Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 1 DE ABRIL DE 2018 abc. es espana madrid MADRID 79 LA UNA Y MEDIA colegio loró la originalidad de la traza y su carácter religioso El italiano estructuró el proyecto en torno a dos elementos esenciales independientes: la basílica y el Panteón. Por ello, en la primera fase, entre 1891 y 1899, se erigió el mausoleo para albergar los cuerpos de los Hombres Ilustres. Estos tenían que ser personas relevantes para la historia de España, elegidos por las Cortes una vez pasados, al menos, cincuenta años desde su muerte. Sin embargo, la falta de recursos económicos retardó indefinidamente el contrato de la segunda fase, que correspondía a la ostentosa basílica, que aspiraba a convertirse en el templo de la Corte, donde la Familia Real celebrase sus bodas y bautizos. Cuando terminaron de demoler la antigua basílica para construir la nueva se encontraron con dos problemas: el económico, ya que la primera fase fue más costosa que lo que habían presupuestado; y que esa necesidad que tuvo el gobierno y la sociedad de construir un sitio para albergar un Panteón de Hombres Ilustres quedó relegada tras otras prioridades relata Valentín, que destaca el valor de los mármoles y la cerrajería con el que se erigieron estos dos elementos. JESÚS HIGUERAS ¡CRISTO HA RESUCITADO! La carne crucificada y resucitada de Jesús tiene la respuesta a la pregunta de qué sentido tiene la vida En la resurrección del Señor encontramos la fuerza, la esperanza y la alegría de vivir Encuentro entre ambos pasos, ayer, en la plaza de la Villa ISABEL PERMUY L Sin campanas ni relojes Alfonso XIII, en 1924, descartó continuar con el diseño de Arbós, y autoriza la cesión de unos terrenos donde construir, por fin, la nueva iglesia de los Dominicos. Bajo el régimen de Franco, el Panteón donde descansan políticos como Canalejas, Sagasta o Cánovas del Castillo quedó en estado de abandono hasta que, tras su muerte, se cedió el solar que separaba el templo, el campanile y el camposanto para levantar en él el colegio actual. El campanile estaba diseñado para colocar cuatro esferas de relojes y tres campanas que, al no terminarse el proyecto, no tenemos constancia de que se llegasen a instalar indica la experta. Por esos huecos entraba el aire y las aves que dejaban sus excrementos, por eso, para mantener esa iluminación y la ventilación necesaria, Patrimonio Nacional decidió poner unas rejillas finas, que no se ven desde fuera, pero ayudan a que no entre ningún elemento y el campanile se mantenga limpio añade Valentín, que destaca que se llegaron a encontrar varios centímetros de heces y suciedad acumulada. Testigo y víctima de los avatares de su propia historia, el misterioso campanile guardará para sí mismo las vistas privilegiadas de Madrid que se disfrutan desde esta singular atalaya. Video- reportaje y fotogalería abc. es espana madrid as cosas más importantes de la vida suceden en silencio, sin espectadores que aclamen o aplaudan, pues muchas veces ni son conscientes de la grandeza de lo que ocurre. Esto es lo que pasó en el Santo Sepulcro cuando la humanidad santísima de nuestro Señor Jesucristo vuelve a la vida de un modo glorioso para nunca más morir, pues nadie le vio resucitar aunque fueron muchos los que le vieron resucitado. Junto con la encarnación y muerte en la cruz es sin duda lo más importante que ha sucedido en la historia de los hombres e incluso del universo, pues el autor de la creación forma parte de ella para llevarla a la plenitud. ¡Cuántas veces nos hemos preguntado qué sentido tiene la vida, las luchas, el sufrimiento y el dolor! Y sabemos que la respuesta está en la carne crucificada y resucitada de Jesucristo, el vencedor de la muerte, de la injusticia y del misterio del mal que a menudo nos hace caer, dudar y sufrir. Si Cristo no ha resucitado, el mundo es un conjunto de casualidades que nos conducen