Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 1 DE ABRIL DE 2018 abc. es cultura CULTURA 55 ...y su personaje La princesa de Éboli 1574. Inicia sus amoríos con el secretario de Felipe II, Antonio Pérez. Escobedo, su víctima llegará a la corte en 1577. 1578. El 31 de marzo asesinan, a escasos metros de la casa de la princesa, a Juan Escobedo. Dicen que la sorprendió con Antonio Pérez. 1579. Es apresada con Antonio Pérez y se inicia el proceso. Al año siguiente queda presa en la torre de Pinto y Santorcaz. 1581. Es desterrada a Pastrana, hasta que Antonio Pérez escapa a Aragón y la encierran de nuevo en su propio palacio. 1592. El 2 de febrero de ese año fallece Ana Mendoza a los 51 años después de haber permanecido doce años presa. Antonio Perez, liberado por los aragoneses. Museo Víctor Balaguer un hijo suyo para suceder en el trono de Portugal? ¿Fue realmente la levadura de la masa en el asesinato de Escobedo? Una por una, fui desentrañando incógnitas y desmontando algunas de las infamias que muchos daban por certeras desde hacía siglos. Descubrí por su partida de bautismo que había cambiado de nombre, de Juana a Ana. Que, por una carta que escribieron a Ruy informándole del estado de su mujer, cuando tenía tan solo trece años sufrió un accidente, probablemente de esgrima, que la dejó tuerta. Aquello desarticulaba por completo cualquier teoría de las que antes la habían tachado de frívola al taparse el ojo simplemente por presunción y para ocultar su bizquera. Falsos amores Respecto a sus supuestos amores con el Rey, tan solo encontré varias pruebas que desarticulaban la falsedad. Para empezar, en las fechas de estos supuestos amores el Rey estaba en Inglaterra y ella aun siendo una niña, aunque ya casada, vivía en España en casa de sus padres. Además, si estos hubiesen sido ciertos a posteriori, cuando el Rey se casó por tercera vez con Isabel de Valois, resultaba extraño que ninguno de los embajadores franceses enviara a la madre de la Reina, Catalina de Médicis, un billete para informar de ello. Al igual que es sumamente extraño que el príncipe de Orange se privara de mencionar a doña Ana en la apología que escribió haciendo públicos los amores ilícitos de don Felipe. Eso, sin mencionar el amor incondicional que Felipe II demostraba a Isabel. Difícil sería entonces que doña Ana tuviese un bastardo real. Y así una tras otra. Muchas actrices se han vestido de princesa de Éboli: Olivia de Havilland, en 1955; Julia Ormond, en La conjura de El Escorial Belén Rueda; Patricia Adriani y Marisa Leza, entre otras. El año pasado, el pueblo castellano manchego de Pastrana, el epicentro de su señorío, el lugar donde doña Ana pasó los momentos más felices e infelices de su vida, me hizo el honor de entregarme el premio princesa de Éboli. Lo recibí frente a su palacio y bajo el balcón de las horas. Ese al que, según la leyenda, ella se asomaba una vez al día en su cautiverio y hasta morir. Aparte de los legajos que desplegué sobre mi mesa, como el que manipula una mariposa disecada y ya extinta, la bibliografía restante no era por aquel entonces demasiada. Para terminar, del archivo del duque del Infantado extraje los documentos relativos al cautiverio y fallecimiento de doña Ana, así como de su testamento. Del de Valencia de Don Juan, la correspondencia que la menciona entre Mateo Vázquez y Felipe II y, finalmente, leí el estudio que publicó Gregorio Marañón sobre Antonio Pérez para comprender mejor al hombre que empujó a doña Ana a perderse. Escudriñar en su vida más íntima no fue una labor fácil. Todo a su alrededor eran incógnitas, desde su nombre de pila, dado que al nacer en Cifuentes la bautizaron como Juana de Silva para después cambiarle el nombre a Ana de Mendoza al ser la única descendiente de su padre y heredera de su casa; hasta su verdadera implicación en el asesinato de Escobedo, el valido de don Juan de Austria. ¿Cuál fue su verdadera fecha de nacimiento? ¿Estuvo implicado su marido Ruy Gomez de Silva, secretario del Rey, en la muerte de don Carlos? Algo que utilizarían nuestros enemigos para engrosar la leyenda negra ¿Era de verdad tuerta, bizca o simplemente presumida? ¿Fue la mayor confidente de Isabel de Valois, la tercera mujer del Rey? ¿Conoció a Sofonisba Anguissola, la pintora? ¿Qué la enfrentó a Santa Teresa de Ávila? ¿Por qué después de fundar un convento para ella en Pastrana sus monjas lo terminaron abandonando? ¿Fue realmente amante de Felipe II? ¿Y de Antonio Pérez? ¿De verdad tuvo un bastardo real? ¿De verdad pretendió postular a