Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 26 DE MARZO DE 2018 abc. es cultura CULTURA 45 Crítica de teatro tino. Lo que sucede en ese París prerrevolucionario nos habla de ahora mismo, de los abusos de poder, la humillación del diferente, la necesidad de remediar las injusticias... Se suele citar a Ibsen como referente de Buero, pero junto al maestro noruego es perceptible, en mi opinión, el aliento de Arthur Miller, que, entre otras afinidades de naturaleza crítica, comparte con el autor español una suerte de pesimismo esperanzado, que en esta obra se manifiesta en el epílogo, ofrecido en una filmación, igual que la escena del concierto. Mario Gas traslada al escenario con mano maestra la temperatura moral del texto y desarrolla la acción dramática con austeridad y sabiduría, sin ningún adorno innecesario: no hay vocación naturaEl espectáculo lista en la ambientación o la Pone de escenografía pomanifiesto livalente de la formidable Jean- Guy Lecat, escritura del sobre la que el autor, su fuerza estupendo trasimbólica y bajo de videoeshondura moral cena de Álvaro Luna proyecta algunos detalles decorativos. Solo el depurado vestuario de Antonio Belart remite al siglo XVIII. Con ayuda de la espléndida iluminación de Felipe Ramos, Gas resuelve maravillosamente la lucha entre David y Valindin como un juego de sombras. Encarnan a los dos contendientes Alberto Iglesias, muy sólido en la piel del primero, y José Luis Alcobendas, que borda al sinuoso depredador autoproclamado filántropo. Buen trabajo conjunto de un reparto redondo, en el que destaca el delicado desgarro que Lucía Barrado otorga a su Adriana y la expresividad inocente con que Lander Iglesias dibuja al cantante discapacitado Gilberto. Una escena de El concierto de San Ovidio ABC Celebración de Buero EL CONCIERTO DE SAN OVIDIO JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Autor: Antonio Buero Vallejo. Dirección: Mario Gas. Escenografía: Jean- Guy Lecat. Iluminación: Felipe Ramos. Vestuario y caracterización: Antonio Belart. Videoescena: Álvaro Luna. Música: Orestes Gas. Intérpretes: Alberto Iglesias, José Luis Alcobendas, Lucía Barrado, Aleix Peña, Lander Iglesias, Javivi Gil Valle, Nuria García Ruiz, Agus Ruiz, José Hervás y Ricardo Moya, entre otros. Teatro María Guerrero. Madrid. P or fin el Centro Dramático Nacional celebra el centenario del nacimiento de Antonio Buero Vallejo, que, por diversos motivos que no vienen al caso, no pudo hacer en su fecha, 2016. Y lo hace como se debe, con un gran montaje de una de sus obras maestras, un espectáculo que pone de manifiesto la formidable escritura del autor, su fuerza simbólica, su compromiso social y su hondura moral. El autor calificó de parábola esta obra que situó en el París de 1771 y se inspira en algunos personajes y referencias históricos. Su estreno en 1962, dirigida por José Osuna, con el gran José María Rodero como el invidente David y José Calvo como Valindin, fue un éxito rotundo. En plena dictadura, El concierto de San Ovidio suscitaría unas lecturas asociadas lógicamente a claves coyunturales. Vista hoy, la historia de los músicos ciegos explotados y convertidos en objeto de risión por un empresario sin escrúpulos refuerza su estatura universal y su carácter de tragedia social como alegato contra la explotación y canto a la dignidad humana y a los esfuerzos de quienes luchan por cambiar el signo de su des- Itinerario subterráneo y acceso a la muralla La remodelación de la catedral de Lisboa enciende la polémica FRANCISCO CHACÓN CORRESPONSAL EN LISBOA Hablar de polémica es quedarse corto al referirse al conflicto suscitado por las obras de rehabilitación de la Catedral de Lisboa, cuya construcción data del año 1147. Estamos ante una aberración declara el portavoz del Foro de la Ciudadanía, Paulo Ferrero. El edificio, que ha sobrevivido a varios terremotos y mezcla estilos como el románico o el gótico, se encuentra ya rodeado de vallas en su parte baja, colindante a la calle Sao Joao da Praça, donde se ubican algunas de las casas de fado más prestigiosas de la capital portuguesa. Las asociaciones en defensa del patrimonio han puesto el grito en el cielo y temen por la integridad del monumento nacional, especialmente debido a los planes para crear un itinerario subterráneo y visitar las ruinas. Más aún: está previsto abrir hueco a un nuevo acceso a la muralla. Es gravísimo partir una muralla que es patrimonio nacional porque no olvidemos que se trata de la iglesia más importante de Portugal, no es una parroquia cualquiera explica Ferrero, erigido en líder de un grupo dispuesto a llamar incluso a las puertas de la Santa Sede con tal de frenar semejante intervención urbanística. Un simple paseo por la zona sirve para testimoniar las claves de su recelo, aunque el Foro de la Ciudadanía se ha visto sorprendido por la réplica del Patriarcado de Lisboa, con Manuel Clemente a la cabeza: Si hay algo que ponga en riesgo la integridad física de la iglesia, es el estado en que se encuentra ahora El contraataque del movimiento de expertos y vecinos no se ha hecho esperar: Es un atentado al patrimonio Sin embargo, los planes de trabajo han sufrido varias modificaciones en los últimos meses. La intención primera de preservar el claustro inferior y las capillas ha dado paso al proyectado circuito por el subsuelo y a la puerta lateral. En total, cinco millones de euros. El Foro de la Ciu- Catedral de Lisboa dadanía cree, para colmo, que la estrategia será la antesala para el fin de la gratuidad en las visitas a la Catedral, un hecho que el colectivo no acepta. Las escaleras que se construirán para acceder a los alrededores del remodelado claustro levantan la enérgica protesta de Paulo Ferrero al mismo nivel que la entrada de la discordia: Quieren abrir una puerta en la muralla, cuando es innecesario porque la gente podría entrar por la puerta principal La Corporación municipal alega que esa muralla resistió el gigantesco seísmo de 1755 pero que, en realidad, se han hallado signos de debilidad en la estructura.