Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 SOCIEDAD SÁBADO, 7 DE ABRIL DE 2018 abc. es conocer ABC SANTIAGO MARTÍN Una niña, operada 62 veces por una negligencia tras tragarse una pila Los tres médicos que despacharon a la madre del bebé han sido condenados, pero siguen ejerciendo ÉRIKA MONTAÑÉS ROBERTO PÉREZ MADRID ZARAGOZA LA LIBERTAD COMO HEREJÍA Si no se asume que la libertad tiene límites, pagaremos las consecuencias de una cultura que se autoaniquila L as sentencias de los tribunales alemán y belga sobre las peticiones de extradición de los responsables del proceso de independencia de Cataluña han gustado a unos y han disgustado y sorprendido a muchos más. La cuestión de fondo quizás no esté en la existencia en los países donde se han refugiado los golpistas de unas leyes equivalentes a las españolas. Es posible que el problema sea más profundo, pues, como se ha visto, a muchos europeos- -entre ellos, los jueces que han dictado las sentencias- -les repugna que alguien pueda ir a la cárcel por defender sus ideas, aunque esa defensa se haga desde la ilegalidad. Desde hace muchos años estamos construyendo todo basado en un determinado concepto de libertad. En nombre de la libertad se ha legislado a favor del aborto mi cuerpo es mío y de la eutanasia tengo derecho a morir cuando me apetece pero también se han aprobado leyes que no solo aprueban el divorcio, sino incluso el repudio (así calificó en su día la Conferencia Episcopal la ley del divorcio exprés En nombre de la libertad se va incluso contra la naturaleza, aceptando que se pueda cambiar de sexo con solo desearlo, llegando a prohibir que se pueda disentir de una ley que consagra lo que a muchos les parece una aberración. En nombre de la libertad se publican calumnias a través de internet, como sucede con muchos de los comentarios que acompañan a las noticias. Todo se ha reducido a una cuestión de me apetece o me gusta sin que deba haber consecuencias, aunque éstas perjudiquen a otras personas a las que no se les concede ni el derecho a opinar (el no nacido por ejemplo, o en este caso a la mayoría de los catalanes que no quieren separarse de España) Mientras no se asuma que la libertad tiene límites y que estos coinciden con el respeto a los derechos de los demás, no haremos más que pagar las consecuencias de una cultura que se está aniquilando a sí misma por exaltar hasta el extremo algo que es bueno, hasta perder el equilibrio. Chesterton decía que la herejía es una verdad que se ha vuelto loca. Hoy es ese concepto de libertad el que se ha transformado en herejía. Ares era un bebé de apenas once meses cuando se tragó la pila plana de botón del mando a distancia de su casa, en Torrente de Cinca, cerca de Fraga (Huesca) Su madre, Aránzazu Mármol, acudió aquel 22 de diciembre de 2010 al servicio de Urgencias del centro de salud de Fraga desesperada porque el mando había aparecido sin la tapa y sin la pila, y su hija presentaba dificultades para respirar y babeaba continuamente. En una primera placa realizada solo desde media clavícula hasta el pubis, la doctora de Urgencias la despachó con prontitud porque no se detectó nada. La trataron de una bronquitis. Lo mismo ocurrió el día 24 y el 25 con otros dos facultativos (que no repitieron placa) hasta que el día 27 esta madre lleva a Ares al hospital de Arnau Vilanova de Lérida que, con una radiografía completa, se percatan de la obstrucción. La niña llevaba seis días con la pila alojada en su organismo liberando toxinas y componentes químicos dice a ABC el abogado de la familia, Aldo Valero. Derivada al hospital San Juan de Dios de Barcelona, allí comprobaron que la niña, que el pasado febrero cumplió 8 añitos, sufría una quemadura química con perforación esofágica y traqueal por la degradación de la batería. Desde entonces Ares ha pasado 62 veces por el quirófano. Y lo peor, cuenta a este diario su madre, no es lo físico. Está con depresión y totalmente traumatizada afirma, en su relación con otros niños, al practicar deporte... Ha perdido la capacidad del habla, tiene paralizadas las cuerdas vocales, se le practica una esofagia a medida que crece, porque tiene muchas dificultades en ingerir alimentos Aránzazu era cuidadora de un centro de educación especial; desde ese diciembre de 2010 se convirtió en enfermera permanente y sin trabajo de su hija Ares afirma Valero. Más de siete años sin trabajo han ocasionado un perjuicio económico evidente, que ahora deberá determinar un juez por la vía civil. En el juicio, celebrado siete años después del caso, el fiscal solicitó unos 430.000 euros en concepto de indemnización por las graves secuelas que padece la niña y su entorno. El representante del Ministerio Público también reclamó para los tres facultativos acusados tres años de cárcel y cuatro de inhabilitación por un presunto delito de negligencia Ares, que hoy tiene 8 años, abraza a su madre, Aránzazu ABC médica, extremo por el que finalmen- apunta la madre de Ares desde el hoste los tres han sido condenados. pital barcelonés, en una de sus reiteraEl delito que pesa sobre ellos, no obs- das visitas con la niña. Al menos, con tante, se ha rebajado a una impruden- la sentencia ya puedo decir, tras siete cia menor o menos grave con la ate- años y medio, que cometieron una nenuante de dilaciones indebidas (retra- gligencia. Durante todo este tipo ninso de la causa) por lo que no guno de ellos me pidió perhay condena a prisión, y se dón reprocha. Lo que peor les exige una cuota diaria de me sentó de la condena es que euros 6 euros durante tres meses sus acompañantes se alegraen concepto de multa, comenron al no meterlos en prisión es la multa ta Valero. En total, 540 euros y gritaban: ¡Lo hemos conseimpuesta a para cada condenado. Se conguido! mientras mi mundo, cada médico sidera probado, por tanto, que responsable de el de mi niña, el de mis padres no hicieron las pruebas nece- la negligencia y mi familia lo destrozaron sarias para localizar la pila para siempre alojada en la garganta. Tanto el letrado como su representada continuarán con Destrozaron mi mundo la vía civil para reclamar la indemniLos tres médicos aceptaron de confor- zación que estiman ajustada a su caso: midad la condena, dictada el pasado 1.035.000 euros. La madre de Ares alejueves por el Juzgado de lo Penal nú- ga que la pila perforó el esófago y la mero 1 de Huesca. Los tres culpables tráquea de su hija, que padece severos siguen ejerciendo, en hospitales de An- problemas respiratorios y gástricos, dorra (Teruel) uno de ellos, y los otros por lo que presentará una demanda dos en hospitales de Zaragoza. No han de responsabilidad patrimonial consido inhabilitados y eso ha causado mu- tra el departamento de Salud del Gocho revuelo e indignación en el pueblo bierno de Aragón. 540