Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 MADRID LUNES, 26 DE MARZO DE 2018 abc. es espana madrid ABC Petición de dimisión Todos los sindicatos policiales, a excepción del oficialista CC. OO. pidieron el viernes la dimisión de Barbero por el caso Lavapiés. Abajo, el edil en el escrache de 2016. A la dcha. Carmena durante la celebración del patrón de la Policía Municipal en junio de 2015 EFE Carmena y la Policía: tres años de protestas, querellas y falta de medios La relación entre Ahora Madrid y el Cuerpo es nefasta desde el primer día, con un edil que ha llegado a tachar de fascistas a los agentes que le critican CARLOS HIDALGO MADRID E l 24 de junio de 2015, el Parque del Retiro acogía, como cada año, la festividad de san Juan Bautista, patrón de la Policía Municipal. Hacía solo 11 días que Manuela Carmena había sido investida alcaldesa de Madrid y el ambiente estaba enrarecido. La exjuez no hizo el pase de revista a los agentes allí formados con uniforme de gala. Y el entonces inspector jefe, Francisco Caletrio, desde el atril, señaló, porque sabía la que se avecinaba, a aquellos que van de uniforme negro y con boina Se refería a las Unidades Centrales de Seguridad (UCS) los antidisturbios de un Cuerpo, recordó a la regidora, uniformado, formado y armado El nuevo concejal de Seguridad, Javier Barbero, que había sido okupa hasta unas semanas antes, anunciaba: No quiero que la Policía de Madrid participe en más desahucios El acto acabó con un desfile y un espontáneo ¡Vivan las UCS! Al año siguiente, san Juan ya no se celebró en El Retiro, no hubo desfile, ni quedaban rastro de las UCS en las calles de Madrid. Y, en el evento de 2017, se eliminó hasta el Himno de España. Escraches, denuncias, Barbero tachando de fascistas a quienes le hicieron un escrache, expedientes, instalaciones tercermundistas, un convenio enquistado y el caso Lavapiés: así han sido estos tres años de pésima relación entre Ahora Madrid y la Policía Municipal. que no quería una Policía represora y que las UCS se lo parecían. Era la hora de que el sector okupa del Gobierno local se cobrase su venganza contra los antidisturbios frente a los que habían corrido en tantas algaradas callejeras. La mitad de sus 300 agentes pasaron a otras unidades (se vendió como un refuerzo a los distritos que nunca fue tal) y el resto a la UAS, un sucedáneo de nuevo cuño que apenas pudo hacer nada con su escaso material y atribuciones en los disturbios de Lavapiés. Tuvo que ir la UIP de la Policía Nacional a sacarlos de allí. Escrache a Barbero Grupos de fascistas Adiós a los antidisturbios La venganza de los ediles okupas Desde antes de tomar posesión, la marca municipal de Podemos ya avisó de Javier Barbero y el director general de la Policía Municipal, Andrés Serrano, obviaron el consejo de los servicios de seguridad del Ayuntamiento y el 16 de febrero de 2016 quisieron salir por la puerta principal de la Casa de la Villa pese a la protesta de 300 agentes contra ellos en la Calle Mayor. Lo que les esperaba era una pitada tremenda, insultos y unos metros hasta el coche oficial que debió de hacérseles eternos. Aquella jornada, horas después, el concejal, lejos de intentar amansar las aguas, echó más leña al fuego (algo que repetiría en polémicas posteriores) y convocó una rueda de prensa en la que se despachó de la siguiente manera: Esto que ha pasado no es un escrache, sino un ataque a una persona que representa a una institución. Lo sucedido me recuerda a actos de grupos fascistas Si la protesta inicial, convocada por la eliminación de las UCS entre otros asuntos, fue contundente, estas palabras de Barbero y los expedientes abiertos a un grupo de agentes encotraron respuesta en una denuncia por injurias graves a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, interpuesta por el sindicato mayoritario, CPPM. Acudió a declarar al juzgado como investigado, aunque el asunto penal finalmente quedó archivado. Pero la herida entre el Cuerpo y el concejal ya estaba más que abierta. Jurados populares El Plan Director de la polémica A mediados de 2016, con la puesta en marcha del nuevo Plan Director de la Policía Municipal, surgieron iniciativas que sembraron la polémica. Una