Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 1 DE ABRIL DE 2018 abc. es conocer SOCIEDAD 43 Estado en el que quedó el coche tras estrellarse contra un muro de una carretera de Mountain View, en California REUTERS Segundo accidente mortal de un coche sin conductor en Estados Unidos Se agita el debate sobre la conducción autónoma, pocos días después del atropello mortal de un peatón JAVIER ANSORENA MADRID E l fabricante de coches eléctricos Tesla ha reconocido que el modo de piloto automático estaba encendido cuando se produjo un accidente mortal en uno de sus vehículos. Ocurrió el pasado 23 de marzo en una carretera de Mountain View, en California, en las proximidades de la sede de la compañía del multimillonario Elon Musk. El accidente lo protagonizó un coche modelo X, que se estrelló contra una mediana de hormigón que dividía la calzada. Al volante iba un conductor de 38 años, que falleció poco después del choque, y que había puesto en funcionamiento la opción de piloto automático. Según los estudios de la compañía, el conductor había recibido varias advertencias visuales y una auditiva del sistema de piloto automático para que pusiera sus manos en el volante. Las manos del conductor no fueron detectadas en el volante durante los seis segundos previos a la colisión explicó Tesla en su página web, donde añadió que el fallecido tuvo cinco segundos y 150 metros de visión des- pejada de la mediana de hormigón pero no tomó ninguna acción Lo que no explica Tesla es por qué su sistema no detectó y reaccionó frente al obstáculo. La función de piloto automático es capaz de llevar al coche de una forma similar a un vehículo autónomo, que no requiere conductor. Puede frenar, acelerar y girar en determinadas condiciones. Sin embargo, está clasificado como un sistema de asistencia a la conducción, que no debe operar de forma independiente, y se exige al conductor que tenga siempre las manos en el volante. La carrera por decir adiós al volante Los accidentes no van a detener la gran carrera de la industria del transporte: confiar la seguridad de los pasajeros a una máquina. Tesla es solo uno de los fabricantes que ha implantado sistemas de piloto automático en sus coches: Mercedes, BMW, Volvo, Cadillac o Audi ya tienen vehículos que incluyen esta opción. En el siguiente paso, el de la conducción autónoma, los avances son frenéticos: la delantera la lleva Waymo (Google) pero también están en pruebas proyectos de General Motors y Toyota. El piloto automático de Tesla no evita todos los accidentes sería un estándar imposible de cumplir pero hace que ocurran mucho menos. Inequívocamente, es más seguro para los ocupantes de los vehículos, los peatones y los ciclistas defiende el fabricante. El accidente de Uber Pese a sus datos y sus afirmaciones, el accidente agitará un debate el de la conducción autónoma que se ha recalentado en los últimos días. El mes pasado, un vehículo autónomo de Uber, la compañía de transporte de pasajeros, se vio involucrado en un accidente mortal durante un recorrido de prueba. Ocurrió en Tempe (Arizona) cuando un coche con esa tecnología arrolló a una mujer que cruzaba de noche la carretera con una bicicleta en la mano. Se cree que es el primer peatón que fallece en un accidente con un coche de conducción autónoma. El vehículo llevaba un conductor de seguridad, pero circulaba de forma autónoma. En los vídeos del accidente, se ve que el empleado de Uber no lleva las manos cerca del volante, como establece la política para estas pruebas para el caso de una emergencia. Además, se ve que mira hacia abajo, quizá a un monitor o pantalla, mientras el vehículo circula a 65 kilómetros por hora. El accidente forzó a Uber a suspender sus pruebas en Norteamérica, donde tenía proyectos pilotos en Arizona, Pittsburgh, San Francisco y Toronto. Apagado automático No es la primera vez que un vehículo de Tesla tiene un accidente de este tipo. En 2016, un conductor de Tesla se mató cuando el coche iba en piloto automático y no reconoció a un camión en la carretera. El sistema no vio el lateral blanco del trailer del camión con mucha luz solar dijo entonces la compañía, que decidió implantar cambios en su sistema, como el apagado automático y el freno del coche cuando se detecta que el conductor no está al volante durante demasiado tiempo. Tras el accidente, una investigación del Consejo Nacional de Seguridad en el Transporte de EE. UU. (NTSB, en sus siglas en inglés) determinó que a Tesla le falta entendimiento sobre las limitaciones de su sistema de piloto automático, que permitió al conductor usar el sistema fuera del entorno para el que fue creado y que le dio demasiado margen para desviar su aten- ción a cosas ajenas a la conducción Tras el segundo accidente mortal, Tesla ha insistido en la seguridad de sus sistemas. En su web, asegura que los coches en EE. UU. sufren un accidente mortal por cada 138 millones de kilómetros recorridos, si se tiene en cuenta a todos los vehículos de todos los fabricantes. Sus coches con piloto automático, sin embargo, sufren un accidente mortal por cada 514 millones de kilómetros.