Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 2 DE ABRIL DE 2018 abc. es espana madrid MADRID 69 Las solicitudes de renta mínima caen un 10,5 por ciento en 2017 El dato rompe una tendencia sostenida de subida de peticiones desde 2008 S. MEDIALDEA MADRID El proyecto en cifras 22,57 ABC otros tres son Moraleja de Enmedio, Navalcarnero y Cenicientos. La mayor parte de las ayudas de la Comunidad van a ir a parar a la zona sur de la región: 27 municipios y 51,6 millones. Otros grandes municipios que han recibido la inyección del PIR son Leganés (2.066.504 euros) Valdemoro (2.042.016 euros) o Fuenlabrada (1.020.337 euros) La zona norte es la que comprende un mayor número de ayuntamientos beneficiados, 40, con una asignación total de 13,1 millones. En la zona este, 27 ayuntamientos recibirán 22,7 millones. Y en el noroeste, son 20,2 millones para 20 ayuntamientos. El sureste reparte 12,9 millones a 24 municipios, y el oeste, 23 ayuntamientos se van a ver ayudados con 13,7 millones. La renta mínima de inserción (RMI) es una prestación social que se entrega en Madrid a familias con pocos recursos. En la actualidad, son más de 35.000 familias las que la reciben, una cifra que ha ido creciendo progresivamente desde el inicio de la crisis, en 2008. Pero el último año esta tendencia ha cambiado: en 2017, el número de nuevas solicitudes que se habían disparado hasta triplicarse en ocho años ha caído un 10,5 Concretamente, según los últimos datos oficiales aportados por la consejería de Políticas Sociales y Familia, que dirige Carlos Izquierdo, en el año 2017 se registraron 13.075 solicitudes nuevas de RMI, con una media mensual de 1.090. Cuando comenzó la crisis, en 2008, el número total de solicitudes nuevas al año no llegaba a las 3.900. Esa cifra se había multiplicado por tres en sólo cuatro años: en 2011 eran 11.800 las solicitudes registradas. Una cifra que siguió aumentando, para regularizarse entre 2013 y 2015 con ligeras bajadas y volver a crecer en 2016. Pero sorpresivamente, el año pasado la cantidad de nuevas solicitudes decreció de forma considerable: en más del 10 por ciento. También el presupuesto destinado a este fin ha ido variando con el paso de los años, desde los 93 millones de euros que se aplicaba para este programa al comienzo de la actual legislatura, hasta los 168,9 millones que están presupuestados en las cuentas públicas de 2018. La renta mínima de inserción ha ayudado a muchas familias madrileñas en situación económica inestable y con bajos ingresos a superar los años más duros de la crisis. De hecho, de acuerdo con los datos oficiales del de las familias que cobran la Renta Mínima de Inserción son familias monoparentales: 8.007 de un total de 35.483 familias perceptoras. 441 hombres 56,65 del total de familias monoparentales que cobran la RMI, en 441 casos está al frente un hombre, y en el resto, 7.566 casos, son mujeres. del total de las familias que cobran la RMI tienen hijos al cargo: suponen 20.100 familias, de las que 14.461 son mujeres y 5.639 son hombres. Gobierno regional, desde 2008 hasta finales de 2017 han sido 111.618 las solicitudes que se han registrado para esta prestación. Eso supone una media anual de 11.162 peticiones de ayuda y una media mensual de 930. Tendencia rota A medida que avanzaban los años más negros de la economía española, con las tasas de paro más altas, se iba incrementando la petición de esta renta. Y el aumento fue especialmente significativo entre 2009 y 2011, cuando la cifra se llegó a multiplicarse por tres. Un incremento que se moderó ligeramente, experimentando incluso alguna ligera caída, y que volvió a repuntar. Pero en 2017 la tendencia claramente se quebró: la bajada ha sido importante. Otro factor importante tiene que ver con el tiempo que se cobra esta prestación: en 2016 eran 30.279 las personas que llevaban cobrando un mínimo de un año, aunque de ellas una de cada tres tenían prestación desde hace más de cinco años. Esos datos habían bajado muy ligeramente en 2017: había un total de 20.550 familias subvencionadas desde, al menos, el año anterior, y un 10 por ciento llevaban percibiendo esta ayuda más de cinco años. En la región madrileña hay algunas familias, reconocen los expertos en la materia, que llevan más de 15 años siendo perceptores. Cuanto menos tiempo se lleve fuera del mercado laboral, más fácil es volver al mismo. Pero también es verdad que a medida que se alarga la situación, se pierden habilidades básicas. Por eso, junto con la ayuda básica el perceptor participa en un programa individual de inserción laboral obligatorio. La RMI supone una cantidad de 400 euros para el solicitante de la misma, a la que se añade una cifra complementaria y variable en función de las personas que tenga a su cargo: 112,67 euros para la segunda persona, 75,11 para la tercera y las siguientes, hasta un máximo de 707,70 euros mensuales. Otra información que se obtiene del estudio pormenorizado de los datos de solicitantes es el reparto geográfico de estas prestaciones: a la capital van a parar el 54,18 por ciento del total de ayudas, mientras que en la corona se reparten el 35,85 por ciento. En la región, el área sur concentra un 62,12 por ciento de las solicitudes del año pasado. Tampoco en Madrid capital el reparto es geográficamente regular: de hecho, hay determinados distritos que concentran un mayor número de solicitudes, frente a otros en los que son prácticamente residuales las peticiones. Así, Puente de Vallecas es el que concentró el año pasado más peticiones de RMI: un 14,17 por ciento de las 7.084 que se realizaron en la capital. El segundo distrito en peticiones fue Carabanchel, que alcanzó un 12,11 por ciento del total. Y en Villaverde se concentraron un 9 por ciento. Latina fue el cuarto distrito en número de peticiones: acumuló un 8,1 por ciento.