Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 ABC DEPORTE del LUNES, 26 DE MARZO DE 2018 abc. es deportes ABC Alonso aguanta la quinta posición por delante de Max Verstappen Alonso vuelve a latir Estrena el año con un estupendo quinto puesto en Australia. Victoria de Vettel por un error de Mercedes JOSÉ CARLOS CARABIAS G uerrero hasta el fin de sus días, Fernando Alonso sigue vivo. Allí donde anidaba una determinada idea de un deportista en declive, sin ánimo para remontar una trayectoria descendente, asomó el tipo que nunca claudica y no pacta sino que pelea. En el estreno de la Fórmula 1 en 2018, alzó el vuelo después de tres cursos desastrosos para volver a su hábitat. Quinto en Australia. Un estupendo resultado comparado con el agujero negro de Honda. El Renault en el McLaren parece otra cosa. Una carrera interesante para empezar con victoria de Sebastian Vettel por un error de cálculo de Mercedes. Lewis Hamilton se quedó pasmado con el coche de seguridad. Habla un poco más alto, no pierdas energía le soltó Alonso a su ingeniero cuando éste, pusilánime como la mayoría de sus colegas en la Fórmula 1, no era capaz de transmitir datos con firmeza desde el cuadro de mando, instalado por entonces el piloto español en una insípida décima posición por detrás de Carlos Sainz, al que no pudo adelantar en la primera vuelta. Esa frase del español, ese intento de contagiar entusiasmo con 36 años y 18 temporadas en la F 1, lo expresó todo. Alonso, espíritu de líder, quiere un grupo de trabajo brioso, sin los brazos caídos, sino con las orejas tiesas. Tal y como él ha tramitado su periplo en la F 1 desde siempre, incluso cuando era el farolillo rojo con el motor Honda. El Toro Rosso, por cierto, ahora depositario del propulsor japonés, fue el último clasificado ayer (Hartley) mientras el otro coche se retiró por problemas en la unidad de potencia (Gasly) La carrera parecía destinada a un desfile militar de Hamilton, con el brazo en la ventanilla, autor de la pole, de una buena salida, pero ese estatus se vino abajo cuando apareció el coche de seguridad. Cambio de escenario Sucedió que los dos monoplazas Haas estaban haciendo el gran premio de su vida, ese Ferrari B que vuela de la mano de sus dueños norteamericanos con Grosjean y Magnussen al volante. Algo falló en el garaje cuando paraban a cambiar ruedas, una pistola mal calibrada les arruinó la vida, tuercas mal apretadas. Los dos bólidos se detuvieron, una vuelta detrás de otra, nada más abandonar el box. Fue la otra imagen del día, Grosjean tratando de consolar al mecánico liquidador que se ventiló a los dos monoplazas. El coche de seguridad cambió el paisaje de la carrera, Mercedes se despistó en la estrategia, todos al box a cambiar ruedas, y en el lío, Vettel aprovechó para rebasar a Hamilton. Mer- Optimismo En el estreno de la F 1 en 2018, alzó el vuelo después de tres cursos desastrosos para volver a su hábitat