Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA LUNES, 2 DE ABRIL DE 2018 abc. es espana ABC La Policía investigó 6 años para la segunda condena a Troitiño por pertenencia a ETA Construyó desde los cimientos un caso sin precedentes en la lucha contra el terrorismo PABLO MUÑOZ MADRID El 13 de abril de 2011 un error grosero de la Audiencia Nacional dejaba en libertad a AntonioTroitiño, un sanguinario terrorista con 22 asesinatos a sus espaldas y uno de los símbolos de ETA. Horas después huía de España. Aquello provocó un shock emocional en las víctimas del terrorismo y en el conjunto de la sociedad española. Desde ese mismo momento la Comisaría General de Información de la Policía comenzó a trabajar sin descanso para devolverlo a prisión. El 13 de febrero de 2014 el pistolero era detenido en un piso de Londres en el que vivía junto a Ignacio Lerin, también etarra y huido como él. Ahora, la Policía ha conseguido algo sin precedentes: la segunda condena de uno de estos asesinos por pertenencia a ETA, esta vez a seis años. La Comisaría General de Información se había fijado como objetivo estratégico quitar de la circulación a los etarras más duros, con ascendencia dentro de la banda, que aún estaban huidos de España. Es cierto que para entonces ETA había comenzado un declive que el 20 de octubre de 2011 derivó en el anuncio del cese definitivo de la violencia pero también que si había alguien que podía asumir el mando y aglutinar a los terroristas que andaban sueltos para dar un golpe de mano era gente como Troitiño, con un largo historial de sangre y miembro de una saga de terroristas. EFE La derrota del gudari A ETA no le doy ni los buenos días Me fui porque ETA había anunciado el cese de la actividad armada en octubre y habría menos crispación. Además, quise dejar espacio a mi hija, que se echó novio ABC Diez minutos Los comienzos fueron difíciles. ETA comenzaba a ser ya parte del pasado para muchos y además había que convencer al instructor y al fiscal de que era posible otra condena para el fugitivo por pertenencia a banda terrorista. Pablo Ruz, entonces titular del Juzgado de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional, estaba absorbido por el caso Gürtel, que copaba portadas y telediarios. En aquellos días frenéticos concedió diez minutos, desde las dos y veinte de la tarde hasta las dos y media el encuentro se alargaría luego algo más a un inspector jefe que le explicó cómo veía la Policía el caso. La gran dificultad estribaba en sortear el precepto que impide condenar a una persona dos veces por los mismos hechos. El planteamiento que la Policía hizo al magistrado fue el siguiente: al salir de prisión Troitiño dejó de pertenecer a la banda terrorista y en ese momento estaba su contador a cero. Por tanto, si se conseguía demosArriba, el atentado de la plaza de la República Dominicana perpetrado por Troitiño en Madrid, donde murieron 12 guardias civiles; abajo, el día de su llegada a España tras ser extraditado por el Reino Unido La documentación me la dio un amigo muerto. Costó 500 o 600 euros trar que una vez en libertad había reingresado en ETA con acciones concretas que se podían objetivar, la nueva condena por pertenencia era posible. Ruz abrió diligencias; el fiscal coordinador de terrorismo, Vicente González Mota, le apoyó. La carga probatoria aportada por la Policía comenzó con el análisis de la presencia del pistolero en el piso de Londres junto a Ignacio Lerin. Lo primero que llama la atención es que se trata de individuos separados por generaciones y ámbito geográfico, por lo que nunca pudieron coincidir antes. El segundo huyó en 2007 cuando cayó el comando Urederra, del com- plejo Donosti, y por esas fechas el primero estaba preso. ¿Por qué dos personas que no se conocen acaban viviendo juntos en un país extranjero? El segundo elemento clave fue la documentación intervenida en las detenciones. Ignacio Lerin tenía cartas recientes de la organización en la que se le daban instrucciones concretas sobre cómo actuar. Por tanto, era evidente que seguía en la banda. Si Troitiño no había reingresado en ETA, ¿por qué vivía precisamente con un etarra, además desconocido para él? Pero había más pruebas. La Comisaría General de Policía Científica certificó, después de los necesarios aná- lisis periciales, que la documentación que utilizaba Troitiño había sido fabricada por ETA, ya que sus características, técnicas de fabricación y hasta sus fallos eran exactamente iguales a otras intervenidas a etarras en países como Francia o Bélgica. Hay que tener en cuenta, además, que la banda documenta solo a sus miembros porque se trata de una organización cuya cohesión es solo de índole ideológica y que no permite a nadie que no abrace su ideología y métodos utilizar papeles fabricados por ella. No solo eso; los documentos de identidad mejor falsificados, en los que incluso coincide con los originales la fe-