Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN LLUVIA ÁCIDA PUEBLA SÁBADO, 7 DE ABRIL DE 2018 abc. es opinion ABC DAVID GISTAU DESPIXELADO El despixelado se ha convertido en un rito de paso comparable al primer oso cazado con el cual el pequeño sioux se ungía guerrero D E un tiempo a esta parte, percibo que ha hecho fortuna la expresión despixelar referida a los vástagos de los personajes del corazón cuando alcanzan la mayoría de edad y por tanto se convierten en piezas de caza legítimas para los paparazzi Un periódico iberoamericano hizo una vez un chiste atroz sobre la hija de Figo diciendo que, una vez despixelada ya era cancha reglamentaria si Figo desea batirse en duelo, el padre de una niña que uno es estará encantado de acompañarlo como padrino. Existen dos tipos de despixelado El robado, donde un fotógrafo se cobra la gloria de una primera imagen furtiva más celebrada que si hubiera conseguido la del mismísimo Yeti. Y el consentido, donde la persona que acaba de cruzar el cabo de los dieciocho es ofrecida casi en sacrificio a la inexorable voracidad mundana para al menos controlar el resultado de la fotografía. En cualquier caso, para el demi- monde que tan entretenidos nos mantiene con sus miserias y al que la reina podría terminar de arrastrar a la corona, el despixelado se ha convertido en un rito de paso comparable al primer oso cazado con el cual el pequeño sioux se ungía guerrero o a la imposición de la toga viril entre los romanos que, a partir de Augusto, se hacía en el templo de Mars Ultor, o sea, en el consagrado a la guerra, para que el chiquillo se hiciera una idea de qué lo esperaba después de haber pasado la infancia protegido detrás de un píxel. Ahora que entre la gente bien vuelve a estilarse el baile de presentación en sociedad de las debutantes, fantaseo con verlas bajar del coche llevando todavía incrustado en la cara un enorme píxel que les sería extirpado justo antes del primer vals ante el ¡Oohhh! admirado de la concurrencia al descubrir tanta belleza oculta. Como suelo regresar últimamente a las lecturas del corazón como solaz para sobrellevar las decepciones impresas en los muros de la patria mía, me doy cuenta de que los despixelados sirven además para consagrar un sentido dinástico de las socialités Las Campos, por ejemplo, acaban de proyectarse al menos una generación más con la carismática irrupción de una hija sobrina nieta peinada como en la edad del jazz de Scott Fitzgerald, como una flapper pasada por las procesiones de Málaga. Ha habido otros despixelados intrusivos, casi violentos, que nos agradan menos porque fabrican víctimas prematuras de la mofa y la crueldad. Pero hay renovación, hay futuro, hay una industria del despixelado que parece una cadena de montaje de prototipos nuevos que van sustituyendo los ya agotados por años de exposición en los mentideros. La casa Campos, sin ir más lejos, tiene una capacidad de regeneración que ya la querría la casa de Mónaco. O la del PP, donde hace años que nadie despixela a una nueva estirpe, sino que prolifera el apetito saturnal de las especies preaznaristas que se resisten a fluir hacia las tardecitas de petanca. HORIZONTE RAMÓN PÉREZ- MAURA LA CASILLA NO ES LA CUESTIÓN El problema es un claustro casi exclusivamente secesionista que inculca su ideología en lugar de las materias regladas H ABRÁ que reconocer que el Gobierno de la nación no puede desobedecer la jurisprudencia del Tribunal Constitucional porque no habría mejor regalo para los secesionistas catalanes. La Ley Educativa Catalana (LEC) es la única que puede aplicar el Gobierno en Cataluña con 155 o sin él. Y el margen de actuación es limitadísimo, como ya quedó demostrado cuando el Tribunal Constitucional anuló las ayudas previstas en la Lomce para los padres que quisieran escolarizar en castellano a sus hijos. Qué mejor regalo después del recibido en Alemania podrían tener Puigdemont y los suyos que el ver cómo el Gobierno de la nación tiene un desencuentro con el Constitucional. Y en este caso lloviendo sobre mojado. Quienes tanto se han indignado esta semana porque el Gobierno no haya aplicado el 155 para garantizar el castellano en Cataluña deberían ser más conscientes del marco político en que vivimos y tener claro que el sistema educativo no puede alterarse mediante un decreto ley. Una de las grandes consecuencias que deberíamos sacar todos los españoles de esta grave crisis es la de que el sistema autonómico se creó con tanta buena voluntad que se puso demasiada ingenuidad en él. Mirando atrás, a nuestra historia, era evi- dente que había que prever posibles descontroles. No hacía falta remontarse tanto. La rebelión de Companys sofocada por el general Batet a cañonazos durante la II República Española distaba menos de medio siglo de la aprobación de la Constitución de 1978. Pero no se estableció en ella un arma eficaz para enfrentarse al problema que se ha engendrado en Cataluña. Porque el problema allí no es poner una casilla o no para que se pueda estudiar en español. El problema es un claustro integrado casi exclusivamente por profesores secesionistas que inculcan su ideología en lugar de las materias regladas. Que enseñan una falsa historia de España y de Cataluña, que impregnan la asignatura de Cultura de un nacionalismo bañado en odio y que inculcan hasta unas matemáticas y una química ideologizadas. Y el 155 no te da instrumentos para acabar con eso. Eso sólo puede cambiarse por vía parlamentaria desde el Parlamento de Cataluña. Y los constitucionalistas están lejísimos de poder lograrlo porque los pocos escaños que pueda ganar Ciudadanos probablemente serán a costa del mísero resultado del PP del pasado 21 de diciembre. Y el PSC va a seguir tocando la flauta sin mojarse de verdad: es verdaderamente increíble que Iceta y sus conmilitones todavía no hayan pedido perdón a todos los catalanes y a todos los españoles por haberse negado a la intervención por el Gobierno de la Radio de las Mil Colinas que es TV 3. Un servicio público que disemina el odio mintiendo e incitando al enfrentamiento a costa de nuestros impuestos, de donde salen buena parte de los 300 millones que cuesta TV 3 al año. Otto de Habsburgo manifestaba su admiración como estratega de ese asesino compulsivo que fue Stalin. Y lo justificaba: El día que Hitler invadió la URSS, Stalin reunió al Comité Central y les pidió que analizasen cuál iba a ser el objetivo último de aquella guerra, mucho más allá de la derrota de Hitler. Ese día se dibujó el nuevo mapa de Europa En España estamos viendo cómo superar este envite y cómo conseguir la extradición de Puigdemont. Que es muy necesaria. Pero no oigo a nadie analizar por qué la Constitución de 1978 nos ha traído a este punto y qué hay que hacer para evitar que este pavoroso escenario se repita.