Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 2 DE ABRIL DE 2018 abc. es cultura CULTURA 45 despreciamos por su conPero prefiero el proceso servadurismo, pero no es de escritura de la novela, El MeToo fácil para ellos. Se resispoder crear todo de prin Lo que estaba ten a los cambios porque cipio a fin. no saben cómo afrontar- ¿Y cree que volverá al escondido desde los. terreno de la ficción eshace años ha- -El lenguaje que usan los peculativa? ¿Qué le atrae explotado. Y los personajes es muy marde la ciencia ficción? hombres no cado según su edad ¿Le- -Acabo de leer Nunca siempre hemos pide consejo a sus hijos? me abandones de Ishicooperado -Mi hija, que tiene 24 guro, y me doy cuenta de años, leyó el libro y tuvo que lo que me gusta es un papel casi de editora, cuando la ciencia ficción Opresión y mi hijo también me ayuestá escondida y pode La identidad dó. Están acostumbrados mos leer la novela como a leer lo que escribo, aun- puede ser opresiva, si fuera realista, con los y tenemos tantas elementos de ciencia ficque no siempre es fácil compartir con ellos algución implícitos. Eso es lo posibilidades nos temas. frente a nosotros... que quería hacer con- -En otras novelas ha es The Leftovers De alcrito sobre su adolescenguna manera, la señora cia o su experiencia universitaria. Fletcher está interesada en la tecnoUno podría pensar que podía acer- logía y las maneras en que nos relaciocarse más al personaje de Brendan, namos con ella. Ella habla de este munsin embargo siento que es de Eve de do, lo rápido que avanza, y cómo alguquién más cerca está. nos siguen el ritmo y otros se quedan- -Jajaja, sí, sin duda. Había muchas co- atrás. sas relacionadas con ella de las que que- ¿En qué está trabajando ahora? ría hablar desde hace tiempo. Tenemos- -Estoy adaptando La señora Fletuna edad parecida y, aunque yo lo he cher para HBO. Será una serie de forpasado con mi mujer, también me he mato más pequeño, capítulos de metenido que enfrentar al síndrome del dia hora, de comedia humana, con tonido vacío. Pienso mucho en lo frustran- dos los personajes atravesando te que puede resultar la gente joven para cambios, acerca del género y la edunosotros. Ellos no llevan consigo el mis- cación. Así que supongo que dentro de mo peso que llevamos. Las mujeres de poco volveré a Venice Beach y a nadar mi generación, aunque no fueron las fe- tras la jornada de trabajo. ministas pioneras, sí fueron las primeras que crecieron con el feminismo de manera optimista, con las ideas nuevas acerca del matrimonio. Y como este momento del MeToo ha revelado, los hombres no siempre hemos cooperado. -Me interesó mucho que eligiera usar la tercera persona para hablar de ella, y lo mezclara con un narrador en primera para Brendan. -El narrador en tercera nos acerca a un punto de vista íntimo, y es especialmente útil cuando el personaje tiene una vida interior rica, un pensamiento que quieres seguir de cerca. Con él tenía la sensación de que no pasaba mucho por su cabeza que no pudiéramos ver a través de sus actos. Brendan es gracioso y egocéntrico, puedes aprender más oyéndole hablar directamente. Con Eve, como con personajes más sofisticados, es más interesante oírles pensar. Lo que él hace y lo que piensa son lo mismo, no tiene una capacidad de reflexión real sobre lo que está ocurriendo, no esconde nada. -Desde muy pronto, sus novelas se han adaptado al cine. Pero no fue hasta The Leftovers que se convirtió en guionista de su propio proyecto. ¿Cree que su manera de escribir se ve influida por la posibilidad de la adaptación a la pantalla? -Trato siempre de mantener la siguiente fase fuera de la cabeza cuando estoy escribiendo. Mi cabeza no puede ir más allá de lo que estoy haciendo en cada momento. Creo que después de The Leftovers he aprendido a apreciar más lo que la novela puede hacer. Supongo que algo del mito del guionista se me ha caído. Es interesante estar en el proceso, con los directores, los actores... Las estrellas del fútbol, superhéroes de trazo moderno Un libro juega a hacer analogías entre los futbolistas y los mitos del cómic ALEJANDRO DÍAZ- AGERO MADRID A medio camino entre lo divino y lo terrenal, los héroes tienen reservada una porción de nuestra cultura desde el origen de los tiempos. Desde Heracles a Superman, los deportistas han visto cómo su figura se alimentaba del ansia popular por encumbrar ídolos a los que encomendar gestas. Así nació uno de los primeros escenarios que les otorgó un papel preponderante, los Juegos Olímpicos, y así continúa ocurriendo. Los futbolistas son un ejemplo fidedigno. Más aún a través de Héroes (Mont Ventoux) un libro a medio camino entre lo mitológico y lo deportivo. A mí me sale decir que es antropológico precisa Javier Alberdi, autor junto con Marc Roca, David Mata y Luis Vázquez. Héroes propone 22 analogías entre futbolistas y entrenadores y superhéroes clásicos. La obra, con ilustraciones de Ricardo Cavolo, viste a Messi de Superman, pone en manos de Cristiano Ronaldo el martillo de Thor y otorga a Piqué condiciones inherentes a Hellboy. Tomando a Messi como muestra, se relata cómo tanto el futbolista como Superman han tenido que atravesar un océano para llegar al lugar donde consagrarían su magnificencia. Si el superhéroe tiene padres kryptonianos y humanos al mismo tiempo, el futbolista cuenta con los biológicos y, a su vez, se le marca como descendiente del primer dios argentino, Maradona. La idea nace en la web de Ecos del Balón, habitual lugar de encuentro para los aficionados al fútbol que anteponen los porqués al tratamiento comercial que el balompié tiene en España. La acogida que recibió la serie de artículos que allí publicaron los autores de Héroes fue el caldo de cultivo del libro. El fútbol se desarrolla a nivel del juego, pero también en otra vertiente, que seguramente sea la más adictiva, la del relato dramático. En otros medios se trata de otro modo, y nosotros pretendíamos explicarlos de una forma más didáctica apunta Alberdi. Se trata de otorgar al fútbol un valor que vaya más allá de componentes de consumo rápido como un resultado o el error de un árbitro. El fútbol y la cultura Puede que uno de los mayores méritos de esta obra resida en su capacidad para acercar a quien lo rehúye la esencia de un deporte como el fútbol, tan denostado en las esferas más refinadas de la cultura. La emoción del niño que abraza a su jugador preferido, a su héroe, por vez primera, cobra sentido a través de este libro. El fútbol tiene un relato, con héroes, villanos, un suspense y un desenlace. En esos argumentos se va desarrollando una significación de sus protagonistas que no tiene que ver tanto con el juego como con los valores. Es eso lo que engancha tanto al espectador. Hay un mensaje, que es que ese héroe ha conseguido un imposible. Al día siguiente, el aficionado sale a la calle con ese espíritu de comerse el mundo que le transmite cierra Alberdi.