha contratado al banco de inversión Goldman Sachs para dirigir la desinversión de una participación minoritaria en el de Riad. ERNESTO AGUDO tramiento, que implicaría el desarrollo de una escuela de formación en Arabia. El AVE a La Meca es otra de las grandes operaciones desempeñadas por empresas españolas en suelo saudí. Sin embargo, fuentes del consorcio encargado del proyecto han descartado que se vaya a producir un encuentro específico con el mandatario saudí durante su estancia en España. Proyectos como la gran ciudad tecnológica NEOM, una smart city que previsiblemente apostará por los edificios inteligentes, las fuentes de energías renovables y los semilleros de empresas biotecnológicas, pueden ofre- cer también oportunidades a nuestras empresas de infraestructuras de transporte y de energías renovables, ingeniería o tecnologías de la información señala el socio responsable de estrategia energética e internacionalización de KPMG en España, Antonio Hernández, quien explica que aunque los principales adjudicatarios serían las grandes empresas españolas, esos contratos generan un importante efecto arrastre en servicios asociados, como ingeniería, y proveedores de material. Entre las fortalezas de las empresas españolas al pujar por esos contratos, según señala Hernández, está la for- taleza de la marca España en este mercado, en el que las relaciones políticas son un elemento fundamental así como el hecho de que los sectores prioritarios para el Gobierno saudí son aquellos en los que las empresas españolas ocupan posiciones de liderazgo mundial, con amplia experiencia en mercados internacionales y que pueden ejercer un efecto arrastre sobre empresas de menor tamaño. Además, las empresas españolas cuentan con apoyo público de, por ejemplo, la aseguradora estatal Cesce, que en pasado enero renovó la cobertura sin restricciones a medio y largo plazo en ese país. La visita del príncipe heredero al país encaja dentro dentro de su particular gira europea. Mohamed bin Salman estuvo en Francia hace escasos días, en una visita donde también trató de difundir el cambio económico que supondrá Visión 2030 El objetivo del Gobierno saudí es reconducir la economía nacional en un momento en que la caída del precio del crudo ha mermado sus ingresos y provocado una recesión de la economía del reino y que su déficit público se dispare. Más información sobre la visita del príncipe en páginas de España Cambio de modelo Riad diversifica sus ingresos ante el menor tirón del crudo J. TAHIRI MADRID La austeridad no es una situación exclusivas de la Eurozona. También aqueja, aunque de una manera muy singular al mayor productor de petróleo del mundo. Arabia Saudí, pese a sus excelsas reservas de oro negro, cerró el año pasado con un déficit público del 8,9 de su PIB y jugueteando con una recesión que alcanzó el 0,5 lo que supuso la primera contracción desde hace ocho años. La excesiva dependencia del oro negro explica este comportamiento económico errante. La carrera desde 2014 a 2016 para aumentar la producción de crudo y así frenar el fracking tecnología de fractura hidráulica que desarrolla sobre todo EE. UU. para explotar nuevos yacimientos, hundió los ingresos y provocó que el Gobierno saudí amasara déficits durante tres años seguidos, algo inédito desde los noventa. Ante esta situación, Riad, desde finales de 2016, redujo la producción para elevar el precio del petróleo y así frenar un déficit galopante. Junto a ello, trató de reducir el gasto para así embridar las cuentas, pero con la economía zambulléndose en la recesión, hace un año dio un volantazo a su política. El Presupuesto de 2018 es el mayor de la historia del Reino junto a un cóctel de reformas para acelerar su cambio de modelo productivo que busca reducir la dependencia del crudo a largo plazo para priorizar sectores como las energías renovables, con la solar al frente, o el turismo. A corto plazo, eso sí, para pagar este gasto, ha entrado en vigor por primera vez en su historia una fiscalidad al consumo, el IVA, con un tipo del 5 eso sí. A ello se le han sumado impuestos sobre el tabaco o los refrescos. Pese a estos toques de austeridad, el país sigue conservando jugosas ventajas fiscales como no tener Impuesto sobre la Renta. Junto a ello, ha aumentado el precio de los combustibles hasta un 127 aunque el coste sigue siendo reducido. Como último pilar, Riad inició un alud de privatizaciones. Arabia busca el equilibrio de su economía... y del precio del crudo, ya que su nueva estrategia empuja a que Estados Unidos se convierta en el mayor productor del mundo al volver a hacer atractivo el fracking