Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 CULTURA LUNES, 26 DE MARZO DE 2018 abc. es cultura ABC Muere José Antonio Abreu, que hizo de la música una salida a la pobreza Creó en Venezuela el Sistema de Orquestas, premio Príncipe de Asturias de las Artes JULIO BRAVO MADRID José Antonio Abreu, fotografiado en Caracas en 2012 J osé Antonio Abreu Anselmi. 7 de mayo de 1939, Valera, Trujillo 24 de marzo de 2018, Caracas. Músico, economista, político, activista y educador venezolano Esta sobria descripción junto con una sonriente imagen suya era el pórtico ayer de la página web del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela (conocido como El Sistema) Se completaba con una frase suya: Nunca podré decir misión cumplida. Yo ando en un compromiso de vida. Para mí, entonces, no hay misión cumplida. La misión es un proceso sin fin... Hasta que Dios quiera Ese momento, el final del proceso, llegó la noche del sábado. José Antonio Abreu, creador de El Sistema, un proyecto de extraordinaria envergadura artística y social en Venezuela y que tiene como mascarón de proa a la Orquesta Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar falleció en Caracas a los 78 años. Dedicó su vida le despedía la Fundación Simón Bolívar, órgano rector de El Sistema a luchar por la inclusión social y la excelencia musical, a través de la creación del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela. Quienes formamos parte de esta organización artística y pedagógica nos unimos al duelo que embarga a sus familiares, amigos y allegados. Todos los niños, niñas y jóvenes que aprenden a vivir la música se abrazan para seguir el legado de este insigne músico venezolano AFP Bolívar, creó El Sistema y, El Sistema galardona Lo que soy con él, una orquesta comdo en 2008 con el premio se lo debo a su puesta por jóvenes de toda Príncipe de Asturias de las Artes es la gran obra y el generosidad, a su Venezuela. A José Antolegado de José Antonio humanidad y a su nio Abreu se lee en la Abreu, músico y econovisión ha dicho web de la Fundación Simón Bolívar como prólomista, que ejerció también el director go a su biografía gerenla política: en 1957 fue elete, emprendedor, maestro gido diputado al Congreso Nacional, y entre 1989 y 1995 fue mi- insigne, tutor de varias generaciones de nistro de Cultura, vicepresidente y di- venezolanos y fundador de El Sistema, rector del Consejo Nacional de la Cultura. hay que definirlo con una sola palabra: Fue en 1975 cuando, siendo director ti- Visionario. Este músico venezolano, tular de la Orquesta Sinfónica Simón sembrador de ilusiones y constructor Dudamel de sueños, ha llevado a cabo una tarea que supera el horizonte musical y cultural, y se inserta en el rescate y formación de la juventud venezolana y latinoamericana Y es que ese era su objetivo cuando creó un proyecto educativo y artístico que ha sido ejemplo en todo el mundo hay proyectos inspirados en él en varios países iberoamericanos y en Estados Unidos En su discurso de recepción del premio Príncipe de Asturias, Abreu decía: Desde sus inicios, nuestra labor se inspira en el principio con- A mi Maestro GUSTAVO DUDAMEL M i corazón está abrumado. Me viene a la cabeza un haiku de Jorge Luis Borges que corona la Academia de Santa Cecilia, en Roma: Callan las cuerdas, la música sabía lo que yo siento La música y el arte han perdido a una de sus más luminosas figuras. El Maestro José Antonio Abreu, como nadie en nuestros tiempos, nos enseñó que el arte es un derecho univer- sal y que la inspiración y la belleza transforman irreversiblemente el alma de un niño, convirtiéndolo en un ser humano más pleno, más sano, más completo, mas feliz y, por ende, en un mejor ciudadano. José Antonio Abreu fue para mí una inspiración, un artista, un amigo, un padre, un maestro. Me regaló los arcanos de la música con la misma vehemencia con que me enseñó que el derecho a la belleza es inalienable; me acercó a los clásicos universales con la misma pasión con que me acercó a mis raíces. Lo que soy se lo debo a su generosidad, a su humanidad y a su visión. Siento un inmenso privilegio que me haya tocado compartir la vida al lado de alguien de su dimensión. Mi compromiso con su legado es eterno e inquebrantable. Este es un compromiso además con los millones de jóvenes y niños en Venezuela y en el mundo que, como yo, vieron cómo su vida cobraba sentido en el momento mismo en que sublimemente eran tocados por la música. Mi compromiso con el Maestro Abreu y con REUTERS