Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 12 DE ABRIL DE 2018 abc. es opinion OPINIÓN 13 VIDAS EJEMPLARES A los cuatro vientos Proyecto de presupuestos LUIS VENTOSO El socialismo vuelve a las andadas económicas Presentado ayer, el proyecto de presupuestos del PSOE lleva por título Hagamos un país mejor y, como no podía ser de otra manera, tiene como principal argumento un aumento del gasto público, estimado en torno a unos 8.000 millones. A través de una subida fiscal poco efectiva y teñida de demagogia impuestos a los bancos y a los ricos el PSOE reabre la tómbola de los premios: propone un incremento de las pensiones ligado al IPC, establece una renta universal, gratis total, y apuesta por hacer caja con la derogación de la reforma laboral. En definitiva, la vuelta a las andadas del socialismo, en versión Sánchez, para celebrar el fin de la crisis y provocar la siguiente. CÓMO TOCAR EL TRIÁNGULO Difícil afrontar ese reto si no se domina el catalán T Pedro Sánchez EFE Plan laboral Una deuda pendiente con la investigación Castigado por los ajustes y lastrado por una temporalidad que ha dado al traste con infinidad de proyectos, el sector de la investigación pública ha sufrido, como pocos, los rigores de la crisis. La iniciativa del Ministerio de Economía para dar estabilidad a los investigadores y sus trabajos, a través de un plan al que aún le falta la letra pequeña, era una deuda pendiente con este gremio profesional y, más aún, con la sociedad española, necesitada de su esfuerzo, poco recompensado y vital para el desarrollo. Investigadores en un laboratorio ABC Ley de contratos públicos Navarra, sometida al nacionalismo vasco Con el apoyo de la filial de Podemos y los proetarras de Bildu, Uxue Barkos da un paso más en su proceso de euskaldunización de Navarra, un proyecto de ingeniería política que, de la escuela a la empresa, pretende modificar la esencia y la identidad de la Comunidad Foral para someterla al plan del nacionalismo vasco. Ya han aprobado una norma para que saber euskera sea un mérito para ser funcionario en una región en la que solo lo habla el 6,7 de la población. Hoy le toca el turno a la ley de contratos públicos, que también favorecerá esta lengua. Al oído AL VOLANTE Desde que Revilla llegaba en taxi a Moncloa para regalarle una lata de anchoas a Rodríguez Zapatero no se había visto cosa igual. El presidente del Parlamento europeo se trasladó ayer al Congreso de los Diputados, donde estaba invitado, en transporte público. En un párking por el que solo circulan coches oficiales y representativos, Antonio Tajani apareció a bordo de un cabify Un coche negro, aunque fuera alquilado. U mujer puede plantarte un día por un pastor protestante surcoreano, o tu marido puede darse a la fuga con una bailarina uzbeka. Un coche nuevo puede dejarte tirado en una recta infinita de La Bañeza en una tarde ventosa de granizo enfurecido. Tu empresa puede atropellarte con un ERE inesperado. Tus hijos pueden renegar de ti y dejarte plantado en Nochebuena, abandonado y solo junto a un abeto de plástico y un turrón inmasticable. Tus creencias pueden mutar y privarte del consuelo de la fe. Tu equipo de fútbol puede convertirse en una sobredosis de disgustos. Tu partido político puede destaparse como una panda de tunantes. Tus hermanos pueden armarte una tangana por una herencia y tu contable puede hacer como la de Leonard Cohen y desplumarte. Todo puede fallarte en la vida. Menos una cosa: la música. Si te gusta de verdad la música dispondrás siempre de una compañera leal, constante e infalible; no en vano algunos pedantes o no tan pedantes la califican como la matemática de Dios cuando alcanza su expresión más excelsa. ¿Por qué opera la música semejante milagro? Pues porque es universal y ecuménica. Trasciende naciones, razas, credos, idiomas, psicologías. Los nueve primeros minutos del Köln Concert de Keith Jarrett hipnotizarán de idéntica manera a un lapón de la tundra que a un neoyorquino sofisticado, o un vasco de caserío. Un alemán y un inglés, sean creyentes o ateos, se elevarán del mismo modo escuchando el Osanna in Excelsis de la Misa en Si menor de Bach. A un chavalín de hoy en día he hecho el experimento le pones una canción buena de los Beatles, unos tíos que ni le suenan, y resultará que le gusta. La música no sabe de idiomas ni fronteras. O eso creíamos hasta que el Gobierno de Baleares, cuya presidenta es miembro del Partido Socialista Obrero ¿ex? Español, ha concluido que para saber tocar un instrumento a nivel profesional es conveniente saber desempeñarse correctamente en catalán. La Orquesta Sinfónica de Baleares, que depende del Ejecutivo autonómico, ha establecido que a la hora de contratar músicos dará preferencia a aquellos intérpretes que dominen ese idioma. Tiene toda la lógica del mundo. Imagínense al percusionista que toca el triángulo en la formación balear. ¿Cómo podría apañarse para golpear atinadamente el metal con su baqueta sin saber adecuadamente el catalán? Imposible. El austríaco Franz Liszt fue el asombro del XIX europeo con su virtuosismo al piano. Recorrió el continente con sus apasionados recitales y el fenómeno se bautizó como lisztomanía Ay, aquellas gente, gañanes de siglos oscuros. Hoy, con los avances del Gobierno de progreso balear, Liszt sólo podría aplicarse sobre su piano en países de habla alemana, ¿pues qué sentido tendría que tocase en Moscú sin hablar perfectamente ruso, o en Estocolmo sin dominar el sueco? Algunas noticias que están sucediendo en España son tan estúpidas que casi te duelen los dedos de pena al teclear artículos sobre ellas. Nunca dejará de sorprender la mezquindad mental del nacionalismo.