al absurdo más amargo y la vida humana es un caminar hacia adelante sujetos a un destino ciego y cruel. Pero no, ¡Cristo ha resucitado y todo tiene un valor nuevo! En la resurrección del Señor encontramos la fuerza, la esperanza, la alegría de vivir a pesar de tantas situaciones desconcertantes que jalonan nuestra historia. En la carne gloriosa del resucitado encontramos el alimento que nos nutre para no desfallecer en nuestra esperanza. Todo el futuro es nuestro porque las puertas de la vida eterna han quedado abiertas por la fuerza de su resurrección, aunque la vida corporal se agote y aparentemente termine sabemos, con la certeza de la fe que, que Dios nos llamó a todos a la vida para la felicidad completa que solo podremos alcanzar asociados a la pasión, muerte y resurrección de Cristo. ¡Feliz Pascua! El divino Encuentro inunda de pasión la plaza de la Villa Miles de fieles salieron a la calle para arropar a La Soledad, la última estación de penitencia AITOR SANTOS MOYA MADRID La procesión de La Soledad, la última de la Semana Santa en Madrid, inundó ayer de pasión y fe el casco antiguo de la capital. El divino Encuentro entre el Cristo Yacente y su Madre, que por segundo año consecutivo tuvo lugar en la plaza de la Villa, volvió a ser el momento más emotivo. Bajo un sonoro aplauso y con gritos de ¡Viva la Virgen de la Soledad! los dos pasos confluyeron ante la emoción de los allí presentes. Cientos de fieles esperaron pacientes la salida de Nuestra Señora de la Soledad y Desamparo, en el exterior de la iglesia de la Concepción Real de Calatrava. Elegir un buen lugar y, sobre todo, las conversaciones acerca del recorrido, amenizaron una previa rebosante de ilusión. Vengo siempre a ver la salida y a seguir a la Virgen, aunque acortaré un poco para llegar antes a la plaza de la Villa explicaba una devota, sabedora de la magnitud de personas concentradas en dicho enclave: El año pasado había gente desde las 3 de la tarde Pese al sol primaveral que acompañó la marcha, las miradas tornaron al cielo primero con la esperanza de que la lluvia no hiciera acto de presencia. Ojalá que el tiempo siga así incidía una mujer, casi en tono de súplica. Al filo de las 17 horas, treinta minutos después de la hora prevista, la fuerza y la fe de los anderos, ataviados con túnica negra y cordón blanco, elevaron al cielo de la capital a Nuestra Señora de la Soledad. Fue entonces cuando el silencio casi sepulcral de los asistentes inundó de emoción el ambiente. Al otro lado del viejo Madrid, junto al Palacio Real, el Cristo Yacente hizo lo propio acompañado de los numerosos fieles que se arremolinaron a las puertas del Monasterio de la Encarnación. El sonido del llamador marcó el principio del peregrinar de ambos pasos: la talla dieciochesca de Nuestra Señora de la Soledad y Desamparo, obra de Juan Pascual de Mena, y su Hijo, de los talleres Olot. El tronar de tambores de la Sección de Instrumentos de la Cofradía de Cristo a la Cruz y de la Verónica, situado en la Cruz de Guía, marcó el instante previo a la salida del templo de Nuestra Señora de la Soledad. Tras el himno nacional, interpretado por la Banda San Fernando Rey, de Burgos, los anderos llevaron a cabo la primera levantá antes de poner rumbo a la Puerta del Sol. Por su parte, la travesía del Cristo Yacente, sostenido por su cuadrilla de anderos, con túnica y capucha roja, estuvo acompañada por la banda de Ntra. Sra. de la Soledad de Madrid. Entre alborozos y lágrimas de emoción, los dos pasos entraron a una abarrotada plaza de la Villa, donde tuvo lugar el momento más aclamado. Pasadas las 19 horas, el gentío recibió a Nuestra Señora de la Soledad, por la calle del Codo, y al Cristo Yacente, por Señores de Luzón. Tras el divino Encuentro, Madre e Hijo regresaron juntos a la iglesia de la Concepción de Calatrava. La Plaza Mayor acoge hoy la tradicional tamborrada del Domingo de Resurrección.