Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 SOCIEDAD LUNES, 26 DE MARZO DE 2018 abc. es conocer ABC Grupos de turistas recorren la Vía Dolorosa en Jerusalén y recorren el camino que hizo Jesús. A la izquierda, varias personas llevan una cruz a cuestas En la Vía Dolorosa de Jerusalén, el camino al Calvario que siguió Cristo, los turistas pagan 50 euros por portar la cruz Récord de peregrinos tras los últimos pasos de Jesús MIKEL AYESTARAN JERUSALÉN C uesta caminar entre tanta gente. Entrar en el monasterio de la Flagelación es como intentar acceder a las primeras filas en un concierto de un grupo de rock de moda. Aquí se sitúan, a pocos metros de distancia, las dos primeras estaciones del Vía Crucis del camino que, según la tradición, Jesús recorrió con la cruz a cuestas, hasta llegar al monte del Calvario. Un guía palestino, que prefiere identificarse como J. M. explica la importancia de este lugar a un grupo de fieles filipinos y les presenta a Mazen, que es un suministrador de cruces A cambio de 50 euros, el grupo tiene la oportunidad de seguir el camino al calvario, con una cruz de dos metros a cuestas, para intentar revivir el sufrimiento del Señor. En caso de que quieran fotos, Mazen también se encarga de hacerles un reportaje, que luego les venderá, por eso les pide que guarden sus móviles. Así lleva casi veinte años y tiene el monopolio del alquiler de cruces. Comienza la temporada alta para los lugares santos cristianos de Jerusalén y la ciudad registra cifras de ré- cord, en la línea de las de 2017, que fue el año con el mayor número de turistas en la historia de Israel y Palestina, con 3,6 millones y 2,7 millones de visitantes, según los datos recogidos por los ministerios de Turismo israelí y palestino, respectivamente. Miles de peregrinos llegados de todo el mundo se preparan para vivir la Semana Santa, uno de los momentos más importantes del año para el turismo religioso. La Vía Dolorosa es el momento cumbre de toda peregrinación, el más esperado por todos los fieles y por eso, en los programas, se trata de dejar para los dos últimos días explica J. M. Este guía palestino, que habla inglés y perfecto español, es uno de los treinta profesionales que tienen permiso para trabajar en Israel. Los filipinos atienden las explicaciones y se organizan para portar la cruz durante los 700 metros que le se- paran hasta llegar al Santo Sepulcro. Cada vez vienen más asiáticos e iberoamericanos y menos europeos. Llegan con ganas de consumir fe, de tocar los lugares santos y por eso, a veces, se llevan alguna desilusión. Quieren saber si realmente el Señor pasó por estos lugares. Yo trato de ser realista y les explico que esta ciudad ha sido destruida siete veces, que las calles actuales no son las que había en los tiempos de Jesús apunta J. M. que hace un rápido cálculo mental y asegura haber recorrido la Vía Dolorosa no menos de 500 veces Tras una serie de empujones, el grupo consigue salir y empieza el esperado camino. El recorrido original que realizó Jesús camino del Gólgota es una incógnita, porque no sabemos realmente por la puerta que entró y los expertos sitúan el Pretorio, el lugar en el que Pilato juzgó a Jesús, en sitios diferentes. Ni la tradición, ni la historia están claras confiesa el padre franciscano Eugenio Alliata, profesor de Arqueología. Este docente vive en Jerusalén desde hace 40 años y es el responsable del Museo Terra Santa, en el que se ofrece un viaje multimedia a la Vía Dolorosa, y ha recibido 35.000 visitas en sus primeros dos años de vida. El recorrido actual de la Vía Dolorosa es del siglo XII. No ha cambiado desde entonces por lo que hablamos de una tradición fuerte, pero no muy antigua. Los peregrinos deben aceptar que visitan las calles del Jerusalén medieval y que, históricamente, no podemos probar que el Señor pasara por aquí, lo que puede generar frustración se sincera este religioso, que apunta al Santo Sepulcro como el único lugar sobre el que no hay dudas. Nadie discute que allí tuvo lugar la crucifixión Las estaciones al Calvario Santo Sepulcro Es el único lugar sobre el que nadie discute que allí tuvo lugar la Crucifixión Calles de Jerusalén Históricamente no podemos probar que el Señor pasara por aquí, lo que puede generar frustración En el tramo de la Vía Dolorosa que recorre el corazón de la ciudad vieja, están marcadas las catorce estaciones del Vía Crucis, una tradición que comenzó en el siglo XVI. Los franciscanos cambiaron de sitio hace tres años la tercera y cuarta estación para situarlas en lugares más amplios. La ca-