Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 1 DE ABRIL DE 2018 abc. es internacional INTERNACIONAL 35 El brutal ataque en 2012 Le dispararon en la cabeza dentro del autobús escolar por defender la educación para las niñas su padre que lucha por un mundo donde todas las niñas puedan aprender y liderar sin miedo Malala se convirtió hace cuatro años en la persona más joven en ser galardonada con el Nobel de la Paz. Un año antes, el Parlamento Europeo le concedió por su parte el Premio Sájarov a la libertad de conciencia. La joven activista arribó a Pakistán el pasado jueves y, pese a que las autoridades la han recibido con todos los honores, no todos en su país le han dado la bienvenida. Acoso de los radicales La principal federación de colegios privados del país, que cuenta con 200.000 centros afiliados, organizó ayer una protesta bajo el lema Yo no soy Malala y acusó a la activista de ejercer terrorismo ideológico Profesores de esta entidad lucieron brazaletes negros y explicaron a los niños en clase los perversos planes de Malala, según informó Mirza Kashif Ali, presidente de la organización que ya prohibió la lectura del libro de la joven titulado Yo soy Malala En las redes sociales ha recibido ataques furibundos, como el del exgeneral que comandó el Ejército paquistaní de 1988 a 1991, Mirza Aslam Beg, que pidió que se la deportara. Elegir a Malala antes que a Edhi (un conocido filántropo del país ya fallecido) es parte de una conspiración internacional contra Pakistán y el islam. Deberíamos deportarla inmediatamente instó el exmilitar a través de su cuenta de Twitter, que fue suspendida horas después, informa Efe. En cambio, el primer ministro paquistaní, Shahid Khaqan Abbasi, la recibió en su oficina, donde se le rindió homanaje con un acto en el que participaron parlamentarios, políticos y diplomáticos. Te damos la bienvenida le aseguró Abbasi. La activista y nobel de la Paz (a la derecha, con un hiyab rojo) posa con su familia en su hogar de Mingora EFE Malala regresa al pueblo donde los talibanes la dispararon La activista paquistaní dijo sentirse feliz al llegar entre fuertes medidas de seguridad ABC ISLAMABAD Nunca me he sentido más feliz reconocía ayer Malala Yousafzai. La joven pakistaní, un símbolo de la rebeldía frente a la violencia y la discriminación de las niñas que en 2014 recibió el Premio Nobel de la Paz, se pronunciaba así al regresar a su pueblo, Mingora, por primera vez desde que hace cinco años y medio un hombre la disparara en la cabeza por defender la educación femenina. Tenía entonces quince años. Malala llegó a esta localidad del valle del Swat en un helicóptero militar acompañada por sus padres y su hermano, y en medio de un amplio dispositivo de seguridad. La joven, ahora con 20 años y residente en el Reino Unido, se reunió con amigos y parientes, antes de trasladarse hasta un centro de formación de cadetes militares en Guli Bagh, a unos quince kilómetros de su pueblo. Mi sueño se ha hecho realidad. La paz ha regresado al Swat gracias a los inestimables sacrificios realizados por mis hermanos y hermanas aseguró. En el libro de visitas, esciribió: Es mi primera visita al valle del Swat después de cinco años y medio desde el ataque. Nunca me he sentido tan feliz. Estoy orgullosa de mi tierra y cultura Malala, que estudia Política, Filosofía y Economía en la Universidad de Oxford, prometió regresar a Pakistán cuando complete su educación. Con tan solo once años, Malala Yousafzai empezó a escribir de forma anónima para la versión en urdu de la BBC un diario en el que relataba cómo era la vida bajo los talibanes, pero no se escondía a la hora de hablar de asuntos como la educación de las niñas en Pakistán. Los islamistas radicales la pusieron en el punto de mira y su familia recibió amenazas de muerte. El 9 de octubre de 2012, cuando volvía de la escuela en autobús, dos hombres se subieron al vehículo y uno de ellos preguntó: ¿Quién es Malala? A continuación, le dispararon en la cabeza. Los talibanes justificaron la acción porque estaba promoviendo la cultura occidental El ataque le causó graves heridas que la situaron al borde de la muerte, aunque tras varias semanas en cuidados intensivos y una operación de reconstrucción craneal, logró sobrevivir. Después ha continuado, con amplia resonancia internacional, su labor en defensa de los derechos educativos, creando una fundación con ayuda de MITIN PRESIDENCIAL EN OHIO Trump anuncia que EE. UU. saldrá de Siria muy pronto JAVIER ANSORENA NUEVA YORK Donald Trump quiere mantener viva su promesa electoral de sacar al ejército estadounidense de conflictos que no son del interés del país. El jueves pasado, en un mitin en Richfield (Ohio) aseguró que saldremos de Siria muy pronto y que dejaremos que otra gente se ocupe de ello en referencia a los conflictos que vive el país de Oriente Próximo, lastrado por una guerra civil y la presencia de Daesh. Según aseguraron fuentes gubernamentales a Reuters, Trump ha dejado claro que una vez que Daesh sea destruido, EE. UU. buscará que otros países de la región jueguen un papel más importante en la región Pero, aunque el poder de Daesh ha caído, su desaparición no está todavía en el futuro próximo. Las mismas fuentes confirmaron que Trump había pedido a sus asesores que trabajen en el adelanto de la salida de las tropas de te- rritorio sirio, donde hay destacados unos 2.000 soldados estadounidenses. Sus declaraciones, el mismo día que un soldado murió por un explosivo casero en Siria, han pillado con el pie cambiado a muchos en el Pentágono y fueron calificadas por autoridades del ejército y de la CIA como improvisadas En enero, el entonces secretario de Estado, Rex Tillerson, aseguró que las tropas estarían mucho tiempo para asegurarse que ni el Gobierno de Bashar al Assad ni Irán toman control del espacio dejado por Daesh. El pasado verano, Trump también se planteó una salida rápida de Afganistán, pero Tillerson y el entonces asesor de seguridad nacional, HR. McMaster le convencieron de lo contrario.