Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE JUEVES, 12 DE ABRIL DE 2018 abc. es ABC El Príncipe Mohamed bin Salman, ayer en las pistas de la base de Torrejón de Ardoz (Madrid) ERNESTO AGUDO Mohamed bin Salman, en España Seducidos por la nueva Arabia La firma de un contrato con Navantia por valor de 2.000 millones de euros trajo ayer a España a Mohamed bin Salman, heredero saudí y hombre fuerte de un régimen que se ha propuesto cambiar de raíz y a toda prisa. El Príncipe que abre cines, permite conducir a las mujeres de su país, va al fútbol y viste vaqueros llega a España para desplegar su talonario y también su encanto reformista, arma estratégica con la que trata de seducir a Occidente y hacer de Arabia Saudí una potencia financiera que en poco más de diez años no dependa exclusivamente del petróleo. Procedente de París y rodeado de un amplio séquito, el Príncipe fue recibido por la ministra de Defensa en la base de Torrejón de Ardoz, desde donde se trasladó al palacio de El Pardo, residencia exclusiva de quienes realizan visitas de Estado a España y que, sin embargo, en un gesto infrecuente, será su hospedaje hasta hoy. También se le abrirán las puertas del Palacio Real para un almuerzo ofrecido por el Rey. Mohamed bin Salman seduce con sus reformas y sus sonados golpes de efecto, que pasan por ordenar una redada contra los miembros de su propia familia o por manifestarse, como hace unos días, a favor del derecho de Israel a establecerse en su propia tierra. Es el mejor vendedor de la Arabia del futuro, pero también un comprador cuya cartera de proyectos podría proporcionar contratos por valor de hasta 32.000 millones a las empresas españolas. ECONOMÍA