Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 GENTESTILO TV DOMINGO, 1 DE ABRIL DE 2018 abc. es estilo ABC Beso de Cliff Richard Massiel recibe un beso en el escenario del artista británico Cliff Richard, gran favorito, que quedó segundo con la canción Congratulations y celebró el triunfo de la española con entusiasmo Bis con los autores Esta escena no se vio en televisión. Massiel repite el La, la, la en el Royal Albert Hall con Cliff Richard (de azul) y los autores de la canción, Ramón Arcusa y Manuel de la Calva, integrantes del Dúo Dinámico Eurovisión Medio siglo del día en que Massiel metió a España en Europa La cantante, que solo tenía veinte años pero ya era muy conocida, tuvo once días para hacer suya la canción, tras sustituir a Serrat NIEVES MIRA MADRID Una victoria contra todos los pronósticos. Así se recuerda en Europa la noche del 6 de abril de 1968, cuando Massiel transformó lo que parecía una candidatura envenenada en el primer triunfo de España en Eurovisión. La cantante consiguió lo imposible en el festival número 13, a pesar de los contratiempos. Federico Gallo, que retransmitió la gala para los españoles, auguraba al inicio de la velada que la elección de la madrileña, casi en el último momento evidentemente iba a repercutir en el resultado. De aquel hito musical se cumplen el próximo viernes cincuenta años. Massiel fue designada tan solo once días antes de la gran gala. Joan Manuel Serrat iba a ser el encargado de interpretar el La, la, la pero Televisión Española lo sustituyó después de que el cantante quisiera cantar en catalán todo el tema. Recibió una gran presión por parte de los políticos catalanes recuerda José Ramón Pardo, periodista especializado en música y redactor jefe en la revista Blanco y Negro en aquel momento. Promoción de otra época Tras meses de trabajo, y con la maquinaria eurovisiva en marcha, la promoción europea ya estaba hecha y la discográfica decidió que uno de los suyos ocuparía el lugar de Serrat. Por aquel entonces, la promoción era muy diferente. Cada participante debía acudir a las televisiones públicas europeas. Era un intercambio mucho más personal que el de ahora recuerda Pardo. Massiel, que comenzaba a ser muy conocida no solo en España sino la, la No se puede tener suerte dos días seguidos contó entonces la cantante al corresponsal en Londres. No solo la victoria se grabó en la memoria de la audiencia. Para el recuerdo quedó también la fotografía de Mastambién en Latinoamérica, donde se siel junto a Cliff Richard, gran favoriencontraba de gira, fue la elegida. La to, que tuvo que conformarse con el cantante, que ya había tenido dos éxi- segundo puesto con su tema Congratos muy importantes, se puso al fren- tulations También el Dúo Dinámico te de la delegación española. El resto formó parte de la velada y, tras recibir ya se sabe: escribió su nombre en la su premio por la autoría del tema sohistoria del festival. bre el escenario, cerró la noche aupando a Massiel y dejando otra imagen Gran esfuerzo icónica. Además de un espaldarazo Con su elección, comenzaron once días a la mejor época del pop español, es de frenético trabajo. Massiel tuvo que uno de los momentos cumbres en la hacer suya la canción, algo para lo que exitosa carrera de Manolo de la Calva la discográfica hizo un esfuerzo im- y Ramón Arcusa, el Dúo Dinámico, preportante. Encargaron los arreglos del cursores del pop español y almirantes tema a Bert Kaempfert, del cambio en la música músico alemán a quien española señala Adrián el Dúo Dinámico (los Volges, autor de Bikinis, compositores del La, la, Fútbol y Rock Roll la conocían y que ha- José Ramón Pardo En aquella ocasión El triunfo bía creado piezas tan imparticiparon 17 países, y portantes como la bansignifica que por Massiel fue decimoquinda sonora de Extraños fin nos entienden ta en actuar. Para el sien la noche El La, la, guiente año, pese a las reen Eurovisión. la tiene dos partes difeHasta entonces, se ticencias de algunos paírenciadas, una muy meses, el número de decía que a los lódica y dramática, y otra intérpretes fue similar. españoles nos muy brillante y fácil, que El La, la, la lanzó a Mastenían manía en un festival tiene vensiel al estrellato, pero taja, como es el estribitambién a un enfrentallo comenta Pardo. miento con las autoridades por el éxi Massiel y la canción han causado to, que querían promocionarlo como una fabulosísima impresión en Lon- del régimen señala Pardo. dres durante los ensayos adelanta El triunfo de Massiel significa que ba Federico Gallo en la transmisión, por fin nos entienden en Eurovisión. aunque se mostraba convencido de Hasta entonces, se decía que a los esque el cambio podría resultar negati- pañoles nos tenían manía y se demosvo. Ni siquiera Massiel quiso sucum- tró que no. Además, luego ella tuvo 40 bir a las buenas críticas ya que, como años más de carrera recuerda el penarró Alfonso Barra en las páginas de riodista. Para España, la victoria tieABC del día siguiente, decía que era ne varias lecturas. Una política, otra supersticiosa y que los pronósticos no de la música española y del público, eran buenos En el ensayo general, que con orgullo ve como propio el éxilos músicos de la orquesta habían he- to de Massiel añade Volges. Las aucho una quiniela con sus cinco cancio- toridades le concedieron el lazo de Isanes preferidas y la ganadora fue La, bel la Católica, que la cantante recha- zó y por lo que, según cuenta Volges en su libro, estuvo vetada en TVE. Era ya una cantante comprometida que interpretaba temas de Aute o de Manolo Díaz añade el autor. En cualquier caso, Massiel inauguró una nueva era. España, ese país donde acababa Europa, también podía triunfar, y así lo repitió Salomé al año siguiente, con Madrid de anfitrión, aunque tuvo que compartir el podium con otros tres países en un histórico empate a cuatro no previsto en las bases del concurso, que había echado a andar catorce años antes.